Autor Tema: Del dïa a día de cada día  (Leído 4770 veces)

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 430
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #30 : octubre 17, 2017, 04:47:00 am »
Yo llamo pecados sociales a esas conductas que, sin ser vistas a menudo directamente pecados en el sentido tradicional, como robar, mentir, blasfemar, etc, suelen practicarse generalmente en la calle y  suponen un daño que se ve más social que individual y a menudo pasan sin ser vistas o consideradas como faltas morales... y pongo varios ejemplos: tomar una copita de más ( todas son un poco de más) antes de ponernos al volante, usar el suelo como papelera universal, tirar la colilla del cigarrillo por la ventanilla del auto o una piel de plátano al suelo , cruzar semáforos en rojo a la carrera, etc etc. Todas ellas suponen un peligro para otros o al menos molestias evitables. Estos días, mientras el huracán Ofelia inauguraba la nueva vía de huracanes abierta en el Atlántico norte, se han producido cientos de incendios en Galicia, Asturias, Portugal, costas del occidente de la Península Ibérica. Aunque se supone que la mayoría han sido provocados intencionadamente ( y eso son palabras mayores), me pregunto si alguno de ellos no habrá sido producido por una colilla de cigarrillo arrojada indolentemente por la ventanilla por algún viajero que, a estas horas y producidos ya muchos muertos, no se ha preguntado siquiera si tiene algo que ver con todo ello.
O si mi piel de plátano arrojada al suelo no habrá causado una rotura de cadera a esa viejecita amable con la que me cruzaba cada mañana en la acera...  y que no veo estos días.
Y es que lo que llamamos educación ciudadana , buenos modales, cortesía , etc no son a menudo más que la cubierta amable debajo de la cual se esconden preceptos tan importantes como los de justicia y  caridad que, entre otras cosas, facilitan la vida tranquila y segura de los demás y la propia.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 430
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #31 : junio 01, 2018, 03:50:43 am »
Estos días se habla, y mucho, de la soledad de los mayores en nuestra sociedad. La familia tradicional, la compuesta de padres, hijos, nietos, a su vez viviendo en familias tradicionales, un grupo más o menos numeroso de humanos entre los cuales se tejen vínculos de cariño y cuidados mutuos de por vida, va desapareciendo, sustituida por parejas hibridas, diversas, sin apenas hijos, o tal vez solo una o dos mascotas , cuyo porvenir lejano aboca, inevitablemente a la soledad final, por puro cálculo matemático. Traigo esto a colación a propósito de una noticia aparecida estos días en España, donde ha sido hallado el cadáver de una anciana , muerta al parecer hace al menos cuatro años, sin que nadie se haya preocupado por ella. Al parecer, el banco recibía regularmente su pensión y, a su vez, pagaba sus gastos de alquiler, sin problemas. Esta situación, hoy aún rara, se convertirá en peligrosamente probable cuando las generaciones actuales de 1.1 hijo por pareja ( en promedio) alcancen la vejez. Por desgracia, aún no se fabrica el robot custodio de ancianos, pero seguro que ya se le ha ocurrido a alguno ( un tal Cefas entre ellos). Entre abortos y egoísmos limitadores de la natalidad, la sociedad progresista ( le gusta autodenominarse así)  progresa hacia su extinción. Es lo que les ocurre a las especies que olvidan sus principios básicos y las leyes naturales con las que su Creador les dotó... Tal vez dentro de cien años solo los retrógrados católicos y sus familias anticuadas de varios hijos y numerosos nietos sean los únicos supervivientes, para asombro de los "progresistas" de este comienzo de siglo.







 

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 352
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #32 : octubre 30, 2018, 10:12:27 am »
Otoño es época de recolección ( en el hemisferio norte templado). Y en algunas áreas se recogen algunos productos, vegetales ,de alto precio o de alto valor añadido. Añadamos a ello que , protegidos por denominaciones de origen exclusivas, además tienen establecidas normas precisas de cultivo, y fijadas las producciones que se consideran protegidas. Pongamos un ejemplo: un área de viñedos productores de ciertos vinos de calidad, que supone disponer de denominación de origen , superficies autorizadas para el cultivo, métodos de cultivo aceptables, precios altos, etc etc.
