Autor Tema: Del dïa a día de cada día  (Leído 9617 veces)

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 693
    • diosoazar.com
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #45 : abril 04, 2020, 03:43:21 pm »
Estimado Petrusdoa,

Aparte de las posibles causas que mencionas por las cuales la Pandemia provocada por el Coronavirus (Covid 19), no ha dado indicios de remitir en España y otros países, está la posible conducta que, por ignorancia o irresponsabilidad por portadores del virus, que, sin embargo no presentan síntomas y   esparcen la infección en todo aquello que tocan en sitios públicos como supermercados, farmacias, centros comerciales, autobuses etc.

Un sólo portador puede contaminar productos que agarra y vuelve a depositar en el anaquel o mediante los billetes y monedas con los que paga en la caja etc. La infección se transmite de formas variadas, ya sea simplemente al hablar, toser, o al llegar a casa y no saber que al ser portador va a contaminar a los demás  que se creen seguros, simplemente por estar en casa.

Sin ser un experto en el tema, creo que habría que investigar la posibilidad de conocer el porcentaje aproximado de personas infectadas que son portadores asintomáticos y perfeccionar sistemas para que se vuelvan conscientes, tanto ellos como las personas con las que interactúan, de quien es portador y quien no.

Es sólo una opinión.

Cygnus

  • moderator
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 44
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #46 : abril 04, 2020, 06:13:17 pm »
Sobre lo mencionado en el mensaje anterior por Fegapa, la BBC el 19 de Marzo 2020 muestra un artículo titulado :

”Coronavirus: el preocupante papel de los pacientes asintomáticos en la propagación del virus causante”

El artículo menciona la opinión de los expertos recomendando que “aunque no sientan síntomas, las personas deben incluir medidas de precaución para evitar la propagación del virus.”

Y continúa diciendo que el gobierno de Nueva York envió un mensaje tajante a sus habitantes:

"Todos deben comportarse como si ya hubieran estado expuestos al coronavirus".

El artículo señala que la nueva evidencia científica, que se deriva del análisis de la forma en que se propagó el virus en China donde se originó la pandemia, sostiene que :

“Dos de cada tres contagios del nuevo coronavirus han sido causados por personas a quienes no se les había diagnosticado el virus o no presentaron síntomas.”

Los expertos insisten en practicar el “distanciamiento social”  para combatir la pandemia .

"La explosión de casos de covid-19 en China fue impulsada en gran parte por personas con síntomas leves, limitados o sin síntomas, que no fueron detectadas",

Lo anterior fue dicho por Jeffrey Shaman, profesor de ciencias de salud ambiental en la Universidad de Columbia y coautor de la investigación.

"Los casos no detectados pueden exponer a una porción mucho mayor de la población al virus", según Shaman afirma.

« Última Modificación: abril 04, 2020, 06:58:36 pm por Cygnus »

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 693
    • diosoazar.com
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #47 : abril 06, 2020, 12:09:44 am »
En relación a los mensajes anteriores :
El diía de ayer 5 abril, el Diario El País, presentó esta noticia en primera plana :

Diario El País 5 Abril 2020
 
“España quiere hacer test a todos los sectores esenciales para buscar contagiadores asintomáticos
JOSÉ MARCOS/PABLO LINDE|Madrid225
Sanidad repartirá un millón de test entre las comunidades, mientras prepara centros para las cuarentenas de los positivos”.

deneb

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 366
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #48 : abril 08, 2020, 11:50:45 am »
Ayer la noticia iba de otro virus. El virus moral de la pederastia. Virus que también a su manera, ha contagiado a muchas personas y dañado a otras a lo largo y ancho de la geografía humana. pero la noticia que traemos aquí, publicada en toda la prensa,  es una noticia positiva, sobre todo para los cristianos:
" Sentencia unánime de absolución dictada por la máxima autoridad judicial de Australia en favor del cardenal George Pell, exresponsable de la Secretaría Económica de la Santa Sede, que había sido condenado a seis años de prisión por presuntos abusos sexuales a dos menores.
“La Santa Sede, que siempre ha confiado en la autoridad judicial australiana, acoge con satisfacción la sentencia unánime dictada por el Tribunal Supremo en favor del cardenal George Pell, que le absuelve de las acusaciones de abuso a menores, y revoca la condena”, se lee en el comunicado.
Pocas cosas hay tan tristes como la condena a un inocente, aunque la alegría por la reparación la mitigue.
Ahora toca reparar, a quien proceda hacerlo. Nosotros, desde aquí, nos lea él o no, solo podemos felicitarle y felicitarnos.

