Autor Tema: La posicion de un católico ante el voto  (Leído 1981 veces)

deneb

  • Full Member
  • ***
  • Mensajes: 227
  • nuevo usuario
La posicion de un católico ante el voto
« : mayo 30, 2015, 03:40:53 am »
Cada vez que vamos a las urnas, y muchos de nosotros vivimos en países donde es lo habitual, nos planteamos, al menos los cristianos y católicos,  los mismos problemas desde hace años.
Vivimos en un mundo en el que se afianza, cada día más, una visión antropocéntrica y amoral en la que se prescinde, a menudo, de cualquier otra referencia que no sea la libertad humana y el hedonismo. En este sentido, proliferan las leyes permisivas que bordean o interfieren claramente hasta con la que podemos llamar la Ley Natural. Desde el punto de vista de un cristiano, cuestiones como llamar matrimonio legal a una pareja del mismo sexo y permitirles la adopción y todos los demás derechos civiles del matrimonio tradicional, no es una cuestión menor, sobre todo desde el punto de vista del menor. Y no hablemos del aborto legal y otros temas de mayor o menor importancia.
Para un cristiano que vive en una sociedad democrática, donde el voto esa menudo la única forma de intervenir en el ordenamiento jurídico y mantenerlo dentro de los límites admisibles por su fe, se plantea claramente una cuestión:
Las formaciones políticas, partidos, llevan un programa, más o menos detallado en el que manifiestan sus planteamientos y proyectos, de acuerdo con sus propias ideologías. En muchos de estos programas, quedan al margen, por omisión, muchos temas que para un católico pueden ser importantes . En otros casos, sin llegar a lo ideal, serían asumibles dentro de lo posible. Otros son claramente inaceptables.
Confesaré que, en uno de mis círculos de amigos, se ha comentado a menudo que ven difícil, como católicos, entrar en la militancia de la mayoría de ellos, por incompatibilidades en el planteamiento de algunos temas tan importantes como los que citado antes. Ahora bien, dejar de votar es contraproducente, pues equivale a dejar la decisión en manos de otros que van a legislar según otros criterios, y se plantean:
¿ Es lícito votar a una formación o candidato que asume planteamientos en grave desacuerdo con el pensamiento católico  y, si es lícito, hasta dónde ?
¿ O es más bien obligatorio, hacia la posición menos mala?
¿ Cual es la posición adecuada para cumplir la sentencia de Jesús: dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios ?
Un saludo

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 425
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #1 : junio 06, 2015, 03:03:03 am »
Hace unos días, tras las elecciones españolas, un diario comentaba que se calculaba en unos dos millones los votos perdidos por algún partido por la posible abstención o fuga de votos de católicos ante la postura de dicho partido frente a la ley del aborto en vigor.
Hay que reconocer que el tema del aborto es un asunto terrible que la sociedad va aceptando como inevitable, siendo, como es, un posible y verdadero genocidio, comparable, por el número de muertes, a cualquier otro de los más denostados de la historia.
En algún medio comenté una vez que tenía la esperanza de que, en un futuro más o menos próximo, algún avance de la medicina o la ciencia desvelara que el ser humano era tal y completo desde el momento de la concepción y que, por lo tanto, todos los abortos amparados por la ley debían ser considerados, de hecho, como muerte intencionada e injusta de un ser humano, y los autores de esa ley juzgados por el delito de genocidio... Las reacciones fueron más bien airadas y me dieron pie a pensar que hasta los mismos defensores del aborto no lo tenían muy claro...
Es cierto que en algunos foros de cierta altura intelectual y moral se expresan posturas contrarias o al menos muy reticentes al aborto, pero por desgracia, el nivel de formación ética y moral de mucha gente de a pie es tan bajo que ni se plantean conflictos morales ante temas como éste. EL ejemplo más significativo y reciente, hace pocos días,  que recuerdo es la respuesta de una persona en una encuesta en la calle en un medio televisivo afirmando, una vez más, esa tremenda frase que se ha hecho ya un hueco en el ideario colectivo español: Todas las opiniones son respetables.
 