Poseo diez hectáreas ( es solo un suponer) autorizadas, con una producción también autorizada, de siete toneladas por hectárea. Eso supone que me comprarán a buen precio  setenta toneladas de uva. Con ese supuesto las cultivo, pero rápidamente , allá por junio, veo que la producción va a exceder, con mucho, esa cantidad. La lógica parece aconsejar tirar el exceso de racimos, mejorando así la riqueza de los que dejamos en la vid, pero , ¿ y si graniza, no llueve o llega alguna plaga inesperada? Dejo la producción sin tocar y, cuando llega el otoño, las setenta toneladas son en realidad cien. Resultado: cosecho y vendo a buen precio las setenta autorizadas y tiro, del verbo tirar al suelo, las treinta restantes. Y esto es, casi exactamente, lo que le ha ocurrido a un agricultor amigo de un amigo de un conocido.
Imaginemos ahora que todo ese producto tirado se convierte en mosto de uva, glucosa casi pura, alimenticia, o, si lo prefieren, se destina a producción de alcohol y sus aplicaciones. En el área a que me refiero hay miles y miles de hectáreas involucradas , y si a un solo agricultor le ocurre esto, no quiero ni pensar en el montante final que yace ahora al pie de las vides esperando el invierno. Uno de los efectos colaterales son las inmensas nubes de estorninos, tordos y otros pájaros estacionales que a millones invernan en estos campos aprovechándose de tanto residuo comestible . Pero no cabe duda de que  desechar tales cantidades de uva anuales es un despilfarro que una Humanidad  a menudo hambrienta no debería permitirse.

deneb

  • moderator
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 228
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #33 : noviembre 20, 2018, 10:46:09 am »
Leo los diarios y cada día me encuentro con manifestaciones de miles de personas de todas las partes del mundo pidiendo o exigiendo libertad. Libertad es una de las cosas más solicitadas, exigidas, declaradas, veneradas,  de las que dice poseer la humanidad, o parte de ella. Pero, ¿ qué entiende la gente por libertad?
Esta pregunta nace de la perplejidad. Escuchando ayer una de esas noticias relativas a la libertad pedida o disfrutada, se me ocurrió pensar que en muchos aspectos y campos de la actividad humana no se estila pedir libertad. Y me refiero a campos tan conocidos como la medicina, la ingeniería, la arqueología, la matemática y, en general, todas las ciencias, es decir,  todos los campos del conocimiento en los que el ser humano ha progresado decentemente. Y es que no soy libre, espero que usted tampoco, para proyectar libremente una viga o un pilar de la casa que le estoy proyectando, ni soy libre para recetarle un antibiótico para su infección, ni siquiera para calcular la hipotenusa de un humilde triángulo rectángulo . Desde al instante en que conocemos cómo es y cómo funciona este universo nuestro de cada día en algún sector del saber, toda nuestra libertad se reduce a aspectos accesorios, como calcular dos o tres decimales, escoger entre dos o tres antibióticos semejantes, o elegir una viga en doble T o en formato de U, y poco más.
 Por eso pido permiso para opinar que en cuanto apelamos a nuestra libertad para elegir algo, estamos proclamando nuestra ignorancia . ¿ Ser libre para equivocarse ?, esa es la cuestión. Ser libre para elegir a mi gobernante significa que no tengo ni idea sobre cómo es y cómo me va a resultar el candidato; ser libre para elegir si aborto o no, quiere decir que no tengo ni idea ( o no quiero tener), sobre las implicaciones biológicas y morales del asunto, … y así sucesivamente.
