Autor Tema: Que es el hombre?  (Leído 2140 veces)

Paco

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 4
  • nuevo usuario
Que es el hombre?
« : febrero 10, 2015, 08:56:23 pm »
.
« Última Modificación: febrero 13, 2015, 10:22:26 pm por Fegapa »

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 634
    • diosoazar.com
Re:Que es el hombre?
« Respuesta #1 : febrero 11, 2015, 12:18:06 am »
Hola Paco,

Bienvenido al foro ! Debido a que, c81021 creó en este foro el tema  "¿Somos algo más que materia?", cómo el título que escogiste "¿Qué es el hombre?" hace referencia a lo que somos cada uno de nosotros como seres humanos, lo hemos trasladado a este sitio (antes de que empiece a haber afluencia), por la afinidad que tiene con el tema de c81021 inicialmente mencionado.

Me tomé la libertad de borrar el letrero que pusiste en el primer mensaje; Decía únicamente: "Prueba 1" (H.L.Cavas), espero que no te importe. 

Que gusto que estés por aquí, esperamos tu presentación.

Un cordial saludo.
« Última Modificación: febrero 14, 2015, 07:09:31 pm por Fegapa »

Paco

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 4
  • nuevo usuario
Re:Que es el hombre?
« Respuesta #2 : febrero 19, 2015, 05:29:47 pm »
Lección de vida:                                                             

                                                                        ¿Qué es el Hombre?

¿Cómo empezar…?

Simplemente al escribir este título se me vienen tantos pensamientos que no sé por dónde empezar. Lo primero que se me ocurre es decir que llevo más de 15 años buscando y leyendo libros que hablen de ese tema (antropología filosófica), pero como decía uno de ellos, “el hombre es inefable para el hombre” es decir, por más que se lea y se estudie lo que es el hombre, jamás podremos saber en concreto todo lo que él es, pues para nosotros mismos el hombre es y seguirá siendo un misterio. Más curioso aún es, que cuando uno se pregunta ¿qué es el Hombre?, lo que en realidad estamos haciendo es, preguntarnos a nosotros mismos, ¿Qué soy yo?, porque yo mismo, soy la experiencia de eso que es el hombre.

Sin embargo, después de todos estos años de lectura y estudio esporádico (más a nivel de un jobbie, que de una profesión), puedo compartir contigo algo de lo que he aprendido, que por demás, creo que no solo te será interesante, sino que puede marcar tu vida, como lo ha hecho conmigo.

El mundo ha olvidado que es el hombre.

De lo más sorprendente que me he encontrado en esta búsqueda, es la gran ignorancia que existe hoy en día a cerca de este tema (así fue como yo mismo me inicié en este tema, tomando conciencia de mi propia ignorancia), sabemos de todo…, ciencia, política, economía, deportes, moda, chismes, mascotas, autos, etc., pero del hombre sabemos nada o casi nada. Hace unas semanas le preguntaba a un amigo Japonés que me explicara “que es el hombre” a lo cual me respondió (después de un largo silencio) “¿me puedes dar un ejemplo?”.
 
Con la mayoría de los Ingenieros de la fábrica en donde yo trabajo es lo mismo, pregunto y nadie me contesta con precisión. Para ayudarlos les digo, “bueno, dime ¿Cuál es la diferencia entre un hombre y un animal?” y fuera de: “la inteligencia”,  no logro sacarles otra mejor respuesta, sobre todo cuando les menciono que también los animales tienen inteligencia, al menos una inteligencia de tipo “practica”.
Es decir, la mayoría de la gente, hoy en día no sabe distinguir con precisión, cuales son las diferencias fundamentales entre un ser humano y un animal (libre albedrío, auto-reflexión, imaginación, lenguaje, cultura, misión, sentido de la vida, etc.), pero en realidad esto no es lo grave, porque se pensaría que todo es de falta de conocimiento general, pero lo que sucede es que esto tiene mucho más de fondo.

La verdad es que  – y esto lo aprendí en alguno de esos libros –  para saber qué es el hombre, las personas deberíamos saber primero, que es Dios, porque curiosamente, ambos conceptos van tomados de la mano. La prueba de ello la puedes comprobar fácilmente si le preguntas a una persona que sea no-creyente ¿Qué es el hombre? Y si comparas su respuesta con la de una persona que tiene fe (en particular la fe cristiana), comprobarás que sus respuestas nunca serán las mismas.