Polaris

  • moderator
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 154
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #2 : junio 06, 2015, 09:25:44 pm »
Hola Cefas,

Estoy totalmente de acuerdo contigo, como católicos podemos, pero no debemos votar por ningún partido que acepte el aborto o alguna otra cuestión implícita o explícitamente contraria a lo que Cristo predica en el Evangelio.

Saludos
« Última Modificación: junio 06, 2015, 09:35:48 pm por Polaris »

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 348
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #3 : junio 07, 2015, 01:51:14 am »
Me resulta difícil admitir que países , como los nuestros, en los que el catolicismo es la religión dominante y la gran mayoría de los ciudadanos han sido bautizados y admiten profesar el catolicismo, la formación básica en su propia fe sea tan escasa. Conozco bastante de cerca las clases de religión que se imparten en colegios e institutos españoles , y entiendo que, mirada como clase, los alumnos terminen teniendo una relación extraña con su propia religión. También comprendo que la religión católica parezca o sea, al menos a primera vista , mucho más exigente que lo que al ser humano corriente le gustaría practicar, sobre todo en materias como justicia, perdón, sexualidad, y algunas más. Pero dicho esto, sigo sin entender cómo es posible que en este país católico, sean de aceptación corriente ideas como la de la  frase antes comentada, esa de : Todas las opiniones son respetables. Lo peor es que bastantes periodistas la utilizan a menudo en los medios, con lo cual, el relativismo moral tiene asegurado su predominio. Entre que las clases de religión son poco eficaces, que la formación religiosa posterior es casi nula y lo que expongo a continuación, el panorama se vuelve desolador. Y lo que expongo es que, en las ocasiones en las que el católico tibio o frío asiste a celebraciones litúrgicas, la homilía o el sermón suele dar por sentado que el asistente conoce perfectamente los entresijos de su fe y sabe sacar conclusiones prácticas de lo que se expone , craso error. Por eso, uno acaba oyendo homilías preciosas y citas valiosas que la mayoría no relacionan con nada, salvo tal vez con la brillantez del orador. Así tengo yo algún amigo que, en sus grupos de trabajo, que se creen  católicos, ha recibido y nos lo comenta, la penosa información de que la Virgen María no lo fue, como lo demuestra la existencia de "hermanos de Jesús " que señala algún evangelista... o un estudiante de un centro católico intensivo afirmando que el Espíritu Santo era "una paloma ", y  bastantes amigos y compañeros cuya fe en la resurrección es más bien simbólica y hacen a veces preguntas que indican una carencia brutal de fundamentos en su fe , etc ... ejemplos que demuestran unas carencias enormes de formación. Por eso , cuando y donde puedo, solicito, pìdo y suplico que en las homilías se dedique cinco minutos a explicar lo fundamental de nuestra fe, y  esos detalles actualizados  a los que no llegamos la mayoría, como la Santísima Trinidad y otros dogmas , los mandamientos de la Iglesia , la presencia de Cristo en la Eucaristía, los Mandamientos, la obligación de restituir, la doctrina católica sobre el matrimonio, la familia, la participación en la política, el aborto, las libertades humanas, los derechos, la ley natural, el derecho canónico , la infalibilidad del Papa, la obligación de cumplir, o no, las leyes civiles... vamos, que haría falta toda una vida para oir, a lo largo de todos sus domingos y fiestas, lo que deberíamos oir y saber  los adultos católicos acerca de  nuestra fe. Hoy es la fiesta del Corpus, y espero asistir a la Misa solemne previa a la procesión que recorrerá nuestras calles acompañando a Cristo vivo. Pues bien, el pasado jueves, en una televisión , el periodista comentaba la procesión de Toledo y decía que el centro de la procesión era la custodia de Arce ... sin una palabra siquiera a la presencia de Jesús aunque fuera referida a la fe de los asistentes ... como si fuera una celebración de chamanes de algún credo remoto.
Y con una buena formación e información, bien informados y fundamentados, todos sabríamos qué podemos, debemos o no debemos votar: lo mejor, lo bueno o el mal menor... o el voto en blanco, el nulo o la abstención. Que siendo el votar , como parece, una obligación importante, sería también bueno saber cómo cumplirla.