Y quiero soñar con una humanidad futura en la que todas estas cuestiones de libertad queden reducidas a los accidentes, a lo accidental, el color del envase, la forma de la viga o la marca de la cerveza. En las cosas realmente importantes, necesitaremos conocimiento, saberes, ciencia en general, justamente lo que no tenemos hoy. Para las menos importantes, tal vez podamos sobrevivir equivocándonos, es decir, opinando libremente, como solemos hacer ahora

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 352
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #34 : noviembre 24, 2018, 04:00:54 am »
A diario se celebra el día del, a continuación ponga usted lo que se le ocurra, el niño, la mujer trabajadora, el hombre despistado, el alzheimer, el cocodrilo marino etc. etc. etc. Y escribiendo sobre estas celebraciones diarias, y recordando la noticia aparecida  estos días en los periódicos españoles que informaba de la muerte de dos personas, madre e hija, a su vez propietarias de seis perros y muertas por ellos, se me ocurre que deberíamos celebrar el día del perro peligroso, o el día del propietario de perros peligrosos, o bien el día de las razas de perro peligroso, esas razas de nombres variopintos que apuntan a mezclas más o menos imaginativas logradas por criadores dedicados a la mejora de las cualidades de esta mascota tan popular como apreciada por sus dueños. Pero resulta que ciertos perros se parecen más  a forzudos y bien armados guardaespaldas que a ositos de peluche amables y comprensivos. En realidad más bien son aguerridos luchadores de colmillo fácil y mente desprovista de lo que llamamos razón, y si el dueño flaquea en este punto, el perro no lo va a compensar. Y así ocurren estas desgracias, mucho más a menudo de lo creemos, porque no todas se airean en la prensa. ¿Mi propuesta ? Mascotas caninas sí, pero con examen previo (  del dueño) y de menos de cuatro kilos . De esas que, en caso de ataque, una patadita disimulada las devuelve a su lugar original. Las otras, las peligrosas de verdad, deberían reservarse para las fuerzas de orden o  cuerpos de seguridad y salvamento, bomberos y similares. Que cuando paseamos por parques, caminos solitarios, arboledas y casas aisladas podamos hacerlo tranquilos, mucho más que cuando pulsamos el timbre de la casa de nuestro amigo , siempre vigilada por sus dos  encantadores vigilantes de la puerta, dos dogos de no sé qué lugar, y de cincuenta kilos , cada uno de los perros , aclaremos.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 430
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #35 : diciembre 01, 2018, 03:18:16 am »
Han sido sacrificados, parece que los seis, que eran perros cruzados en los que , según los expertos, no se podría confiar en adelante... Mientras tanto, nuestras autoridades, solo atentas, parece, al rechinar de sus asientos en este tiempo de elecciones, no he oído que hayan hecho ningún comentario.  Las leyes españolas parece que siguen permitiendo que una abuelita arrastre o sea arrastrada por un gran perro que pesa tanto como ella, que bastante tiene ya con aguantar el peso de la correa.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 430
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #36 : abril 06, 2019, 09:36:21 am »
En los diarios españoles de estos días ha vuelto a resurgir el tema de la eutanasia. Un caso más, donde la realidad del hecho se trufa con las sensibilidades y las emociones de los diversos actores y el resultado puede ser cualquiera. Según el criterio, si  lo tiene, del presentador, el hecho de procurar la muerte a un ser humano, pasa de ser un acto delictivo e inmoral a parecer una muestra de misericordia... Por eso conviene recordar  lo más fundamental del asunto, que es el hecho de que la vida es un don recibido de Dios, del que solo somos usuarios. Para repasar algunos puntos clave tratados en estos foros , el usuario puede teclear "eutanasia" en la etiqueta arriba a la derecha de la página y pulsar en Buscar.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 430
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #37 : mayo 21, 2019, 02:02:38 am »
Ayer, en Francia, por orden judicial  según los medios, se anunciaba la desconexión de los aparatos de sustento  vital  artificial para un joven, Vincent Lambert, en estado vegetativo desde 2008, a consecuencia de un accidente de tráfico. La polémica ha surgido, como es natural, porque estas noticias siempre afectan a casi todo el mundo y entran de lleno en el tema de la eutanasia y sus facetas éticas y morales. Sin embargo, en este caso, muy comentado en los medios, había ayer un comentario hecho por alguien en un periódico español, El Mundo , que escribía:
" Vean en la página "Religión en Libertad.com" el video en el que Vincent parpadea, y lo hace al ritmo de las palabras de su madre. Vincent parece entenderla y ser su parpadeo el único elemento de comunicación que le queda. Pídanle que use el Morse con su parpadeo ( uno=punto, dos=raya) y tal vez logre emitir un sencillo SOS inicial que le salve, o cualquier señal inteligible, como : parpadea dos veces si me oyes... Luego, si es así, podrá generarse el resto del lenguaje." 
Y es que, de vez en cuando, se leen noticias en las que el enfermo regresado de un estado vegetativo afira que ha sido consciente de cuanto se decía en su entorno, a pesar de las apariencias. Cualquier opción que permita la comunicación con esos enfermos debería ser explorada.