Por ejemplo, acabo de leer una entrevista que le hizo el director del diario italiano “Republica” al Papa Francisco, y en ella Eugenio Scalfari (no-creyente) expresa su idea de dios y del hombre de esta manera:

“El Ser es un tejido de energía. Energía caótica pero indestructible y en eterna caoticidad. De esa energía emergen las formas cuando la energía llega al punto de explotar. Las formas tienen sus leyes, sus campos magnéticos, sus elementos químicos, que se combinan casualmente, evolucionan, finalmente se apagan pero su energía no se destruye. El hombre es probablemente el único animal dotado de pensamiento, al menos en este planeta nuestro y sistema solar. He dicho que está animado por instintos y deseos, pero añado que contiene también dentro de sí una resonancia, un eco, una vocación de caos.”

El hombre es un ser creado por Dios a su imagen y semejanza.

Para cualquier cristiano, la respuesta más común es la que “el hombre es un ser creado por Dios a su imagen y semejanza”. Pero ¿cuál es la implicación de esta diferencia?, que bien podría ser tan solo cuestión de opiniones diferentes y que en última instancia, solo habría que acabar por aceptarlas. La verdad que aquí reside la esencia de esta lección de vida, me explico:

Si tú le das un violín Stradivarius a un indígena nativo del río Amazonas, es posible que termine por hacerlo leña para hacer fuego, en cambio si se lo das al primer violín de la Sinfónica de Moscú, es muy probable que lo que haga con este instrumento, sean “maravillas”, es decir, reproducir la música más bella que te puedas imaginar. Aunque mi ejemplo haya sido de lo más burdo, la siguiente pregunta sigue siendo válida para mí propósito: “¿en qué estriba la diferencia del uso que le dio uno y otro personaje de este ejemplo?” La respuesta aunque, más que obvia, es fundamental, el nativo no conoce la naturaleza para la que fue creado el violín y el concertista de Moscú, sí. Pero ¿a qué viene todo esto?

El que yo conozca o no el sentido de la naturaleza humana, es decir, lo que es el hombre, es crucial para la dirección que le dé a mi vida, y más aún, para que logre o no realizarme como ser humano, y aquí estamos tocando el tema de la felicidad, vocación de toda persona, venga de la cultura que venga, sea cual fuera la época de la historia en la que haya nacido.

En resumen, si yo no conozco lo que es el hombre, si yo no entiendo cuál es su naturaleza (para lo que fue creado), es muy poco probable que lleve mi vida por la dirección correcta y termine, por así decirlo, utilizándola “como leña para hacer fuego”. Confucio decía: “El que yerra la dirección, pierde todas las batallas”.

Si yo digo, que el hombre es “vocación de caos”, ¿qué cosa me inspira?, ¿hacia dónde me lleva esa idea de hombre?. Si yo digo, que soy un ser hecho a imagen y semejanza de Dios, ¿qué efecto podría producir en mi vida? 

Orígenes (Asceta y gran teólogo del año 185) decía:                                                             
 
“Está escrito:  Amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios; y poco después dice: Dios es amor. Aquí se nos enseña que, al mismo tiempo que Dios mismo es amor, el que es de Dios es amor. Esta verdad exige que en nosotros haya algo que nos haga semejantes a Él, de manera que, por este amor y caridad que está en Cristo Jesús, estemos unidos a Él por una especie de parentesco. Este amor de caridad nos hace valorar el hecho de que todo hombre es nuestro prójimo. Por esta razón el Salvador compuso la parábola del buen samaritano. En ella Jesús, censura al sacerdote y al levita que, viendo a un hombre medio muerto, pasaron de largo, pero ensalza al samaritano que practicó la misericordia con el herido. A través de la respuesta que dio el mismo que hizo la pregunta, confirma que el samaritano fue el prójimo del herido, y le dice: Ve y tú haz lo mismo. En efecto por naturaleza, todos somos prójimos los unos de los otros, pero, por las obras de caridad, el que puede hacer el bien se hace prójimo del que no puede."


Paco

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 4
  • nuevo usuario
Re:Que es el hombre?
« Respuesta #3 : febrero 19, 2015, 05:37:51 pm »
El Hombre es un ser para el otro.

Si yo entiendo que soy un ser creado por Dios, hecho a imagen y semejanza suya, y que lo que me asemeja a Él es el amor, y más aún, el amor de caridad, que consiste en hacerme prójimo del que está necesitado delante de mí, eso automáticamente me da la pauta para entender lo que es el hombre.

