Autor Tema: Cristo crucificado  (Leído 1209 veces)

deneb

  • moderator
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 247
  • nuevo usuario
Cristo crucificado
« : septiembre 30, 2015, 02:03:21 pm »
Si hay algún símbolo o imagen religiosa universal, seguramente la cruz cristiana ganaría la palma.
Quien más quien menos, vivimos en entornos donde la cruz está presente desde lo alto de los campanarios hasta los colgantes y las pulseras, las estampas, las esquelas en los diarios, sobre los escritorios, en la cabecera de las camas... en una presencia universal.
Sin embargo, cuando uno quiere pintar, aficiones de uno, a Cristo crucificado, empiezan las dudas...
clavado en las palmas de las manos o en las muñecas, en los pies, sí, pero en qué parte del pie, con los pies apoyados en algún apoyo o simplemente sobre el madero vertical. Hay tantas crucifixiones como pintores, y cada uno pone un poquito de imaginación por su parte.
Ayer mismo, en uno de esos frecuentes programas documentales más o menos documentados, un profesor de una universidad inglesa, creo que Birmingham, examinaba concienzudamente las posibles disposiciones de tan terrible instrumento de muerte. Al parecer, los romanos eran expertos en el tema, al que tenían gran afición a la hora de castigar con la pena de muerte. Y acudiendo a ellos, el autor defendía dos detalles interesantes, que cito sin más, pues no poseo ninguna autoridad para añadir o quitar fuerza a sus argumentos. Uno, que un crucificado clavado por las manos con las palmas delante, se asfixiaría en pocos minutos, a menos que estuviera sujeto al brazo de la cruz con soga o cuerda, que era lo que el autor proponía como más probable. A esto, otro experto aportaba unos restos en los que se observaba un hueso de la mano de un crucificado, clavado por el dorso... lo que suponía que el reo se apoyaba en el palo transversal , pasando la mano a la parte trasera, lo que añadía soporte al peso del cuerpo, que así no precisaba otra sujeción. El otro, referente a los pies, aportaba otro resto humano en el que el pie estaba clavado, pero en el talón, y lateralmente. Si ambos supuestos fueran ciertos, la figura de Cristo crucificado no sería la habitual. Ciertamente, lo esencial es el mismo Cristo, esté clavado de una u otra forma, y los detalles no aportan o modifican nada sustancial  para un cristiano... pero siempre resulta interesante oír a algún experto debatir esos detalles aparentemente insignificantes pero que no hacen sino añadir realismo y dramatismo a la escena del Calvario. Si llego a pintarlo, tal vez me atreva a representarlo con esos dos detalles añadidos. No creo que el cuadro sea visto por mucha gente pero si alguna vez alguien llega a ver un crucifijo así, podrá saber, si esto leyó, de donde procede la idea para una nueva imagen, si realmente es nueva...
Saludos

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 461
  • nuevo usuario
Re:Cristo crucificado
« Respuesta #1 : enero 11, 2016, 01:37:57 pm »
Cuando termines el cuadro, pones un link para verlo... no todo van a ser palabras, palabras... alguna imagen suele ser conveniente para enriquecer los textos.
Saludos

deneb

  • moderator
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 247
  • nuevo usuario
Re:Cristo crucificado
« Respuesta #2 : marzo 08, 2020, 06:08:56 am »
Visitaba el otro día la casa de un buen amigo y observé que, en una de sus estancias, lucía un pequeño crucifijo, de metal brillante, y a sus pies había colocado un pequeño ramillete de , apenas tres o cuatro, hojas frescas de algo que me pareció menta o hierbabuena. Sorprendido por el agradable olor que percibía, se lo comenté a mi amigo... que me explicó que era un obsequio que hacía al Señor de entre las plantas de su jardín, y que fueran plantas fragantes era una especie de ofrenda al que, estando en la cruz, el aroma le ayudaría a soportar lo insoportable. Tal vez, dijo mi amigo, el Señor notó , en algún momento de las horas que pendió vivo de la cruz, un poco del aroma compasivo de las plantas y flores  que aquel mes de primavera palestino colonizaban los alrededores del calvario. Y le gustaba pensar que algunas moléculas de ese olor le llegaran, fugadas en el tiempo,  de esas hojas que él le iba colocando día a día con amor y compasión …
Me gustó la idea y, lo confieso, la estoy copiando.