Autor Tema: Migrar o emigrar  (Leído 3113 veces)

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 447
  • nuevo usuario
Re:Migrar o emigrar
« Respuesta #15 : diciembre 12, 2016, 02:44:53 pm »
Esta mañana, en una emisora de radio española, un conocido periodista comentaba la situación políticosocial de oriente medio y , en particular, la de Egipto, castigada estos tiempos por el fanatismo religioso  y los atentados contra los cristianos coptos en estos días. Comentaba el periodista que Egipto, con sus casi noventa millones de habitantes, podría llegar a los ciento treinta relativamente pronto. Teniendo en cuenta que los ingresos del país se centran fundamentalmente en el turismo, ahora en horas muy bajas, se preguntaba el periodista de qué iban a vivir todos esos millones de jóvenes cuyas esperaznazas de tener un trabajo bien remunerado eran tan escasas. Y, concluía, no se olviden de que el Nilo desemboca en ese Mare Nostrum ( Mar nuestro romano), que es de todos nosotros. Aplicando ese razonamiento a otros países del mismo entorno, incluido el propio,  uno se pregunta , sin poder imaginarlo, el futuro de una humanidad en la que el trabajo remunerado clásico pueda llegar a ser un bien tan escaso que haya que pagar por poder realizarlo, donde los robots y los sistemas automáticos suplan la mayor parte del esfuerzo humano. Un futuro donde las relaciones laborales y humanas lleguen  a ser irreconocibles para las gentes de hoy...
donde migrar o emigrar no sirvan de nada. Afortunadamente, el futuro, si tiene alguna cualidad, es la de ser imprevisible, así que no se preocupen si parezco pesimista. Además, Dios  nos vigila y atiende. Lo que pasa es que suele pedirnos colaboración e ideas, y eso no se nos da muy bien. 

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 361
  • nuevo usuario
Re:Migrar o emigrar
« Respuesta #16 : enero 28, 2018, 04:25:19 am »
¿ Debemos ir preparándonos para nuestra emigración ? Esta pregunta es, por ahora, casi una ironía, pero hay algunos síntomas en la naturaleza que nos invitan a  pensar... Cada año es más caluroso que el anterior, al menos en los cinco  o seis anteriores, nadie parece tomarse muy a pecho lo de cuidar las emisiones de CO2, todos seguimos consumiendo lo mismo y, si nos dejan, cada año un poquito más, por aquello de que hay que crecer y crecer en un planeta con radio finito ( a escala de 1mm=1km nos basta una esfera de seis metros de radio). Y en nuestro caso, el maldito anticiclón de las Azores, cada año más gordo y floreciente, más pacíficamente asentado en nuestra latitud, bloqueando la llegada de la lluvia del Atlántico. Nuestros embalses vacíos o al mísero 18% al final de este verano, nuestros regadíos  exhaustos... Si la cosa sigue así, y sabe seguir, como se ha demostrado, en cuatro o cinco años deberemos echar los botes al agua mediterránea y buscar una playa donde nos reciban. ¿ Y  qué alegaremos en las playas de Marruecos o en Argelia, en Túnez o en Libia, que aún tienen menos agua que nosotros ?

