Autor Tema: Las Perseidas  (Leído 1097 veces)

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 348
  • nuevo usuario
Las Perseidas
« : agosto 11, 2015, 03:30:36 am »
Estos días, mejor dicho estas noches, y en torno a la fiesta de San Lorenzo, diez de Agosto, la Tierra cruza puntualmente cada año el rastro que fue dejando en su última visita un cometa , el Swift- Tuttle, de un tamaño considerable, más de 20Km,  y un periodo orbital de 135 años. Como se le vió por última vez en los años noventa, no es fácil que ninguno de nosotros vuelva a verlo, salvo en esos pedacitos suyos  minúsculos que en forma de estrellas fugaces se queman estas noches en nuestros cielos de verano. Estupenda ocasión para iniciar a los niños en la Astronomía, retrasando un poco la hora de acostarse para pasear hasta algún lugar suficientemente oscuro lejos de las luces de ciudades y pueblos desde el que poder ver los rastros luminosos de esos meteoritos. Tampoco hay que hacerse muchas ilusiones; solo se esperan hasta 100-120 apariciones cada hora, dos al minuto, si hay suerte. Esta semana es la mejor, en torno al día 12 , miércoles. Hay que mirar hacia la constelación de Perseo , cerca de Casiopea , dependiendo de la hora de observación, y a primeras horas de la noche hacia el NE. Que disfrutéis de las "Lágrimas de San Lorenzo".

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 428
  • nuevo usuario
Re:Las Perseidas
« Respuesta #1 : agosto 12, 2016, 06:00:04 am »
¡ Cómo pasa el tiempo, parece que fue ayer y resulta que estas noches ya han vuelto estas fantasmales luces de San Lorenzo ! Los diarios se hacen eco e invitan a las gentes a verlas.... si pueden. Cuando uno ve las fotografías nocturnas de satélites, de nuestras iluminadas naciones, se comprende la dificultad de este tipo de experiencias, cuando apenas se divisan desde las calles y ventanas de nuestras ciudades una docena de estrellas y, menos mal, los grandes planetas. De modo que adiós  a las Perseidas y todas las cohortes de estrellas fugaces del calendario. Bastante hacemos con echar una ojeada a lo que queda de Júpiter, Saturno , Venus y Marte, los únicos cuatro planetas aún visibles de nuestro sistema solar. Los demás están ahí fuera pero como si no estuvieran, ya los vemos en la tele o, mejor dicho, en el móvil, porque el 90% de toda la información actual se tramita vía móvil, incluida el estado del semáforo que voy a cruzar mientras cazo ese Pokémon que acaba de salir de detrás del árbol...

deneb

  • Consultor
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 227
  • nuevo usuario
Re:Las Perseidas
« Respuesta #2 : agosto 11, 2018, 11:52:11 am »
Es inaudita la manipulación informativa a la que estamos sujetos en nuestras sociedades tecnificadas. Cuando la fuente básica de nuestra información se sustenta casi exclusivamente en los medios audiovisuales, fuertemente condicionados por razones económicas , sociales o políticas, nuestras decisiones acaban siendo erróneas o poco lógicas. Si atendemos las recomendaciones que las televisiones actuales, al menos algunas, proclaman estos días, deberíamos pasar esta próxima noche en los campos, en algún lugar oscuro y apartado, disfrutando de las magníficas, luminosas, asombrosas, esotéricas y astronómicas  estrellas fugaces que nos trae , un año más, el agosto y San Lorenzo. Pero no se crean todo lo que oigan. Dos por minuto son, en realidad, muy escasas, y además, salvo excepciones, hay que estar atento para verlas, pues en general son poco luminosas. Pero no importa, si la televisión lo dice, salgamos al campo, disfrutemos de la brisa nocturna, en el hemisferio norte, se entiende, y volvamos a casa contando que las hemos visto, magníficas, deslumbrantes... etc. Quedaremos bien y nuestros amigos nos considerarán, además, gente bien informada, amiga de la ciencia y el saber. Sin embargo, a veces, sin esperarlo, sucede lo inesperado y este aficionado disfrutó de un meteorito cruzando los cielos nocturnos de España, hace unos días, de Norte a Sur, sobre una cordillera, al Este, realmente luminoso, hasta el punto de temer que alcanzara el suelo, cosa que, evidentemente, no llegó a ocurrir. Nadie lo había anunciado, como casi siempre ocurre con estas cosas cuando son realmente notables.