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 459
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #49 : abril 17, 2020, 10:59:25 am »
Completando y comentando el post anterior:
Infocatolica.com
Pedro Trevijano Etcheverria – 17/04/20 9:59 AM
La reciente absolución del cardenal australiano Pell me ha llenado de alegría, aunque una vez más hemos visto la tendenciosidad de muchos de nuestros medios de comunicación, que nos informaron ampliamente de las condenas al Cardenal por pederasta y ahora ni mencionan la noticia u ocultan el hecho que la absolución ha sido por unanimidad del Tribunal Supremo australiano. Pero no puedo por menos de preguntarme: ¿Cómo es posible que una acusación tan absurda, basada en un único testimonio, con veinte testigos en contra y en unas circunstancias, en lugar público, donde hay un montón de gente, como es la sacristía de una catedral justo después de la Misa del Obispo, éste todavía revestido, haya habido dos Tribunales que hayan dado la razón al acusador? La única razón que se me ocurre es que los jueces de esos dos tribunales que condenaron al Cardenal, se dejaron llevar por su sectarismo y su odio a la Iglesia Católica. Y es que así como a mí me enseñaron en Filosofía que contra el hecho no valen argumentos, en todo el mundo nos encontramos con gente que prima su ideología sobre la realidad, y llegan a decirte que la Verdad es lo que conviene a su Ideología o a su Partido.
El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: «el odio a Dios tiene su origen en el orgullo; se opone al amor de Dios cuya bondad niega» (nº 2094); Satán actúa en el mundo por odio contra Dios y su Reino y su acción causa graves daños de tipo espiritual, pero también de naturaleza física, induciendo al hombre a desobedecer a Dios (cf. nº 394-395). De hecho el odio a Dios es el pecado más grave, peor aún que el rechazarle. Sucede que, por una misteriosa hostilidad hacia Dios (en la que el creyente puede descubrir la presencia del Adversario), algunos hombres y mujeres cultivan un verdadero odio al Señor, a todo lo que evoca y a todos cuantos lo invocan (Catecismo para adultos francés nº 548), odio contra el Señor del que ya nos advierte Éxodo 20,5, pero que se da, también, contra los otros seres humanos (Lev 19,17; Dt 19,11), y ,por supuesto contra la Iglesia de Jesucristo, de la que San Pablo nos dice en Efesios que somos «el cuerpo de Cristo»(4,12). El Concilio Vaticano II nos advierte: «A través de toda la historia humana existe una dura batalla contra el poder de las tinieblas, que iniciada en los orígenes del mundo, durará, como dice el Señor, hasta el día final» (GS 37).
La acción tentadora del diablo se desarrolla sobre todo en el campo de la inteligencia. Pensemos en los muchos errores teóricos sembrados en las conciencias para erradicar los principios de la fe. A mí me llamó mucho la atención cómo unas charlas claramente inspiradas en el New Age, fenómeno claro de neopaganismo, llenaban en mi ciudad un auditorio de más de setecientas personas a diez euros la entrada. Tampoco olvidemos a la Masonería, sobre la que un exmasón, Sergio Abad-Gallardo, publicó un libro titulado «Serví a Lucifer sin saberlo», pues en ella se exalta a Lucifer, es decir al demonio como portador de luz. ¿Y qué decir de las ideologías hoy tan de moda, que se presentan como modernas y progresistas, pero que en realidad tratan de llevar a cabo los tres grandes principios satanistas: «puedes hacer lo que tú quieras», «nadie tiene derecho a mandarte» y «sé tú el dios de ti mismo», que acompañan además a una Moral basada en el egoísmo y al servicio del poder, del dinero y del sexo?
Ahora bien, estas doctrinas perversas, detrás de las cuales está el Diablo, como ha denunciado en repetidas ocasiones el Magisterio de la Iglesia, saben perfectamente que su gran adversario es la Iglesia Católica, y por tanto la combaten con todas sus fuerzas. Por dos motivos: porque es la Iglesia fundada por Jesucristo y porque es la Iglesia que, aunque pecadora y débil en sus miembros, su doctrina está firmemente anclada en las enseñanzas de Jesús. Y como lo que Diablo pretende es erradicar a Dios de nuestros corazones y nuestra Sociedad, corrompiéndonos como personas, sabe que para ello el gran paso decisivo es erradicar nuestra fe en Dios y en su Iglesia.
¿Cuál será el resultado de esta lucha? La Iglesia cuenta con la promesa de Cristo «el poder del infierno no la derrotará» (Mt 16,18), aunque hemos de permanecer vigilantes, porque siempre son posibles derrotas parciales, como la descristianización de varios países en nuestra época.
           

