Autor Tema: El día a día de la astronomía  (Leído 9758 veces)

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 408
  • nuevo usuario
Re:El día a día de la astronomía
« Respuesta #90 : noviembre 05, 2020, 06:14:54 am »
Allelluia! El homo presuntuosus anuncia impávido que , por fin, sabe cuántos planetas potencialmente habitables tiene nuestra galaxia, lo que supone haber resuelto en parte la fórmula de Drake: que  n es igual a trescientos millones de planetas habitables , solo en nuestra galaxia. Tiene que ser solo en ella, porque el número de galaxias existentes sigue siendo un número inasequible... En cuanto nos ponemos a calcular algo a escala astronómica, obtenemos valores fuera de control. Ni imaginar quiero el tamaño de los ficheros de datos que ,a este paso, habrá que manejar dentro de cien años, si el proceso de conocimiento del cosmos progresa al ritmo actual. Como solo Dios sabe dónde puso los límites, me temo que el homo presuntuosus que me he inventado hoy va a tener que sudar mucho todavía  para entender algo de esta inmensa y maravillosa maquinaria cósmica que lo rodea.

deneb

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 280
  • nuevo usuario
Re:El día a día de la astronomía
« Respuesta #91 : noviembre 10, 2020, 04:14:42 am »
Alguien recuerda a la Voyager 2, la compañera y amiga de la Voyager 1, que fueron lanzadas allá por los años 70 ( 1977) , en busca de información lejana del sistema solar y sus planetas y que nos obsequiaron con las primeras fotos cercanas de los planetas exteriores, ( a mí me encantaros las de Urano y Neptuno)?
Pues bien, la Voyager 2 , después de meses de silencio, debidos al parecer a obras en la única antena que puede comunicarse con ella ( en Australia) , ha vuelto a comunicarse con la madre Tierra. Como sabemos, o creemos saber, ambas Voyager andan ya en los arrabales del sistema solar, agotando las últimas reservas de sus equipos y de sus generadores nucleares. No está de más recordar que los equipos informáticos y ordenadores que utilizan son los de esa época que, recordemos, en nuestros países,  permitía empezar a usar algunas calculadoras de mano sencillas, y el mini micro ordenador Spectrum, que debía cargar sus programas desde un sencillo grabador de cinta y conectarse a algún televisor casero y lenguajes de programación básicos. Pues con esos instrumentos, desde el 1977, se las arreglan, y sin averías graves. Enhorabuena a quienes las fabricaros y a quienes las entienden ( hablarán en Basic, supongo) y gobiernan ahora, los pocos que aún vivan. Larga vida a todos.

cefas

  • moderator
  • Hero Member
  • *
  • Mensajes: 524
  • nuevo usuario
Re:El día a día de la astronomía
« Respuesta #92 : noviembre 18, 2020, 11:44:52 am »
El satélite español para la observación de la Tierra, Ingenio, se ha perdido. Ocho minutos después del lanzamiento de un cohete Vega encargado de ponerlo en órbita, la trayectoria del cohete portador se ha desviado, lo que ha llevado a su pérdida. Investigaciones posteriores preliminares apuntan a un error humano.
Una comisión de investigación de la Agencia  Espacial Europea (ESA) trabajará para entender qué ha fallado durante el vuelo y  cómo prevenirlo. Por el momento, se sospecha  que la causa podría estar en la incorrecta instalación de los cables en un sistema de control.
Me imagino una escena cualquiera en cualquier parte del mundo donde se hacen trabajos de montaje de alto costo : Hangar de montaje, atmósfera controlada, temperatura lo mismo, dos operarios, A y B, trajes especiales antipolvo, limpieza casi quirúrgica, manuales de montaje sobre las mesas, mazos de cables sobre una caja  y en escena el inmenso cuerpo de un cohete portador en montaje ..., y de pronto, casi en un susurro, se oye : A.- Pepe, cómo lo llevas ? B.- Pues ya ves, acabando esto, solo me quedan unos pocos conectores, verde 4 con azul 4 , verde 3 con azul 3.... A.-  ¿ Dónde estuviste anoche , viste el partido ?... B.-  verde 2...  No, fui a ver a mi madre , se me hizo tarde y luego me fui a casa,... y verde 1 con  azul 1 . Bueno, por fin, ya he terminado. A.- Vale, pues te firmo el control y nos vamos, que ya es la hora. B.- Vámonos.  Y el verde 2 se queda sin conectar a su pareja azul 2, un despiste de nada... pero que cuesta doscientos millones de euros. A cincuenta kilómetros de altura, el conector verde 2 busca sin encontrarla a su conexión azul 2 para poner en marcha el servomotor que hará girar el deflector hasta la nueva posición que no se alcanzará nunca ... y fin de una bonita ( y cara) historieta.
Nota. Cada hispano que lo lea, que sepa que ha perdido unos cinco euros en este feo asunto, y los europeos, en general, un gran cohete, que también vale lo suyo. Los franceses también han perdido un satélite , porque iban dos. Mi más sentido pésame a los responsables..

deneb

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 280
  • nuevo usuario
Re:El día a día de la astronomía
« Respuesta #93 : noviembre 24, 2020, 05:40:47 am »
Esta temporada suelo ver, semanalmente, un reportaje actualizando la información que envían los Rover marcianos que deambulan por Marte. Se trata de una información muy interesante, que amplía nuestro conocimiento del planeta rojo y aumenta, día a día , la sospecha de que, en efecto, hubo una época, miles de millones de años atrás, en la que el agua estaba presente en la geografía marciana. Sin embargo, bajo esta información que parece maravillosa, late siempre una desconcertante realidad: la inmensa soledad de Marte y la monótona mineralidad que lo invade. Un solo metro cuadrado de la Tierra posee en la vida que lo puebla más diversidad , complejidad e información que, muy probablemente, cualquier otro planeta sin ella.  Después de ver decenas de hermosos videos sobre Marte, a uno se le empieza a disolver la emoción inicial del descubrimiento y hasta los sueños de visitar sus soledades, sus tormenta de polvo, sus helados amaneceres y las rocas  de colores, cuyas formas caóticas se repiten hasta el infinito. Cambio todo ese planeta por un solo pedacito de mi amada Tierra. Un billón de toneladas de sulfatos por una pequeña lombriz buscándose el sustento en el humilde humus bajo la hierba.