Nota . La edición de hoy del mismo diario anuncia que se ha reanudado la asistencia vital del enfermos a la espera de la decisión del comité de la ONU al que han apelado los padres.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 430
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #38 : julio 02, 2019, 01:55:19 am »
La descristianización de nuestra sociedad ( Spain) aumenta... Hace unos pocos días asistí a un funeral por un conocido, una Misa en la que el oficiante proclamó alto y claro la posición del cristiano ante la muerte. Al terminar, y como es costumbre creciente en estos casos, un familiar leyó un discurso en alabanza del difunto. Aunque bien escrito, ameno y emotivo, e incluso algo corto, adoleció, sin embargo, de un a mi parecer grave defecto. En ningún momento aludió a ningún aspecto religioso. No supimos por él si el laudado era cristiano, aunque se sabía, si era practicante, si tuvo alguna relación especial con la Iglesia o alguno de sus órganos, o si el mismo lector estaba convencido de la supervivencia post mortem. Fue un discurso que podría haber sido leído igualmente en un entierro pagano del tiempo de los griegos o los romanos. ¿ Tan poco hemos avanzado que aún nos despedimos de nuestros muertos sin esperanza de volver a verlos y abrazarlos ? ¿ Toda una vida de esfuerzos y trabajo, de relaciones afectivas, amor y entrega, virtudes y defectos, perdida en la más negra de las soledades y la nada definitiva e inevitable ? Sospecho, sin embargo que más que descristianización lo que hay es una corriente de aparente descristianización, como si aceptar ser cristiano avergonzara a algunos y les obligara a disimularlo con algunas pinceladas de nihilismo, casi ateísmo o al menos agnosticismo, que parecen ligados, en estos tiempos ,  a cierto estatus de elegancia o prestancia intelectual, muy bien vistas en la sociedad actual, por otra parte castigada a diario por los mensajes de los medios escritos y hablados... En fin, y como siempre, los cristianos navegando a contracorriente, nada nuevo bajo el sol. Y ya sabemos lo que ocurre cuando la corriente nos ayuda o cuando dejamos de remar...

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 430
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #39 : septiembre 01, 2019, 12:44:03 pm »
Como es costumbre en los pequeños pueblos de mi tierra hispana, los domingos, después de la misa y cerca ya de la hora de comer,  un pequeño grupo de amigos tomábamos un refrigerio en el pequeño bar del pueblo, repleto  de clientes... Dieciséis feligreses , todos de más de sesenta años, habíamos sido los únicos asistentes a la misa, en un pueblo de unos pocos habitantes, tranquilo durante la semana , pero repleto ahora de visitantes emigrados , la mayoría adultos y parejas jóvenes, acompañados de niños de todas las edades. Hijos de gentes de este pueblo, la mayoría emigrados a la ciudad, pero extraños ahora al estilo de vida, las costumbres y los modos de pensar y ser de sus padres y abuelos. Gentes jóvenes del siglo XXI. Urbanitas  devotos del progreso y algunos de ellos millenials, los que apenas cobran mil euros al mes, que en esta nación se considera el límite mínimo de sueldo mensual para poder sobrevivir con cierta dignidad. Para nuestra desgracia, no suelen verse mucho por la iglesia los domingos, como si la Iglesia y sus celebraciones , su propio bautismo, la boda de sus padres, e incluso su probable funeral futuro, no formaran parte de su propia historia. Pues resulta que, según estudios recientes,  parte de la juventud hispana del siglo XXI ( y lo  mismo en otros muchos países) y de esos jóvenes millenials, al menos los más jóvenes, urbanitas en su gran mayoría, son gentes de costumbres y criterios bastante peculiares. No gustan en general de hipotecas ni compromisos , y muchos no se casarán o lo harán tarde, viviendo en casa de sus padres hasta bastante más allá de los treinta años. Viven habituados a comprar y vender por medio de la tablet o el móvil. Dentro de un decenio, serán la principal fuerza laboral del mundo. Viajan a través  de sus móviles y afrontan un paro sin precedentes. Hablan, se escuchan y se comunican a través de las redes sociales  más que de viva voz, incluso cuando están juntos o en comunidad. El 81% tiene su perfil en Facebook, y más del 80% duermen con el móvil al lado.Casi todo les parece accesible mediante la magia tecnológica del click que corresponda.Gastan en torno a las 24 horas semanales en navegar on line. Su preparación religiosa, incluso filosófica, es mínima, si es que han tenido la suerte de recibir alguna. La cultura actual, la ciencia y la tecnología parecen proporcionarles todo cuanto necesitan sin que sea necesario, aparentemente, preocuparse de asuntos que no sean conseguir de inmediato ( click) sus deseos, y disfrutar al máximo de la vida que se les ofrece. Muchas de las cadenas de TV y otros medios, y buena parte de la filosofía vital social, se dedican a fomentar este estilo de vida, dedicado al consumo y el hedonismo, sin otros horizontes. Solo cuando, inexplicablemente, aparece la sombra de la enfermedad o la muerte, empiezan a plantearse otras preguntas...  Afortunadamente hay excepciones , pero según rezan las estadísticas, los porcentajes de fieles a este retrato resultan abrumadores. ¿Cómo será el mundo dentro de veinte años, si las cohortes actuales dominan el panorama social , votan a líderes sin valores morales, atentos solo al progreso material de sus afines cuando no al suyo propio, y sin más horizontes que  el bienestar material y la posesión de cada vez más instrumentos de entretenimiento y disfrute ? Solo unos pocos, y los lectores de estos foros estarán sin duda entre ellos, serán capaces de devolver a sus coetáneos los principios éticos, morales y religiosos, que permitan dar a la vida humana un sentido trascendente y bien fundado, más allá de la realidad material y social actual, proyectándola a un horizonte de eternidad y dicha sin fin junto a un Dios que ahora suele ser ignorado sistemáticamente. 