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 459
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #50 : junio 20, 2020, 01:49:07 am »
Llevamos, en Spain, como en otros países, varios meses de confinamiento relativo. Nuestros niños no van a las escuelas ni nuestros jóvenes talentos a las universidades. Todo se debe hacer en casa, a través de ordenadores, móviles y tablets ( si se tienen). Y nadie sabe cómo  va a ser el curso siguiente. Es casi imposible reconocer a las gentes en las calles, ocultos tras sus mascarillas, y  todos los actos públicos y privados están sujetos s la ley de los aforos, el % de asistentes permitidos. Los abrazos se dan desde los dos metros de distancia y todo, todo lo que las manos pueden tocar, debe ser cuidadosamente desinfectado y esterilizado antes de que otra persona pueda volver a tocarlo. Mucha gente no sabe cómo llamar a esta situación, que sanitariamente es pandemia, socialmente confinamiento, económicamente ruina y religiosamente desolación. Desde  punto de vista, que querría ser constructivo, vamos a modificar precisamente el punto de vista, mirando los hechos presentes desde un ángulo ligeramente distinto,  original y con un cierto humor... Verán ustedes; en el idioma hispano, hay tres clases de futuro: el futuro imperfecto, el futuro perfecto y, últimamente, hasta uno un tanto ambiguo, que llaman futurible. Para esta situación, punto de vista propone crear un nuevo tipo, que pueda aplicarse desde ahora proyectado hacia el tiempo que llega: el futuro incierto. Incierto desde casi todos los puntos de vista posibles : sanitario, político, social, económico, biológico y hasta vital. Y ya puestos en lo peor, cientos de miles de vidas perdidas, economías hundidas, industrias cerradas, muchedumbres en el paro, sociedades rotas, todo invita a un pesimismo desbordante...  Sin embargo, llegados a este punto, tal vez literalmente correcto y humanamente lógico , siempre pesimista, reconozcamos que un cristiano no puede aceptar la incertidumbre o, como mucho, solo puede aceptarla parcialmente y desde cierto punto de vista. Para nosotros, siempre está vigente la frase del Señor " Yo estaré con vosotros siempre, hasta la consumación del mundo" ( en Mateo 28,20).  Con semejante compañía, la incertidumbre desaparece. Simplemente, no existe. Es tan solo una ocasión inesperada para desarrollar nuestra capacidad de amar al prójimo y ayudarle , cada uno según nuestra capacidad. .

cefas

  • moderator
  • Hero Member
  • *
  • Mensajes: 615
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #51 : julio 20, 2020, 10:43:56 am »
De la página Infocatólica.com traemos aquí el testimonio del cardenal Pell sobre sus vivencias en prisión, y algunas reflexiones al respecto. Un precioso testimonio de un inocente encarcelado...

Mi tiempo en prisión
Mi fe católica me sostuvo, especialmente el comprender que mi sufrimiento no era inútil sino que lo podía unir al de Cristo Nuestro Señor. Nunca me sentí abandonado, sabiendo que el Señor estaba conmigo, incluso cuando no entendía lo que Él estaba haciendo durante la mayor parte de esos trece meses.