deneb

  • Full Member
  • ***
  • Mensajes: 227
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #4 : junio 12, 2015, 03:06:11 am »
Solo a título anecdótico, traigo aquí una idea que ayer se comentaba en un círculo de amigos sobre este tema del voto y sus circunstancias. Uno de los contertulios defendía que, así como dentro de la ciudadanía hay diferencias de todo tipo, físicas, culturales, ideológicas, etc y todas y cada una se valoran según las circunstancias, también en la vida política, y a la hora de votar, podrían tenerse en cuenta esas condiciones personales y ponderar el voto en función de ellas. Así, por ejemplo, la más simple, la edad, podría ser determinante. No es lo mismo el voto de quien empieza a participar de la vida pública que el que tiene larga experiencia en ella. Lo mismo que la edad, la cultura, medida en términos de formación recibida y acreditada en términos de capacidades profesionales, las responsabilidades familiares, las sociales, los antecedentes penales, y un largo o corto etcétera que podría actualizarse cuando procediera. Por ejemplo, una persona de 45 años, padre de familia, con tres hijos, especialista en mecánica de automóviles, titulado medio, dos veces concejal de su ayuntamiento de 2000 habitantes, sin antecedentes penales... tendría una voto de más valor que el de un joven de 18 años, reciente mayor de edad, soltero, sin estudios profesionales acreditados y sin experiencia alguna social o profesional, cuyo voto se valoraría al mínimo. De ese modo, la calidad del voto tendría en cuenta, al ponderarlas, las circunstancias de cada votante. Aunque, en definitiva, los resultados serían imprevisibles, es probable que al valorar positivamente ciertos perfiles, se favoreciera la tendencia a mantenerlos en la sociedad como paradigmas y modelos a seguir. Lo que no estaría nada mal en estos tiempos. Creo que es un programa de difícil aceptación por parte de la sociedad, pero, en el fondo, no deja de tener su buena dosis de razón, verdad ? 