Hace muchos años, un sacerdote Jesuita, tío de mi esposa, me explicaba que el cristianismo, en sí, no es una religión, sino más bien una manera de entender la vida, y digo yo, de entender al hombre. Cristo en sí, es el modelo antropológico, de lo que deberíamos ser todos. Su mensaje de “amos los unos a los otros, como yo los he amado”, lejos de convertirse en un mandamiento más, es la clave antropológica de la realización humana.  Pocos santos nos dan testimonio de tan clara comprensión del mensaje evangélico, como lo hizo San Francisco. Analizando una de las más bellas oraciones que se han escrito, admirada y apreciada por propios y extraños, podemos entender cómo se pude hacer uno, prójimo del necesitado, que si lo entendemos bien, en realidad todos los seres humanos somos “necesitados” del otro. Repacemos la oración del pobre de Asís.

“Señor,
 haz de mí, un instrumento de tu paz.
Allí donde hay odio, ponga yo amor.                          
Allí donde hay discordia ponga yo la unión.                       
Allí donde hay error ponga yo la verdad.                      
Allí donde haya duda ponga yo la fe.                          
Allí donde haya desesperación, que ponga yo la esperanza.                 
Allí donde haya tinieblas, ponga yo la luz.                       
Allí donde haya tristeza, ponga yo la alegría.
Haz, Señor, que no me empeñe tanto en ser consolado, como en consolar;                   
en ser comprendido, como en comprender;                         
en ser amado, como en amar.                                 
Porque dando, se recibe,                            
olvidando, se encuentra,                                   
perdonando, se es perdonado                               
y muriendo a uno mismo,  se resucita a la vida eterna. Amén.” 


Sin proponérselo, aquí San Francisco nos demuestra cómo, haciéndonos “prójimo del otro”, es decir, dándole al otro, nos completamos a nosotros mismos, que paradójicamente, sin el “otro” jamás lo podríamos lograr.

El hombre se construye a sí mismo.

Si pudiésemos llegar a lo más profundo del ser humano, a lo más íntimo, allá en donde se encuentra su yo interior, nos encontraríamos con una serie de principios, valores y creencias que conforman a la persona. Ahí en ese lugar sagrado, se encuentra la esencia de la persona, lo que realmente ella es y la hace, única e irrepetible.

Esos principios, valores y creencias son los que en realidad definen y controlan nuestras actitudes. Decía una persona, en un libro de superación personal, “Si quieres cambiar el mundo que te rodea, cambia tu actitud”. Y es cierto, lo que para una persona puede ser un Domingo nublado, lluvioso, aburrido y sin gracia, para otro en la misma circunstancia, puede percibirlo como la oportunidad de su vida, una tarde para reflexionar, un día donde el cielo bendice al campo con el agua y limpia la atmosfera. Todo está en la actitud.

Nuestras actitudes controlan lo que pensamos y decimos, y estas a su vez, lo que hacemos y no hacemos. Pero he aquí, una clave antropológica, el hombre literalmente se construye (o se destruye) a sí mismo con lo que hace o deja de hacer. Como un efecto doble, con cada acción que tomamos, no solo afectamos el objeto al que va dirigido nuestra acción, si no también nos transformamos a nosotros mismos.

El hombre se define, o mejor dicho, define su destino, por medio de su carácter y personalidad, y esta última, curiosamente, la forjamos en cada acción que tomamos o dejamos de tomar. Esto es porque el ser humano, a diferencia de los demás seres, no solo es condicionado por el ambiente que lo rodea, sino que él mismo puede condicionarse o mejor dicho, forjarse a sí mismo creando hábitos y costumbres que se logran a través de la repetición de los actos. Así como el maratonista, en cada día de práctica construye su físico y forja su voluntad, para que el día de la prueba, logre resistir todo el dolor físico que le implica soportar los últimos 10 kilómetros de la carrera; así también, el que decide evadir sus responsabilidades laborales, académicas o familiares, yéndose al antro con sus “amigos” en un “Juevebes” social está asegurando el fracaso en su existencia.

Paco

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 4
  • nuevo usuario
Re:Que es el hombre?
« Respuesta #4 : febrero 19, 2015, 05:50:28 pm »
El Hombre es la creación perfecta de Dios nuestro Señor.