Cardenal George Pell – 11/07/20 12:10 PM

Hay mucha bondad en las cárceles. A veces, estoy seguro, éstas pueden ser el infierno en la tierra. Yo tuve la suerte de ser mantenido a salvo y de ser bien tratado. Me impresionó la profesionalidad de los agentes penitenciarios, la fe de los reclusos, y la existencia de un sentido de la moral incluso en los lugares más sombríos.

Estuve en régimen de aislamiento durante trece meses, diez en Melbourne, y tres en la prisión de Barwon. En Melbourne, el color del uniforme de la prisión era verde, pero en Barwon se me asignó el color rojo brillante de los cardenales. Fui condenado en diciembre de 2018 por abusos sexuales a menores, a pesar de mi inocencia, y a pesar de la incoherencia del caso del Fiscal de la Corona contra mi. Finalmente (en abril de este año), la Corte Suprema Australiana anuló mi condena por unanimidad. Mientras tanto, había empezado a cumplir mi sentencia de seis años.

En Melbourne viví en la Célula 11, Unidad 8 de la quinta planta. Mi celda tenía unos 7 metros de largo y unos dos de ancho, lo suficiente para mi cama, que tenía una base dura, un colchón no demasiado grueso, y dos mantas. A la izquierda de la entrada había unos estantes bajos con un hervidor de agua, una televisión, y espacio para comer. Enfrente del pasillo estrecho había un lavabo con agua caliente y fría y una ducha con agua caliente. A diferencia de muchos hoteles lujosos, tenía una buena lámpara de lectura sobre mi cama. Ya que un par de meses antes de entrar en prisión me habían puesto prótesis en ambas rodillas, usaba un bastón y me proporcionaron una silla de hospital más alta, que fue una bendición. Las regulaciones sanitarias requieren que cada recluso pase una hora fuera al aire libre cada día, así que me permitieron pasar dos horas y media en Melbourne. En ningún lugar de la Unidad 8 había cristales transparentes, así que sólo podía saber si era de día o de noche, pero no mucho más desde mi celda. Nunca vi a los otros once reclusos.

Ciertamente los oía. La Unidad 8 tenía doce pequeñas celdas a lo largo de una pared exterior, con los reclusos «ruidosos» en un extremo. Mi celda estaba en el extremo «Toorak», llamado así por el barrio rico de Melbourne, exactamente igual al extremo «ruidoso» pero generalmente sin los golpes ni los gritos, sin los angustiados y enfadados, que eran con frecuencia drogadictos, especialmente adictos a la metanfetamina. Solía sorprenderme la cantidad de tiempo que aguantaban golpeando con sus puños, pero un agente me explicó que daban patadas en el suelo como caballos. Algunos inundaban sus celdas o las ensuciaban. De vez en cuando llamaban a los perros policía o tenían que usar gases contra ellos. Durante mi primera noche creí oir a una mujer llorar; otro prisionero llamaba a su madre.

Estuve en aislamiento por mi propia seguridad, ya que los convictos por abusos sexuales a menores, especialmente los clérigos, pueden ser objeto de ataques físicos o maltrato en prisión. Sólo una vez fui amenazado de esta forma, cuando estaba en una de las dos áreas adyacentes para ejercicios, separadas por una pared alta, con una abertura a la altura de la cabeza. Mientra paseaba por el perímetro, alguien me escupió a través del alambre de la abertura y empezó a insultarme. Fue algo inesperado, así que volví furioso a la ventana a enfrentarme con el que me insultaba y le reprendí. Se quitó de mi vista pero continuó ofendiéndome, llamándome «araña negra» y otros términos poco agradables. Tras mi reprimenda inicial, permanecí en silencio, aunque dije después que no saldría a ejercitarme si ese individuo iba a estar en el área contigua. Un día o dos más tarde, el supervisor de la unidad me dijo que el joven que me había ofendido había sido cambiado de sitio, porque había hecho «algo peor» a otro recluso.