deneb

  • moderator
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 236
  • nuevo usuario
Re:Migrar o emigrar
« Respuesta #17 : agosto 11, 2018, 11:29:52 am »
¿ Hasta qué punto la inmigración puede afectar al futuro de los países ?. En estos tiempos en que la libertad de movimientos y la facilidad de emigrar-migrar es  más bien notables, convendría estudiar la influencia que tales movimientos humanos pueden producir en la composición de las sociedades actuales . Suponiendo establecida una libertad total en esos movimientos, la mayor influencia vendría originada por la diferencia de culturas entre las poblaciones nativas y las nuevas, de modo que se modificara más o menos sustancialmente los códigos de conducta y los sistemas de valores de la sociedad primitiva. En las sociedades actuales, donde la democracia supone la prevalencia del más numeroso frente a otros criterios, bastaría con que las gentes llegadas alcanzaran mediante , supongamos, una fertilidad suficiente, la mayoría , para poder actuar decisivamente en tal sentido. Mientras las culturas sean compatibles o poco diferentes, todo podría transcurrir sin sobresaltos, pero si fueran incompatibles, el futuro sería cualquier cosa menos aceptable. Por fortuna, en la mayor parte de los casos existen suficientes coincidencias de valores y objetivos como para hacer aceptable la convivencia, aunque los gobernantes deberían estudiar los posibles escenarios alternativos para actuar debidamente. Ponemos un ejemplo. Supongamos una minoría humana del 10% llegada a un país de cultura diferente e incompatible cultural o socialmente. Mientras se mantenga esa posición fuertemente  minoritaria, es probable que no se altere la estabilidad ni sufra demasiado la convivencia, pues la minoría no tendrá, aún, capacidad decisoria para modificar las leyes y normas de convivencia vigentes. Pero, supongamos, que las tasas de natalidad de esa minoría sean mucho más altas que las de los residentes anteriores. En un ejemplo práctico, fácil de realizar por ordenador, se  puede hacer un cálculo sencillo con los siguientes datos, solo a título de ejemplo. Una minoría A , del 10% de la población, con una tasa de crecimiento anual del 0.04 , frente al 0.01, supuesto, de la población residente inicial B, iría modificando la composición humana y cultural del conjunto A+B de manera que, asombrémonos, en cuarenta y ocho años,  el grupo humano alcanzaría la paridad de composición, con  el 50% para cada unos de ambos grupos. A partir de ese punto, según las leyes democráticas, el grupo B de antiguos migrantes se hará mayoritario y podrá influir decisivamente en la legislación del conjunto, de modo que prevalezcan sus criterios culturales, sociales y, circunstancialmente, de cualquier otra índole. Nuestros políticos, en general, tienen su horizonte de cálculo en los cuatro o como máximo ocho años, que suele ser la vida esperada de un cargo de esa naturaleza, por lo que no puede esperarse que tengan en cuenta estas consideraciones, por otra parte seguramente poco realistas, dado que la realidad en el largo plazo pocas veces coincide con nuestras previsiones. Por eso deberíamos preocuparnos en que alguno de esos cargos sea vitalicio, para que alguien gobernando sea capaz de vislumbrar el futuro lejano y preparar a su país para que alcance un futuro de paz y prosperidad.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 447
  • nuevo usuario
Re:Migrar o emigrar
« Respuesta #18 : noviembre 21, 2019, 05:22:49 am »
En estos tiempos, y en España, es frecuente encontrarte con emigrantes procedentes de Hispanoamérica, y aún más durante los últimos meses, con venezolanos... y estos días no estaría de más que los propios españoles pensáramos, como podrían hacerlo otros  que viven circunstancias parecidas, en nuestra probable futura emigración...
Emigraremos cuando veamos nuestras tiendas  vacías, nuestros sueldos devaluados por una inflación desatada, nuestros gobernantes sólidamente afincados en sus puestos , protegidos por leyes expresamente dictadas por ellos y para su propio provecho, y sobre todo cuando nuestras gentes  hayan perdido mayoritariamente su capacidad de control sobre sus propias creencias y opiniones. Porque cuando la gente pierde esa capacidad de crítica racional, de filtrado de noticias y propagandas, de pensar por sí mismas con criterios racionales bien establecidos, entonces será la hora de empezar a hacer las maletas, o el hatillo si hace el caso. Algunos síntomas de estos peligros se ven ya ahora en España. Basta asomarse a las pantallas de nuestras televisiones, husmear en los mentideros y las tertulias de nuestras emisoras, para detectar la abundancia de mensajes idiotizantes, ( la palabra idiota ha sobrevivido incólume desde el  latín de la Roma imperial  hasta nuestros días ) y propagandas similares, preparados sutilmente para sustituir por eslóganes adecuados al pensamiento individual. Esta misma mañana, una emisora de radio española, más seria de lo habitual, ha dado, por enésima vez al año, entre otras, la noticia de que el Tesoro (la Hacienda pública) ha recurrido al mercado de deuda pública, a colocar, dicen, unos cuantos miles de millones de euros, en plazos varios  hasta de cincuenta años. Eso de acudir al mercado de deuda, eso de colocar, eso de plazos de años tantos, encubre en realidad un proceso inacabable mediante el cual algunos de nuestros gobernantes, y tal vez de los suyos, de usted mismo que me lee, nos endeuda a todos y nos encadena a la obligación de pagar intereses y devolver ese dinero a los prestamistas. Y no solo a nosotros, sino a nuestros hijos y nietos. Ahora mismo, la deuda hispana está a niveles del PIB anual, lo que significa que debería trabajar todo un año y solamente para devolver el dinero prestado a mi país, sin contar los intereses...Y el gobernante nos lo aumenta periódicamente, cada semana o cada mes, transmitido en lenguaje técnico, el Tesoro Público realiza una captación de dinero, en un cierto mercado indefinido, aséptico, casi virtual, de modo que casi nadie lo traduzca a la realidad de su vida y su bolsillo. Y con algunos de los políticos ya conocidos, hechos de sueños vanos y promesas imposibles, cuyos proyectos son fundamentalmente medrar y sostenerse en sus posiciones de poder, temo que este país siga endeudándose , hasta caer, sin remedio, en el grupo de países pobres, guiados y embrutecidos por una caterva de gobernantes no ricos, sino escandalosamente ricos. La noticia real debía haber sido así: lamentándolo mucho, y como somos incapaces de cumplir los presupuestos anuales y otras promesas electorales excesivas, el Gobierno se ve obligado a aumentar nuestros ( o sea sus) niveles de deuda pública, que afectan a todos los ciudadanos, pidiendo a los inversores un nuevo préstamo de tantos miles de millones de euros... con lo que nuestra deuda nacional llega a los (PIB);  y prometemos no volver a hacerlo.
« Última Modificación: noviembre 27, 2019, 03:08:57 pm por cefas »