Autor Tema: Profesión de Fe ¿ Por qué soy Cristiano ?  (Leído 19 veces)

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 682
    • diosoazar.com
Profesión de Fe ¿ Por qué soy Cristiano ?
« : junio 05, 2021, 02:20:11 pm »
Soy Cristiano porque Cristo (Dios), a quien considero el centro de mi existencia, le da un sentido, una razón de ser, un amor infinito, un equilibrio y una paz  muy especial a mi vida. Su Palabra, que surge como un manantial de amor al hombre (su criatura), es la única que llena plenamente mi esperanza y me hace ver que vale la pena vivir y que lo que estamos haciendo aquí es UNA SOLA COSA, muy difícil por cierto, pero fundamental para que el hombre de nuestro siglo no termine con la especie humana y con la vida, al romper el equilibrio ecológico o al desatar la guerra entre países que lleguen a poseer armas de destrucción masiva. Y esa “cosa” es terminar con el egoísmo, el odio y la prepotencia, aprendiendo a amar a nuestro Creador (Dios), sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.
Esto es lo que Cristo (Dios, que es Amor) nos vino a pedir para podernos aceptar en su Paraíso y por lo cuál dio su vida terrenal, para salvarnos,  dejándonos su palabra y su ejemplo de humildad y cariño, pero muchos no le hemos hecho caso.

“El hombre ateo,  en su arrogancia,  quiere jugar a ser Dios, pero no lo hace bien y el puesto ya está ocupado”.  Como alguien que ahora no recuerdo, dijo una vez.
« Última Modificación: junio 05, 2021, 02:30:42 pm por Fegapa »

cefas

  • moderator
  • Hero Member
  • *
  • Mensajes: 570
  • nuevo usuario
Re:Profesión de Fe ¿ Por qué soy Cristiano ?
« Respuesta #1 : junio 16, 2021, 12:24:39 pm »
Nací sin enterarme de ello, y a los pocos días, meses, se me agregó al Pueblo de Dios por el Bautismo. Todo gratuitamente, sin saberlo, sin esperarlo, sin merecerlo. Solo me queda agradecerlo y, en la medida de lo posible, y con la gracia del que me llamó. corresponder con mi amor y mi conducta.  Así que soy cristiano por elección, sin merecimientos propios previos. Cristo me rescató. Solo me queda agradecerlo con una vida digna de un cristiano, compartiendo con mis hermanos la dicha de poder llamar a Dios,  Padre.