En unas cuantas ocasiones durante el largo confinamiento entre las 4:30 de la tarde hasta las 7:15 de la mañana, fui acusado e insultado por otros reclusos de la Unidad 8. Una tarde oí una acalorada discusión sobre mi culpabilidad. El que me defendía dijo que estaba preparado para apoyar a un hombre que había sido públicamente apoyado por dos Primeros Ministros. La opinión sobre mi culpabilidad o inocencia estaba dividida entre los reclusos, como en la mayoría de los sectores de la sociedad australiana, aunque los medios de comunicación, salvo honrosas excepciones, eran claramente hostiles. Un periodista que había pasado décadas en prisión escribió que yo era el primer sacerdote condenado del que había oído que tenía algún apoyo entre los prisioneros. Y recibí sólo amabilidad y amistad de mis tres compañeros reclusos en la Unidad 3 de Barwon. La mayoría de los agentes en ambas prisiones reconocieron que yo era inocente.

Entre los reclusos el rechazo hacia los perpetradores de abuso sexual juvenil es común en todo el mundo angloparlante, un interesante ejemplo de la ley natural que emerge a través de la oscuridad. Todos nosotros estamos tentados de despreciar a aquéllos que pensamos que son peores que nosotros. Incluso los asesinos comparten el desprecio hacia aquéllos que han violado a un joven. Sin embargo, irónicamente, este desprecio no es malo del todo, ya que expresa una creencia en lo correcto y lo erróneo, en el bien y el mal, que a menudo surge en las cárceles de formas sorprendentes.

Muchas mañanas en la Unidad 8 podía oir los cánticos de los musulmanes. Otras veces se relajaban un poco y no cantaban, aunque quizás rezaban en silencio. El lenguaje en la cárcel es áspero y repetitivo, pero rara vez oí maldiciones o blasfemias. El recluso al que le consulté pensaba que este hecho era un signo de fe, más que una prueba de la ausencia de Dios. Sospecho que los prisioneros musulmanes, por su parte, no toleran la blasfemia.

Me escribían reclusos de muchas cárceles, algunos regularmente. Uno de ellos era un hombre que había montado el altar cuando celebré la última misa de Navidad en la prisión Pentridge en 1996, antes de que la cerraran. Otro simplemente dijo que estaba perdido y en la oscuridad. ¿Podría sugerirle algún libro?. Le recomendé que leyese el evangelio de San Lucas y empezara con la Primera Carta de San Juan. Otro era un hombre de fe profunda y devoto del Padre Pío de Pietrelcina. Soñó que yo iba a ser liberado. Probó ser prematuro. Otro me dijo que entre los delincuentes profesionales, la opinión generalizada era que yo era inocente y todo había sido «amañado», añadiendo que era raro que los delincuentes reconocieran la verdad, pero no los jueces.

Como el de muchos sacerdotes, mi trabajo me había puesto en contacto con una amplia variedad de personas, así que no me sorprendieron los reclusos. Los agentes fueron en cambio una agradable sorpresa. Algunos eran amables, uno o dos casi hostiles, pero todos se comportaban de forma profesional. Si hubiesen permanecido en silencio durante meses, como los que vigilaron al cardenal Van Thuan cuando estuvo en aislamiento en Vietnam, la vida habría sido mucho más dura. La hermana Mary O´Shannassy, la principal encargada de la pastoral católica penitenciaria en Melbourne con 25 años de experiencia, que hace un gran trabajo -¡un hombre condenado por asesinato me dijo que le daba un poco de miedo!- reconoció que la Unidad 8 tenía un buen personal y estaba bien dirigida. Después de que mi apelación a la Corte Suprema de Victoria fue rechazada, consideré no apelar a la Corte Suprema de Australia, dando como razón el hecho de que si los jueces iban simplemente a cerrar filas, no necesitaba cooperar en una farsa tan cara. El jefe de la prisión de Melbourne, un hombre más grande que yo y bastante directo, me animó a perseverar. Me animé y le estoy agradecido.

En la mañana del 7 de abril, la televisión nacional retransmitió el anuncio del veredicto de la Corte Suprema. Vi desde mi celda, en el canal 7, cómo un sorprendido joven reportero informaba a Australia de mi absolución y se mostró aún más perplejo ante el hecho de que hubiese sido por unanimidad de los siete jueces. Los otros tres reclusos de mi unidad me felicitaron, y pronto fui liberado en un mundo confinado por el coronavirus. Mi viaje fue extraño. Dos helicópteros de la prensa me siguieron desde Barwon hasta el convento de carmelitas de Melbourne, y al día siguiente, dos coches de la prensa me acompañaron los 880 km hasta Sydney.