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 348
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #5 : junio 24, 2015, 11:44:27 am »
Examinando la historia reciente del mundo, hay unos cuantos sucesos, etapas o ideologías que han condicionado nuestra vida y marcado la de otros muchos con carácter indeleble. Recordemos las dos Guerras mundiales, el Holocausto en la segunda, la expansión del comunismo y su caída en la URSS, los genocidios repetidos, las dictaduras sangrientas, etc.
Uno esperaría de las gentes de este siglo que, conociendo esos antecedentes, procurarían evitar repetir los errores que llevaron a la humanidad casi al completo a entrar en conflictos que se llevaron por delante a millones de seres humanos. Sería lo natural si existiera una memoria de especie que nos enseñara a no repetirlos. Pero, como dice el refrán hispano "El ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra", y aquí estamos dispuestos a hacerle el honor de ser cierto.
Afortunadamente para todos, en cierto modo hemos configurado una especie de memoria colectiva a escala mundial, mediante la creación de organismos multinacionales que aglutinan a casi todos los pueblos de la Tierra y que parecen capaces de guiarse y mantenernos en una línea razonable de convivencia. Ahora bien, a nivel individual, las personas apenas somos capaces de generar y utilizar esa memoria puramente colectiva , propiedad del grupo pero no del individuo, que debería mantenernos a salvo de estupideces pasadas. Un humano nacido a finales del siglo XX ya no ha vivido ninguno de esos momentos críticos , y sin la ayuda de un buen sistema educativo y sin el apoyo de medios tecnológicos adecuados, crecerá en un mundo feliz, reviviendo momentos y circunstancias similares, tal vez , a los felices años veinte ( del pasado siglo), y sin el apoyo de la Historia, ante problemas semejantes repetirá las mismas soluciones equivocadas que nos llevaron a los mismos terribles e inútiles conflictos.
Lo entrevemos ya, en parte de la presente joven generación, repitiendo eslóganes arcaicos, proponiendo soluciones económicas y sociales utópicas y leyes y derechos incompatibles con la realidad incluso biológica de nuestra especie ...
En algún momento me he atrevido a afirmar que el sistema educativo es, en realidad, el aparato reproductor de cada sociedad que, mediante él, transmite a las nuevas generaciones su experiencia, su memoria colectiva y sus creencias y valores. Si el sistema educativo es ineficaz o defectuoso, las nuevas generaciones perderán, entre otras cualidades y saberes, la memoria colectiva que puede vacunarlas contra errores peligrosos del pasado.
Me temo, a la vista de lo que vemos y vivimos, que en algunos países es lo que está ocurriendo.
Si la educación olvida o tergiversa la historia,  prescinde de Dios como referencia absoluta y de los valores morales como norma objetiva de conducta , y se limita a unos tibios conceptos como respeto, tolerancia y solidaridad, más o menos aceptables según quien los interprete, el joven se enfrenta a la vida con un bagaje tan escaso que apenas tendrá capacidad crítica para defenderse de los líderes que prescinden interesadamente de su historia. Y así estos días me parece empezar a oir en este país, Spain,  antiguos gritos de odio aun no extinguido, opiniones aberrantes sobre el derecho a la vida y la libertad , ecos de quemas de iglesias que creíamos olvidadas, odios e incompatibilidades radicales que ya creíamos imposibles y gentes aupadas a sillones de mando cuya principal virtud parece ser no saber nada de lo que ocurrió a todos cuando aquellas viejas y tóxicas ideas acabaron gobernándonos. Desmemoria colectiva. Y como dice la voz común, el pueblo que olvida su historia, está castigado a repetirla. Esperemos que esta vez no sea cierto.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 425
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #6 : octubre 07, 2015, 12:57:41 pm »
Pasan los días, las semanas, los meses y, de pronto, el tema vuelve a ser de plena actualidad. España se prepara a para las elecciones generales de Diciembre y los ciudadanos, y los católicos, si cabe, más aún, volvemos a plantearnos la cuestión: A quién debo votar.
Y la pregunta tiene todavía más dificultad si en el panorama político, en la oferta de los partidos, no hay ninguno que coincida plenamente con nuestras expectativas. Es más, presenciamos cómo crece en nuestro entorno la oferta de partidos nuevos cuyo eje vertebrador está hecho de ideas contrarias a las que el católico puede o debe prestar su apoyo. Y uno se plantea si dar el voto al que permite el aborto o al que además promociona una sociedad en la que el concepto de matrimonio y familia se desdibuja de tal modo que resultan irreconocibles, si dar el voto es siquiera moralmente aceptable. Por desgracia, el relativismo moral, el hedonismo, la falta de criterios morales es tan patente, que apenas queda un resquicio al que acudir. Y si se acude a él, y se da el voto al partido que defienda un programa aceptable, se tiene la certeza casi absoluta de que va a ser un voto puramente testimonial, sin resultado político alguno. Ya ha pasado. ¿ Que cómo hemos llegado a esto ? Entre otras razones porque el sistema educativo, eso ( ESO se llamaba la ley educativa de los últimos tiempos) que debe servir para crear ciudadanos bien formados, conscientes de su responsabilidad y sus derechos, sus obligaciones y sus posibilidades, ha estado permitiendo que casi el 30% de ellos fracasen, no hayan alcanzado los mínimos exigibles y abandonado el sistema educativo. Esos ciudadanos carecerán, probablemente, de los conocimientos y la capacidad crítica necesaria para entender gran parte de las propuestas económicas y técnicas de los programas , para filtrar los mensajes y resistir los embites de los medios más o menos interesados en alumbrar la verdad  y solo la verdad. En buena lógica, hoy serán ya el 30% de los votantes , votantes en un mundo que requiere , para ser coherente y eficaz, un nivel de conocimientos y formación  apropiados al nivel de este siglo. Adonde irán sus votos, es un enigma que me gustaría resolver, aunque me temo lo peor.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 425
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #7 : diciembre 21, 2015, 11:19:14 am »
Pasó el día 20D, llegó el 21D y, en mi opinión, las peores perspectivas se confirman. La sociedad española actual, en sus grandes números, ha dado una muestra clara de su actual descomposición.
A falta de una formación científica y cívico social bien fundamentada ( con su casi 30% de fracaso escolar juvenil ), y con gran déficit de valores éticos y morales, valorando más la suerte que el esfuerzo, la apariencia que la realidad, sin referencias morales y religiosas en los partidos más allá de la recurrente condena de la corrupción... la escena se presenta oscura y confusa, sin claras mayorías, profusa dispersión y emergencia de ideologías que hacen buenas a las que fueron  mediocres. Un mosaico donde las piezas no encajan y la figura resultante es más bien una quimera. Ayer por la tarde, después de la votación, un amigo me confesaba que había votado en blanco, porque no podía ser cómplice de un partido que permitía el aborto, y no sabía que alguno de los presentes lo condenara... y el que lo condenaba ni siquiera se presentaba en su demarcación.  España ha tenido durante los últimos cuatro años un gobierno con mayoría absoluta que ha podido modificar esas leyes a su gusto y dar al país una legislación más acorde con su tradición cristiana y civilizada. Muy poco ha hecho, y será difícil que se presente otra oportunidad igual. Supongo que el voto católico, si existe tal cosa, se ha esfumado en la nada en buena parte, por falta de ofertas adecuadas. Los que aún sabéis hacerlo , rezad por España.

