Autor Tema: Jesus hombre ( y Dios)  (Leído 1122 veces)

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 410
  • nuevo usuario
Jesus hombre ( y Dios)
« : abril 20, 2016, 12:51:31 pm »
Hay muchísima literatura sobre Jesús, tanta que no creo que sea posible leer una mínima parte en toda una vida. Pero alguien ,ayer por la tarde, rezando ( un tanto distraídamente) los misterios luminosos del Rosario, entró a considerar si el bautismo en el Jordán se celebraba en invierno o con mejor tiempo , y llegó, de un pensamiento a otro, a plantearse cómo sería el calendario anual de Jesús en los años de la predicación, en qué estación del año realizaba o realizó cada uno de los episodios, milagros, predicaciones, etc,  que relata el Evangelio. Y es que hay algunas circunstancias que, aún siendo aquel clima más bien benigno, condicionarían, sin duda, algunas tareas. La época del año del bautismo de Juan y su predicación en el Jordán, por ejemplo,  pudieron estar condicionados por el frío o el excesivo calor, por el caudal excesivo , tal vez, de la primavera, u otras condiciones climáticas. Para terminar, ¿ Qué hacía Jesús durante los inviernos, recorría Palestina predicando o se retiraba a Nazaret, con su madre, y atendía la casa y el taller de carpintería con José o ya sin él ? Ahí quedan cuestiones que nos darían una nueva imagen de Jesús, más humana y cercana, tal vez, si fuera posible. Su insistencia con la imagen del pastor y las ovejas revela una relación cercana con ese mundo y tal vez incluso con  las tareas de pastoreo que pudo realizar desde que era casi niño en la casa paterna.
Aunque su divinidad está presente, sin duda su humanidad prestaba también noticias, costumbres y ocasiones nuevas y muy cercanas para quienes le escuchábamos, solo hombres al fin y  al cabo. Por eso escribo hoy Jesús hombre en primer lugar ( y Dios) , al titular este tema.
Saludos

deneb

  • Full Member
  • ***
  • Mensajes: 224
  • nuevo usuario
Re:Jesus hombre ( y Dios)
« Respuesta #1 : abril 25, 2016, 11:55:49 am »
Pues creo que no, estimado Cefas, Jesús parece que no se retiraba a Nazaret durante el tiempo de su predicación, o por lo menos durante todo ese tiempo. El Evangelista Mateo, en Mateo 4,12 -17 nos dice que Jesús, " Habiendo oído que Juan había sido entregado, se retiró a Galilea. Y dejando a Nazaret, se fue a habitar a Cafarnaúm " .  Así que la imagen idílica del taller de Nazaret, con Jesús ayudando a José, y María cuidando de ambos, se termina por ese tiempo. Tal vez José muere y con ello cambia por completo el panorama vital de Jesús y su madre. De todos modos, Jesús sigue siendo conocido en la comarca como el hijo del carpintero, lo que indica que a lo largo de los años se había ganado una cierta fama como buen profesional aunque no llegara a ser el titular del taller familiar que, supongo, tuvo a José como referencia principal. José era el carpintero y Jesús el joven hijo del carpintero.
También se me ocurre que Nazaret, una vez iniciada la predicación y la fama de Jesús, dejara de ser un lugar donde María y El mismo fueran vistos con la misma familiaridad, sencillez y simpatía de siempre... y empezara a funcionar lo de que nadie es profeta en su tierra. Desde luego, parece que Jesús buscó un lugar más cosmopolita y abierto, y un ambiente de nuevos amigos y conocidos. Y lo digo por sus discípulos pescadores del lago, suegras incluídas, que fueron después casi su verdadera familia. Y es encantador ver cómo Jesús se incorpora, aunque claramente a tiempo parcial, a la actividad de sus discípulos, y pesca con ellos, y en sus barcas va y viene por las aguas del lago, incluso después de resucitado. Se ve que aquellos pescadores le parecían buena gente.. .Por eso me gusta pensar en ello cuando baño mis lombrices en las orillas del río y me sucede exactamente lo mismo que a ellos aquella noche que no habían pescado nada... Y claro que también  me encantaría encontrarme con El al amanecer o al atardecer...

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 343
  • nuevo usuario
Re:Jesus hombre ( y Dios)
« Respuesta #2 : enero 07, 2018, 10:30:15 am »
Ayer, día de la Epifanía, manifestación, del Señor, y como en casi todo el mundo hispánico, los llamados Reyes Magos, versión moderna de los magos de oriente llevando ofrendas a Jesús,  protagonizaron la fiesta de los más chicos de la familia. Esa hermosa tradición según la cual , en la noche del día cinco al seis de enero los reyes magos recorren nuestros pueblos y ciudades y dejan a los niños regalos y juguetes, ha vuelto a vivirse, y pocas escenas son más tiernas que la de los niños despertándose temprano para correr a ver si esa noche han pasado los reyes, han dejado sus juguetes en el lugar acostumbrado y los pajes y hasta los camellos han dejado pruebas de su presencia y su apetito en los obsequios comestibles que se les había puesto antes de ir a dormir... En mi caso, de niños, poníamos los  zapatos con nuestros nombre para no ser olvidados , y se les dejaba algo de comer, dulces, para los pajes, y cebada o paja para los camellos, y siempre había en la mañana alguna señal clara de su paso, si bien nunca conseguíamos descubrir el momento feliz en que se dejaban caer por nuestra casa.
En el mundo actual, todo esto se acompaña, al menos en España, de cabalgatas y desfiles la noche anterior, en las que no faltan las carrozas de cada uno de los tres, tres, Gaspar, Melchor y Baltasar seguidas de camiones llenos de cajas y envoltorios de los regalos que van a repartirse, y pajes y personajes varios, incluso bomberos con sus altas escalas, ayudantes en esa labor.
Ahora bien, si se pierden unos minutos en seguir estas celebraciones, que suelen organizar los ayuntamientos y concejos , a menudo se nota la escasa o nula cultura cristiana por parte de algunos comentaristas , cuando no de alcaldes y autoridades presentes. Nuestros magos cristianos no consta que fueran reyes, pues Mateo,2 solo los cita como "unos magos venidos de las regiones orientales ", pero aún aceptando esta deformación histórica, nuestros reyes magos seguían una estrella en busca del Rey de los Judíos, de Jesús, mientras que los comentarios festivos suelen referirse a magos , a la magia , la noche mágica, la estrella de los buenos deseos, trufada con , caso de Madrid, los inventos modernos, con una muñeco de Einstein rivalizando en tamaño con las carrozas reales... eso sí, sin referencia alguna, al menos que yo oyera, sobre el sentido cristiano de la fiesta. Según la alcaldesa madrileña, la estrella de los reyes magos era la suma de todas las estrellas de los deseos de los niños y madrileños, y hasta ahí llegaba la altura de miras del asunto, según entendí. Ignorancia o poca voluntad, vaya usted a saber. Y me extrañó y a la vez me gustó, la presencia de musulmanes siguiendo con respeto el desfile en mi ciudad. No debemos olvidar que, para el Islam, Jesús es un gran profeta y tanto él como su Madre, considerados figuran esenciales de la revelación de Dios, a través del Evangelio, libro que " contiene también la dirección y la advertencia para los que temen a Dios". ( Sura v, 50). En resumen, una fiesta casi universal en la que todos podemos participar y en la que hemos de procurar mantener su sentido original, evangélico . Que los magos de Mateo,2 nos bendigan .