Para muchos, el tiempo en prisión es una oportunidad de ponderar y hacer frente a las verdades elementales. La vida en prisión eliminó cualquier excusa de que estaba demasiado ocupado para rezar, y mi horario regular de oración me sostenía. Desde la primera noche, siempre tenía un breviario (incluso de otro tiempo litúrgico), y recibía la sagrada comunión cada semana. En cinco ocasiones asistí a misa, aunque no pude celebrarla, un hecho que lamenté especialmente en Navidad y en Pascua de Resurrección.

Mi fe católica me sostuvo, especialmente el comprender que mi sufrimiento no era inútil sino que lo podía unir al de Cristo Nuestro Señor. Nunca me sentí abandonado, sabiendo que el Señor estaba conmigo, incluso cuando no entendía lo que Él estaba haciendo durante la mayor parte de esos trece meses. Durante muchos años, yo les había dicho a los que sufrían y a los que estaban agobiados que el Hijo de Dios, también pasó por pruebas en esta tierra, y ahora yo mismo era consolado por este hecho. Así que recé por mis amigos y enemigos, por los que me apoyaban y por mi familia, por las víctimas de abuso sexual, y por mis compañeros de prisión y agentes penitenciarios.

Georger Cardinal Pell

Traducido para InfoCatólica por Ana María Rodríguez y Manuel Pérez Peña

Publicado originalmente en First Things

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 459
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #52 : julio 24, 2020, 11:22:02 am »
Su abuela me lo contaba entre escandalizada y divertida. Mi nieto, me dice, yo le conozco de siempre, ahora anda por los catorce años, mi nieto me ha dicho que ahora es ateo; que era el único de sus amigos que iba a misa y que ahora se ha hecho ateo. Punto final del informe. Y va a un centro concertado de propiedad católica, una comunidad religiosa. Yo, que en ese momento iba conduciendo, me quedo extrañamente tranquilo, y no le digo nada. Ella añade que lo ha comentado con alguien que creo entender era un sacerdote y le ha dicho que es posible que sea una cuestión que se arreglará con el tiempo...
Y me pregunto qué tipo de información y formación religiosa estamos dando en los centros oficialmente confesionales, porque conozco a otros jóvenes análogos y no veo en ellos demasiadas muestras de religiosidad. La más piadosa que conozco es una jovencita, que insiste en bendecir la mesa cuando come ( comía)en mi casa. Algo es algo.

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 459
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #53 : agosto 03, 2020, 04:48:14 am »
En la página Infocatólica.com, de la que solemos publicar a menudo artículos, casi todos de D. Pedro Trevijano, se publica estos días una lista completa de los de este autor allí publicados, y son algo así como quinientos.
Como abarcan muchos de los temas que también lo son de este foro, me atrevo a invitar a nuestros usuarios a que los visiten. No se verán defraudados. Aunque las referencias suelan ser de España y la Iglesia española,  no me cabe duda de que serán en buena parte adaptables a muchas otras situaciones análogas en muchos lugares del mundo.

deneb

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 366
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #54 : diciembre 05, 2020, 04:44:03 am »
En medio de la vorágine de noticias de estos tiempos de locura desatada, estos días se publica como un éxito el nacimiento de un bebé procedente de un embrión congelado durante unos veinticinco años.  Aparte de los problemas éticos que comporta el manejo de un embrión humano, además a menudo condenado a morir después de   sobrevivir congelado indefinidamente, estas técnicas que se presentan como exitosas pueden provocar problemas no solo físicos sino psicológicos y morales sin cuento, y no solo a los bebés afectados sino a los responsables de tales manipulaciones.
Al hilo  de este tema, y en otro orden de cosas,  un comentario en un diario español de hoy decía:" Pronto empezaremos con las paradojas del tiempo y sus asociadas. Llamamos B al bebé, M a la madre y A a la abuela.. Si el antiguo  embrión congelado B fuera de A , entonces B sería hermano de M, su madre... y , a su vez, tío de sus futuros hermanitos y, como no, cuñado de su padre y su propio tío. Ya tenemos una película estupenda donde hincar el diente los guionistas... Reservados los derechos".
Aunque el tema está tratado aquí con cierto humor, la situación no deja de ser alarmante. Una especie que se arroga la facultad de manipular sus fundamentos bioilógicos corre serios peligros, y dejo la errata bío porque definiría muy bien estos procedimientos. Esperemos que los responsables alcancen a corregir la deriva antes de que el dueño de las especies decida el cierre de esta colmena. Amén.