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 348
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #8 : mayo 30, 2016, 11:41:44 am »
De nuevo frente a las urnas, en España,  los católicos seguimos planteándonos el sentido de nuestro voto. Ya nos dijo el Señor que diéramos al César lo que es del César, pero cuando el César propone proyectos contrarios al suyo, no vamos a darle al César apoyo al mal que solicita , que es lo que el César espera, a menos que cambiemos de perspectiva y veamos que al César al que hemos de darle lo suyo es un César que nos proponga proyectos compatibles con los del Señor. En estos comicios, solo veo un proyecto aceptable, al menos en lo esencial, defendiendo, sobre todo y ante todo, el derecho a la vida, y una sociedad libre de aberraciones y quimeras... Es un grupo al que faltaron un puñado de miles de votos para alcanzar representación parlamentaria en anteriores votaciones, creo que porque el católico de a pie no lo conoce. Su voz, Vox en latín, no llega a todos como llegan las voces de los que proclaman aberraciones y quimeras o simplemente son permisivos con lo que da votos, sin más apreciaciones. No me toca a mí recomendar el voto pues nadie me ha dado autoridad para ellos, salvo, tal vez, mi condición de cristiano, pero sería necesario que nuestra voz, en latín Vox, se hiciera oir fuerte y poderosa, en este galimatías de confusión que vivimos.
Saludos

