Autor Tema: Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?  (Leído 4812 veces)

Jaume

  • moderator
  • Jr. Member
  • *
  • Mensajes: 63
  • Moderador
Re:Fe y Razón ¿Es nuestra fe contraria a la razón?
« Respuesta #15 : junio 03, 2015, 08:53:13 am »
Hola a todos, la Paz sea con vosotros.
Hablemos de la razón y Dios.
Si nos fijamos en el juicio contra Cristo , Jesús mismo dice: " Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad Jn 18,37. Y Pilatos le responde: " y que es la verdad?.

 
Pregunto : ¿Se puede llegar a la verdad sin razón?: o el ser humano tiene que usar la razón para encontrar la verdad.
Jesús constantemente  en los evangelios nos dice. " no han entendido las escrituras"., Mc, 12,24 Pregunto: ¿se pueden entender las escrituras sin la razón?. obviamente NO.

Jesús habla del matrimonio, Mt, 19,3-9, pero la peri copa de este evangelio es la razón: el evangelio se cimienta en que  Dios a través de Moisés permitió el divorcio y ahora Jesús lo prohíbe. La respuesta a esta aparente contradicción es la razón. El ser humano en esa época no estaba preparado racionalmente para comprender el matrimonio y Jesús nos dice " Moisés lo permitió por la dureza de su corazón" que quiere decir , por la dureza de su mente.)
Por otra parte, Jesús manda al Espíritu Santo al mundo con una finalidad... " para que nos lo enseñe todo y nos haga recordar lo que el nos dijo". Jn. 14.26 ¿Pregunto se puede aprender algo sin la razón?
Obviamente menospreciar la razón, es menospreciar al que nos lo enseña todo, menospreciar al Espíritu Santo, y por consiguiente menospreciar a Dios.
Pero el Espíritu Santo se revela a los pequeños y sencillos , no a lo sabios ni a los entendidos. Lc.10,21., esto tiene obviamente como dice  en su encíclica León XIII su contrapartida con el pecado original, querer ser como Dios, pero sin Dios, en la pequeñez y sencillez del hombre que se abre con su  fe y con su Razón a Dios, es donde actúa el espíritu Santo .encíclica Espíritu Santo " Divinum illud munus.
El Espíritu Santo es «la redención en el corazón y la conciencia del hombre" Encíclica del Papa Juan Pablo II Dominum et Vivificantem. Pregunto ¿puede haber conciencia sin Razón?
Catecismo nº 155 En la fe, la inteligencia y la voluntad humanas cooperan con la gracia divina: «Creer es un acto del entendimiento que asiente a la verdad divina por imperio de la voluntad movida por Dios mediante la gracia» (Santo Tomás de Aquino, S.Th., 2-2, q. 2 a. 9; cf. Concilio Vaticano I: DS 3010).
Y la Máxima de Pablo VI: " Por la Fe razono y por la Razón tengo Fe "
Afmo en Cristo.
Jaume
« Última Modificación: junio 08, 2015, 11:45:47 am por Jaume »

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 664
    • diosoazar.com
Re:Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?
« Respuesta #16 : junio 03, 2015, 02:19:44 pm »
Hola Jaume,

Muy interesante tu post, creo que ilustra muy bien el punto sobre "fe y razón" que estamos debatiendo aquí.

Un abrazo
« Última Modificación: agosto 10, 2015, 07:01:43 pm por Fegapa »

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 664
    • diosoazar.com
Re:Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?
« Respuesta #17 : noviembre 18, 2017, 09:46:17 am »
Para complementar lo que se ha visto en este hilo: "Análisis sobre la racionalidad de la fe cristiana"  sobre el tema   
"Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?", deseo incluir aquí unos textos de Joseph Ratzinger (Benedicto XVI) que de forma clara y penetrante responden a la pregunta antes formulada en el título del tema.

Dice el Papa Benedicto :