cefas

  • moderator
  • Hero Member
  • *
  • Mensajes: 615
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #55 : diciembre 22, 2020, 11:02:52 am »
Lo de contradecir los dictados de la biología está en estos tiempos a la orden del día. Hasta ahora, se tenía cierto pudor en decir tonterías acientíficas o barbaridades que descubrieran falta de formación o información en el autor, lo que solía librarnos de escuchar demasiadas idioteces. Pero desde que se ha admitido socialmente esa especie de libertad omnímoda mental que autoriza como buena cualquier opinión, resulta conmovedor presenciar cómo las mentes más infantiloides, elevadas a las sillas de los legisladores por sus cada vez más numerosos  especímenes afines, pontifican y definen cualquier aberración y la elevan a la categoría , no de teoría científica falsable, sino de dogma inviolable, de tal modo que el desacuerdo expreso se califica como delito. Hay ejemplos conmovedores.  Ayer alguien me enviaba una instantánea de alguna manifestación feminista de las infinitas que se celebran a diario. En la imagen, entre un mar de pancartas, destacaban dos manifestantes, portando cada una la suya. La primera rezaba así: Todos los hombres son unos cerdos. Y la otra apostillaba: Las  mujeres somos iguales a los hombres. Como puede comprobarse, todo de un alto nivel intelectual. Dentro de algunos años, con las aguas vueltas a sus cauces, tal vez este mismo humor con el que pretendo suavizar el cuadro nos ayude a calmar el poso de irritación acumulado . O eso espero.

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 459
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #56 : diciembre 29, 2020, 06:40:08 am »
A menudo, no demasiado, tomo la Biblia y leo... como solemos hacer muchos cristianos. Esta mañana le ha tocado a Ezequiel. Leo los terribles castigos con los que Dios va a  castigar las abominaciones de los malvados... y siento cierto estupor, porque creo sentir que Dios, después de la venida de Cristo a salvarnos, parece haber cambiado el tono de su lenguaje o, tal vez, que nosotros, los cristianos, bautizados y hechos por el bautismo sus hijos, no no sentimos, como tales hijos, amenazados por los textos de Ezequiel. Y es que, redimidos por Cristo y aceptados por el Padre como hijos, nuestra relación con Dios  ha pasado a ser diferente... y es ahora la relación de un Padre con sus hijos. Solo necesitamos portarnos como tales. Y ahora que la pandemia agrede al mundo, nos sabemos cuidados como hijos. No porque no sintamos miedo o nos creamos inmunes, las leyes físicas y nuestros errores y pecados siguen en vigor,  sino porque podemos ver, por encima de todo,  la mano bondadosa del Padre guiando la Historia humana, aún en las circunstancias más oscuras. Y sintiendo a la vez una honda compasión por los seres  humanos, hombres y mujeres que, detrás de la muerte solo son capaces de imaginar un inmenso vacío sin futuro ni esperanza. Hombres y mujeres que, si oyeran o leyeran el Evangelio o  simplemente echaran una ojeada a estos foros, podrían encontrar caminos de luz y esperanza. Y mientras vamos acabando un año tan duro y esperamos con temor y temblor al siguiente, , repartamos esa esperanza nuestra entre los que que nos rodean.