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 425
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #9 : septiembre 19, 2017, 01:45:32 pm »
Periódicamente, como ocurre con el uso habitual de las urnas, el tema vuelve a la palestra, esta vez en forma de una proposición de ly de un partido político español, al parecer especializado en proponer todas las aberraciones posibles para transformar nuestra especie en otra en la cual los individuos, en vez de ser lo que específicamente son, sean lo que ellos quieran, como si el querer fuera poder y el poder surgiera de las leyes que ellos mismos se dan . Ahora proponen que los niños ( ellos desean que se escriba niños y niñas por ahora) , desde los doce años, puedan cambiar de sexo si lo desean, sin el consentimiento paterno ( y materno, según sus maneras). La propuesta parece un complemento más a la ley que por estos lares se abrevia como LGTB , dedicada a facilitar a los humanos( y humanas) de este país todas las variaciones, aunque sean aberrantes, en materia de uso y abuso del sexo y las relaciones asociadas a él,  y esta ampliación propone obligar al sistema educativo español a enseñar esta ideología en las escuelas desde temprana edad... Se supone que hoy, martes, se ha discutido en el Congreso, supongo y deseo que sin éxito, pero su simple existencia expresa claramente cuál es el nivel de bajeza moral  que anida en muchos conciudadanos. Y deben ser muchos, porque han votado y elegido a una nutrida representación parlamentaria, capaz de obligar al resto a discutir leyes que echan por tierra el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos, el derecho de sus hijos a ser educados con criterios éticos y estéticos razonables y sensatos y a todos los demás el derecho a no tener que aguantar tales propuestas. Ya dijo cierto expresidente, cuyas geniales ocurrencias tuvimos que soportar, que la moralidad procedía del Parlamento ... y parece que algunos de sus seguidores le creyeron.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 425
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #10 : junio 01, 2018, 04:07:42 am »
Los  partidos políticos actuales de muchos, en buena parte, apoyan o permiten leyes como la del aborto u otras clara o peligrosamente inmorales según nuestra religiosidad. Y me pregunto ¿ se confiesan los políticos católicos que las legislan o las permiten ?, ¿ comulgan los que las apoyan o promueven? … Solo son cuestiones o preguntas que seguramente no tendrán ni piden respuestas personales , pero que debieran servirnos de aldabonazo a la hora de plantearnos nuestra, la mía, responsabilidad en los asuntos públicos, por pequeña que parezca . Al fin y al cabo, si de cada voto depende , digamos, tan solo el 0.0001% del éxito de una ley que provoca la muerte prematura de muchos futuros niños...  eso, en términos matemáticos, supone la diferencia entre vivir o no de uno de cada millón de embarazos abortables. Y ese uno tendrá nombre y apellidos y vivirá para contarlo. Por mi voto. O el suyo.

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 348
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #11 : febrero 03, 2019, 10:57:55 am »
Se ha publicado últimamente la noticia de que un sacerdote irlandés ha negado la comunión a un político o diputado, que parece apoyó la ley por la cual se legaliza el aborto en Irlanda. La medida ha suscitado cierta controversia en los ambientes cristianos más o menos tradicionales y en ciertos foros especializados se asiste a diatribas al respecto. Puesto que en este foro y tema tratamos acerca de la orientación ética y moral del voto, insisto que parece claro que votar como ciudadano  o como diputado implica cierto grado, menor o mayor,  de cooperación, intervención y responsabilidad en las decisiones que ese voto facilita una vez emitido. Así. está claro que el voto de un diputado, al facilitar directamente  las leyes abortistas, se hace partícipe de la responsabilidad moral que la muerte de todos esos niños produzca, y eso mismo debe llevarnos a los católicos a considerar y analizar el sentido de nuestro voto para no tener parte en este genocidio larvado, protegido por las leyes humanas, que está produciendo la muerte de cientos de miles e incluso  millones de nonatos y precisamente en las naciones de cultura cristiana. Y en esa misma línea, nuestro sacerdote irlandés parece haber ejercitado su autoridad para librar su conciencia de, suponemos, la  responsabilidad de participar, por acción u omisión, en tan grave asunto.