Pero aún queda algo más por compartir y prefiero expresarlo en palabras de San Ireneo de Lyon (Obispo mártir del año 200):

“El hombre es una mezcla de alma y carne, una carne formada para ser semejante a Dios y moldeada por sus dos manos, es decir, el Hijo y el Espíritu Santo. Dirigiéndose a ellos, dijo: Hagamos al hombre. Pero ¿Cómo podrás un día ser divinizado si todavía no eres hombre? ¿Cómo podrás ser perfecto si eres un ser apenas creado? ¿Cómo llegarás a ser inmortal si no has obedecido a tu Creador en una naturaleza mortal? Puesto que eres obra de Dios, espera pacientemente la mano de tu artista, que hace todas las cosas en su tiempo oportuno. Preséntale un corazón flexible y dócil y conserva la forma que te ha dado ese artista, guardando en ti el agua que viene de Él, sin la cual te endurecerás y rechazarás la huella de sus dedos.            
Si te dejas forjar por Él, alcanzarás la perfección porque a través de la acción de Dios tu barro quedará escondido; es su mano la que ha creado su sustancia. Pero si, endureciéndote, rechazas su acción sobre ti y te muestras descontento de que te haya hecho hombre, por tu ingratitud para con Dios habrás rechazado no solo su arte, sino la misma vida; porque crear es propio de la bondad de Dios y ser creado es propio de la naturaleza del hombre. Si te entregas a Él poniendo en Él tu confianza, recibirás el beneficio de su acción y serás la obra maestra de Dios.”


Resumiendo y concluyendo.

La sociedad global actual, en su gran mayoría, carece de una verdadera formación humana y ética, porque se ha privilegiado la formación científica y técnica a despecho de las dos primeras. Al hacer esto, el hombre está perdiendo cada vez más la idea de lo que es él mismo y no solo eso, sino al mismo tiempo se van creando las barreras culturales que le impiden el poder retomarse, provocando que el hombre postmoderno viva en una especie de neurosis colectiva (o vacío existencial) como nunca se había visto en su historia.

Arrojar al violín Stradivarius al fuego, equivale ahora a legalizar el uso de la drogas, legalizar el aborto, la eutanasia, promover la adopción de hijos por matrimonios entre homosexuales, la manipulación del genoma humano, la venta de embriones, a la desaparición del núcleo familiar, etc.

En una conferencia que asistí hace poco más de 10 años,  algunas personas afirmaban que el ser humano va en constante evolución y que todo esto que está sucediendo en la sociedad actual, es por así decirlo  perfectamente natural, que así como éramos y pensábamos hacer 10,000 años, ahora somos totalmente diferentes, de la misma manera como dentro de 10,000 años más (si los llegamos a ver como especie) tampoco seremos los mismos. A lo cual, el expositor Antropólogo y Sacerdote L.C. les contestó que cuando eso llegara a suceder, es decir, que cuando todo esto que ahora estamos empezando a ver, haya echado raíces, habremos dejado de llamarnos “seres humanos”, tal vez seremos el proyecto “XYZ-50” o la especie fulana de tal, pero la especie humana se habrá terminado.

Es cierto, que las circunstancias a lo largo del devenir de la historia humana,  no son las mismas que hace ya no digo hace 10,000 años, sino, 200 años, y porque no, que en los últimos 30 años. También es cierto que las culturas en todo el orbe, presentan comportamientos y costumbres diferentes, pero el hombre, en todas esas culturas y a lo largo de todos estos años, sigue manteniendo una misma naturaleza. ¿a qué me refiero con esto?

 El hombre, por naturaleza es un ser sociable e incompleto, sigue y seguirá necesitando del prójimo (del próximo) para completarse a sí mismo y salir adelante, en particular, el núcleo familiar (por más que haya variado en sus formas) en el fondo, ha sido y seguirá siendo, la incubadora o el “caldo de cultivo” natural, en donde los padres le dan al crio, los cuidados, el amor, los valores y el conocimiento que este necesita para salir a la vida.

Por eso la persona que comprende que es el hombre, tiene bien claro estas tres cosas:

     1. El hombre, creado por Dios a su imagen y semejanza, se asemeja a Dios en el amor y es en el amor mismo, haciéndose prójimo del   
         otro, en donde puede encontrar su realización, su felicidad.
     2. El hombre es un ser que tiene la capacidad de crearse o destruirse sí mismo y para eso debe contar con una formación humana y   
         ética que le den los principios, valores y conocimientos que le generen las actitudes correctas que le ayuden a crear los hábitos
         correctos (virtudes) que le permitan forjar un carácter y una personalidad que lo lleven a convertirse en un agente de transformación
         y crecimiento de sus semejantes.
     3. En el libro “¿Qué es el Hombre?” de Emerich Coreth, dice: “Así, el ser persona significa un ordenamiento esencial al ser del otro.
         Solo en el cumplimiento de esta relación – hacia el ser personal finito del otro hombre y, en definitiva hacia el ser-personal absoluto e
         infinito de Dios – logra el hombre su plena realización  y despliegue personal.” Si ya habíamos dicho que el “hombre es un ser para el
         otro”, lo que ahora también estamos afirmando es, que el “hombre es un ser para Dios”.