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 459
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #57 : marzo 04, 2021, 03:32:04 am »
Esta mañana me despierto con la noticia, repetida , de que se viene diciendo que en España hay ya más de setenta mil muertos del covid19... pero que un estudio más concienzudo y matemáticamente más preciso los fija en los cien mil. Y me pregunto: ¿ puede un gobierno, dueño y señor de los mecanismos más precisos para , no lo olvidemos, contar muertos, que son elementos tranquilos, inmóviles, poco propensos a esconderse, puede un gobierno  errar en el 30%, treinta mil muertos cada cien mil ? La respuesta es que no. Pero un gobierno que engañara a sus ciudadanos, en tiempo en los cuales hay muchas formas de obtener la verdad y separarla de la mentira, no merecería ninguna intención de voto. Pero las encuestas dicen que la mantiene. Por tanto, alguien miente. Buscar la verdad supone cierto esfuerzo, porque la verdad es única y la mentira infinita ( piensen en las respuestas ciertas y erróneas posibles a la pregunta 1+2= ? ). El buscar implica esfuerzo y cambiar de emisora, cadena o diario e intentar filtrar las noticias... no se puede ser fiel devoto de una sola emisora de radio o una sola cadena de TV cuando las cuestiones están bajo debate. Un ciudadano sin filtro mental es un ciudadano condenado a ser gobernado por el mentiroso mejor dotado para mentir, que no para gobernar. Y no se puede prestar el mismo crédito al experto que al profano, al médico que al curandero, a un medio de comunicación con códigos de conducta públicos y honorables que a otro que los desprecia. ¿ Se fiaría usted de alguien sin código de conducta, un tramposo, sin más norma que su propio provecho ?. Vea, escuche , analice y juzgue, quédese con lo mejor, elija la verdad ( al menos con la que usted mismo, honradamente, crea que es la verdad). La honradez, tan poco valorada hoy, exige vivir de acuerdo con la verdad en todas sus facetas. Y nosotros, cristianos y católicos , además, nunca olvidamos la frase del Evangelio , en  Juan 8:31-33  En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos que habían creído en él: Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. Por eso, cuando tengo que elegir entre opciones , suelo elegir aquella cuya descripción incluya códigos de conducta exigentes con la verdad, y las propuestas del mundo católico siempre deben, y suelen pregonarlo , respetar esos códigos. Luego  el humano cumplirá o no pero, incluso estadísticamente, será más probable que los respete y él más de fiar que quien no los tiene. Y al apoyar ese tipo de opciones, nuestra adhesión a la verdad se hará más segura y firme.

deneb

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 366
  • nuevo usuario
Re:Del dïa a día de cada día
« Respuesta #58 : septiembre 26, 2021, 04:15:58 am »
Querría haber pasado de puntillas sobre la noticia, pero no es justo que después de ser un seguidor fiel de las locuras del Etna, del Strómboli  y de  Don Goyo ( así llaman algunos en México a don Popocatepetl), pasara sin comentar la erupción de Cumbre Vieja en las Islas Canarias. Es un volcán modesto comparado con otros como el Popocatepetl  y sus más de cinco mil metros, pero mucho peor que éste por su posición, rodeado de casas, casitas, pueblos y pueblitos. Por ahora, en una semana, se ha llevado por delante más de cuatrocientos edificios, entre casitas de campo y viviendas, mayormente en pleno campo, muchas plantaciones plataneras y agrícolas en general, 16 Km. de carreteras y la vida ordinaria de varias poblaciones evacuadas... de hecho, parece que muchos habitantes están saliendo de la isla en busca, supongo, de ambientes menos agresivos. He sido testigo televisivo, en el mismo momento , de la rotura del cono y la aparición de nuevas bocas, que proporciono, hace un par de días, un espectáculo abrumador, con arrastre de enormes rocas en la colada de lava, una imagen tal vez digna de una del mismo infierno, y otras como la tremenda onda expansiva de la explosión de la tarde del viernes, que se visualizó como una enorme esfera gris creciente y  centrada en el cráter, expandiéndose a velocidades supersónicas, mostrando  la inmensa potencia de la naturaleza en acción. Ante estas escenas, se oyen plegarias, algún "si Dios quiere", deseos colectivos de preservar su iglesia, resistente ante la ola de lava amenazante y, por desgracia, también, la blasfema  imprecación del que ni siquiera, supongo, sabe que ha sido grabada para el mundo. Desde la relativa seguridad de nuestras casas, nosotros, los usuarios y visitantes del foro,  podemos hacer varias cosas, por ejemplo, : reflexionar, rezar y, ahora viene lo demás, si se nos pone a tiro alguna petición, dar unos  cuantos "escriba aquí el plural de la moneda de su país".