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 425
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #12 : marzo 24, 2019, 03:50:46 am »
Estos días vive España, por mor de su ley electoral enrevesada y pretendidamente justa, una  de esas situaciones kafkianas en las que, hagas lo que hagas, tropiezas. Y es que, aún teniendo mayoría de votos, si están dispersos en varias formaciones, quedas reducido a minoría, por el afán de la ley de reforzar la gobernabilidad ayudando a los más votados. Y aquí empieza el conflicto moral del votante , que ha de elegir entre el voto útil y el voto moralmente aceptable, el voto al partido abortista menos irreligioso y el voto al partido más religioso y antiabortista, pero con menos expectativas de voto. Una elección a tres bandas en la que es imposible, a primera vista, elegir a la vez con ética, equidad, sensatez y eficacia. Como ocurre en Física con el principio de incertidumbre, lo que ganas en ética lo pierdes en eficacia, y si buscas la eficacia, debes renunciar a la ética... si votas al más ético, servirá de poco porque son pocos, si votas al eficaz, de más votos posibles, estarás votando por una ley de aborto inasumible... Un problema de conciencia serio, que tal vez no se esté tratando con la debida diligencia y que probablemente afecta a varios  millones de católicos votantes. Que alguna autoridad eclesiástica tome nota, si llega a leerlo y puede ayudar a resolverlo.

deneb

  • Full Member
  • ***
  • Mensajes: 227
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #13 : abril 03, 2019, 10:00:32 am »
Pasan los años, se suceden las convocatorias electorales, y una y otra vez se repiten las situaciones y se perpetúa los problemas no resueltos. Las sociedades modernas  evolucionan radicalmente al sumar los efectos de millones de avances en todos los campos de las ciencias , tanto físicas como humanas, incluidas las omnipresentes tecnologías, mientras los individuos responsables, limitados por su biología,  lo hacen más lentamente. Se puede originar así un desfase entre, por una lado, las exigencias que plantea la sociedad para ser gobernada de acuerdo a las nuevas circunstancias y , por otro, las capacidades del potencial gobernador, incapaz de alcanzar tanta competencia necesaria. De este modo nos encaminamos a una situación de incompetencia radical en la que el conductor del vehículo social , extremadamente complejo y tecnificado , ya no pueda ser un simple humano. Suena a ficción, pero también a posibilidad. Ahora mismo, ya es difícil alcanzar la madurez profesional en cualquier ámbito de responsabilidad , sin emplear para ello al menos una treintena de años repletos de estudios y experiencias obligadas. Si las ciencias y saberes continúan progresando a este ritmo, puede ser necesaria media vida para alcanzar la madurez  exigible a un ciudadano capaz de seguir impulsando el progreso de la sociedad humana tal como hoy la concebimos. Solo unos pocos podrán alcanzarlo... Si Dios no lo remedia, encontrar un líder adecuado se irá haciendo más y más difícil, y las sombras del mundo feliz de Aldous Huxley pueden amenazanos desde la penumbra de las próximas décadas.





petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 348
  • nuevo usuario
Re:La posicion de un católico ante el voto
« Respuesta #14 : abril 09, 2019, 10:31:57 am »
A diecinueve días de las urnas en España, el país hierve de encuestas, pronósticos, proclamas y protagonismos varios. Una cadena televisiva proclamaba hace un par de horas que la Iglesia ( siempre es la católica si falta otra referencia) sigue perdiendo adeptos, que solo dos de cada diez parejas se casan por la Iglesia y que en estos momento solo hay un 26% de fieles practicante.  Hasta aquí nada que no fuera conocido. Lo que no comentan es que ese 26%, referido a un total de cuarenta y cinco millones de habitantes, representa una masa humana de más de once millones y medio de personas. Una masa cuyos componentes a menudo no encuentran, a la hora de votar, un programa que presente suficientes garantías de respeto a la vida y rechazo del aborto, respeto por los valores humanos cristianos , y que aglutine un voto que, hoy por hoy, se dirige probablemente hacia la abstención o hacia la división inútil o contraproducente. Para nuestra desgracia, mientras las sociedades humanas prescindan de la referencia a Dios, parecen abocadas a respetar las puras leyes físicas, esas que predicen que para crear una unidad de orden deberá producirse más de una unidad de desorden. Y solo esa pequeña porción de humanidad que conserva el respeto y la obediencia a la ley de Dios, sirviendo como levadura y germen de vitalidad, será capaz de renovar la sociedad moderna que se autoproclama progresista y solidaria, sin ser otra cosa que exactamente lo contrario.