Así meditaba yo mientras fingía contemplar, embelesado, las irisaciones y el temblor de la luz en el vaso de mosto ( alcohol 0%) que tocaba degustar este domingo de verano despues de misa, rodeado de jóvenes padres atentos a sus chiquillos gritadores, de feligreses maduros  comentando las incidencias de la semana, y hasta con el mismo párroco, fiel cada domingo a esta sesión de convivencia con sus feligreses, tanto los reales , dieciseis, 8%. como los potenciales ( pongamos doscientos ), el 92%.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 430
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #40 : octubre 09, 2019, 04:42:04 am »
Los accidentes de tráfico son en estos tiempos una de las causas de muerte prematura más conocida. Los vehículos son a la vez más veloces y seguros, con escasa ventaja para cada una de estas mejoras. Lo que se gana por la mayor seguridad se puede perder por los peligros del exceso de la mayor velocidad. En conjunto, sin embargo, algunas mejoras en seguridad se me antojan decisivas en algunos casos. Tal ocurre, por ejemplo, con los radares de colisión frontal, capaces de frenar , o al menos de activar los frenos, cuando existe un riesgo de atropello o de choque frontal. Reconozco que, en una ocasión al menos, me salvó de un choque de este tipo gracias a esta tecnología, cuando otro vehículo se saltó su Stop cuando yo llegaba a la intersección. Pero no es este el motivo de mi post hoy. Junto a estas medidas, muy apreciables, hay otras menos elogiadas pero también eficaces. Una de ellas es la creación de rotondas, ya omnipresentes, rotondas que pretenden fluidificar el tráfico, evitando los molestos atascos en cruces de carreteras y calles de ciudades y aledaños. Pero hay al menos un pero. Y es que en muchas de ellas, por aquello de dejarlas bonitas, ecológicas y convertidas en parches florales y botánicos a menudo en medio de la nada de una estepa reseca, los responsables las adornan con plantas, arbustos, arbolitos y casi todo lo que se les ocurre, como un monumento a la cigüeña que adorna alguna cercana a mi casa . El resultado es a veces demoledor. Conozco una en la que el aparejo botánico impide la visión del tráfico en buena parte del arco de visión, con lo cual debes entrar en ella suponiendo que nadie va a aparecer por tu izquierda sorprendiéndote por la espalda apenas te incorpores al tráfico. Hace un tiempo, en ese mismo lugar, un ciclista , aparecido de la nada a mi espalda desde los escasos diez metros de visión, se salvó de mi vehículo por, supongo, solo unos centímetros. Avisé al ayuntamiento y, por unos meses, los matorrales del bonito círculo central disminuyeron su altura y el campo de visión se recuperó. Pero ayer, de nuevo, colocado en la entrada del circuito, los arbustos ocultaban de nuevo a los coches y ciclistas que pudieran estar circulando entre las 10 y las 12 horas ( campo de visión). Como la rotonda es pequeña, apenas un par de segundos de reacción posible. Escribo esto para resaltar que algunos puestos de trabajo , como la jardinería , aparentemente desligados de los grandes problemas humanos, y la seguridad del tráfico es uno de ellos, son en realidad de gran responsabilidad. Algún funcionario de ese ayuntamiento u otro organismo debería leer estas líneas y considerar si el próximo accidente en ese lugar, tal vez con víctimas, será consecuencia de no haber tomado las medidas oportunas para facilitar el tráfico, permitiendo el crecimiento desmesurado de plantas ornamentales donde lo principal es la seguridad. Tal vez nos convenga a todos pensar alguna vez en la influencia que nuestros trabajos, aparentemente neutros y anodinos,  pueden tener en las vidas de gentes que nunca conoceremos, pero que una vez, en la preciosa rotonda que contribuimos a mantener florida y esplendorosa, y precisamente por ello, pueden perder desde una bicicleta hasta ( esperemos que no) la vida.