Creer que Dios existe, no es lo mismo que amarlo. Cuando verdaderamente se ama a Dios, lo que termina sucediendo es que te viene el deseo incontrolable de que tu voluntad sea su Voluntad, es decir, que solo quieres lo que Él quiera, y aquí cobra mayor sentido la frase de San Francisco “Señor, hazme instrumento de tu paz”, es decir instrumento de su amor, que ya no sea yo el que ame, sino que yo ame a las personas con su Amor, a través de su Amor. Y esto tiene una trascendencia increíble porque con eso no solo estamos diciendo, que ya no es mi amor altruista, ni mi amor filantrópico, con el que amo a mi prójimo, sino que ya no espero nada a cambio, del otro, ya no digo su agradecimiento, ni siquiera su reconocimiento, porque ahora lo que yo le doy, ni siquiera es mío, sino un regalo de Dios para él o como diría un persona que yo admiro:  “Amar, es sólo una acción de Dios en nosotros, no es un propósito, un esfuerzo personal…” , en otras palabras el amor humano se potencia con el Amor de Dios.

¿No es esto algo maravilloso?

Ahora dime, si todo el mundo pensáramos que el Hombre “es vocación de caos” ¿Cómo sería ese mundo?, o mejor aún, si todo el mundo pensara como San Francisco de Asís “Señor, hazme instrumento de tu paz”… ¿Cómo cambiaría el mundo?.


deneb

  • moderator
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 241
  • nuevo usuario
Re:Que es el hombre?
« Respuesta #5 : febrero 20, 2015, 04:45:05 pm »
Hola, Paco. Pasaba por aquí y me he detenido al leer el nombre de un nuevo usuario. Como no somos aun muchos, siempre es una alegría encontrar a algún otro pionero que comparte con uno ideas y reflexiones y, sobre todo, ganas de compartirlas.
He leído algo de tus posts pero, lo confieso, he sufrido una pequeña indigestión... porque mi mente no está acostumbrada a tanto alimento junto donde asimilar y analizar, discutir y juzgar, coincidir o discrepar... En cierto modo  me parezco más al pollito del nido que al buitre leonado. Mi ración digerible es como máximo de veinte o treinta líneas. Pero me alegro de que haya en este foro mentes capaces de escribir tanto y tan bien. Bienvenido, Paco.

deneb

  • moderator
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 241
  • nuevo usuario
Re:Que es el hombre?
« Respuesta #6 : mayo 02, 2015, 05:45:02 am »
Estimado Paco. Como ya te dije, ando más cerca de los bocadillos que de los banquetes. Y tus artículos lo son. Así que, con tu permiso, empiezo por el final. Me ha gustado mucho  tu visión global del hombre dedicado al amor. Cuando dices del Hombre que " es vocación de caos ", me viene a la mente que el hombre, en cuanto ser material y sujeto a las leyes físicas, lleva en sí mismo, en su cuerpo, esas mismas leyes, y por ellas sufre el desgaste progresivo, la vejez final y la muerte, igual que el resto de sus compañeros biológicos. En cierto modo, desligando nuestro ser de la parte espiritual, estamos sujetos al duro banco de las galeras materiales, donde la termodinámica impone sus leyes y nos desgasta hasta la muerte. Visto solo así, la visión del caos que citas no está lejos de lo que la materia y el mundo material nos reserva como trayectoria vital. Por eso, a veces los hombres sentimos desánimo y pesimismo. Y quienes no saben de Dios, desesperanza. Muchos.

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 634
    • diosoazar.com
Re:Que es el hombre?
« Respuesta #7 : febrero 13, 2020, 11:21:09 am »
En el tema "¿ La fe en Dios tiene un fundamento racional?" del Foro "Dios", incluí  en la R:171 un mensaje sobre  las posibles diferencias entre el hombre y el animal ( ¿ Diferencias entre el Espíritu y el alma ?)

Si te interesa el tema pincha el siguiente link y busca la Respuesta # 171

http://www.diosoazar.com/sm_foro/index.php?topic=150.165
« Última Modificación: febrero 13, 2020, 12:26:03 pm por Fegapa »