< “La unión de racionalismo y fe que se produjo en el desarrollo de la misión cristiana y en la construcción de la teología cristiana introdujo también cambios decisivos en la imagen filosófica de Dios, entre los que cabe destacar dos en particular. El primero consiste en que el Dios en el que creen los cristianos y al que veneran es, a diferencia de los dioses míticos y políticos, verdaderamente natura Deus; en esto coincide con el racionalismo filosófico. Pero a la vez también resulta válido otro aspecto: non tamen omnis natura est Deus, «no todo lo que es naturaleza es Dios». Dios es Dios por su naturaleza, pero la naturaleza como tal no es Dios. Existe una separación entre la naturaleza universal y el ser que la fundamenta, que le da origen. Entonces se separan claramente física y metafísica. Solo se venera al Dios verdadero, al que podemos reconocer en la naturaleza a través del pensamiento. Pero Él es más que naturaleza. La precede, y ella es su creación. Esta separación entre Dios y naturaleza lleva consigo otro aspecto aún más decisivo: al Dios que era naturaleza, alma del mundo o como quiera que fuera su nombre, no se le podía rezar, no era un «Dios religioso», como habíamos visto. Pero entonces, según establece la fe del Antiguo Testamento y, sobre todo, del Nuevo Testamento, este Dios que precede a la naturaleza se volvió hacia los hombres. Precisamente porque no es mera naturaleza no es un dios que guarda silencio. Entró en la historia, se dirigió al encuentro del hombre, y de este modo puede el hombre encontrarse con él. El hombre puede unirse a Dios porque Dios se ha unido al hombre. Las dos dimensiones de la religión que siempre han estado separadas, la naturaleza siempre dominante y la necesidad de salvación del hombre que sufre y lucha, aparecen íntimamente unidas. El racionaiismo puede convertirse en religión porque el mismo Dios del racionaiismo ha entrado en la religión. El elemento que realmente exige fe, la palabra histórica de Dios, es la condición previa para que la religión pueda volverse por fin hacia el Dios filosófico, que ya no es un mero Dios filosófico y que no rechaza el conocimiento filosófico, sino que lo asume. Y aquí se pone de manifiesto un hecho sorprendente: los dos principios fundamentales, en apariencia contrarios, se condicionan mutuamente y van unidos; juntos conforman la apología del cristianismo como religio vera. El triunfo del cristianismo sobre las religiones paganas fue posible no solo por la reivindicación de su racionalidad. Un segundo motivo tuvo igual importancia. Consiste, en líneas generales, en el rigor moral del cristianismo, que Pablo ya había relacionado con la racionalidad de la fe cristiana: lo que la ley supone realmente “…>
< “Simplificando, podríamos decir que el cristianismo convenció por la unión de la fe con la razón y por la orientación de la actuación hacia la caritas, a la ayuda con amor a los que sufren, a los pobres y a los débiles, por encima de todo límite de condición. La fuerza que llevó al cristianismo a convertirse en religión universal radicaba en su síntesis de razón, fe y vida; precisamente esta síntesis queda concretada en la expresión de religio vera” >


En la respuesta 145 del tema "La fe en Dios tiene un fundamento racional?" incluí unos textos muy importantes del Papa Benedicto XVI que fundamentan y complementan lo antes mencionado ( pinchar aquí y buscar la respuesta 145 ) : http://www.diosoazar.com/sm_foro/index.php?topic=150.135

Y concluye lo anterior diciendo:

<Hemos visto anteriormente que en la concepción del mundo cristiano primitivo los conceptos de naturaleza, hombre, dios, ethos y religión estaban indisolublemente vinculados entre sí y que esta vinculación había contribuido a que el cristianismo tomara conciencia de la crisis de los dioses y la crisis del racionalismo antiguo. La orientación de la religión hacia una visión racional de la realidad, el ethos como parte de esta visión y su aplicación concreta bajo la primacía del amor quedaron unidas entre sí. La primacía del logos y la primacía del amor resultaron idénticas. El logos se mostraba no solo como razón matemática en el fundamento de todas las cosas, sino como amor creador hasta el punto de que con-padece con lo creado. El aspecto cósmico de la religión, que venera al Creador en su poder sobre la existencia, y su aspecto existencial, la cuestión de la redención, se vincularon y se convirtieron en uno solo. De hecho, toda explicación de lo real que no pueda apoyar también con razones claras un ethos resulta necesariamente insuficiente. En realidad la teoría de la evolución también intenta dar una nueva fundamentación al ethos desde el punto de vista de la evolución al pretender convertirse en una philosophia universalis. Pero este ethos relacionado con la evolución, que encuentra inevitablemente su concepto clave en el modelo de la selección, esto es, en la lucha por la supervivencia, en la victoria del más fuerte, en la adaptación con éxito, puede ofrecer poco consuelo. Aunque se le intente adornar de distintas formas, sigue siendo un ethos cruel. El intento de destilar lo racional de lo que es en sí irracional fracasa aquí de forma evidente. Todo esto resulta poco apropiado para una ética de la paz universal, del amor práctico al prójimo y de la necesaria abnegación de cada uno. El intento de dar de nuevo un sentido claro al concepto del cristianismo como religio vera en medio de esta crisis de la humanidad debe basarse por igual, por así decirlo, en el recto obrar (ortopraxis) y el recto creer (ortodoxia). Su argumento más profundo debe consistir -al fin y al cabo igual que entonces- en que el amor y la razón coinciden como verdaderos pilares fundamentales de lo real: la razón verdadera es el amor, y el amor es la razón verdadera. En su unión constituyen el verdadero fundamento y el objetivo de lo real.>

* Libro "¿Dios existe? Joseph Ratzinger (Benedicto XVI) y Paolo Flores d´Arcais, Editorial Espasa, págs. 15 a 22

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 664
    • diosoazar.com
Re:Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?
« Respuesta #18 : agosto 25, 2018, 11:48:10 am »
Quieres saber cómo defender tu fe en Dios, de los feroces ataques de uno de los científicos ateos más encarnizadamente anti deístas anti teístas, anti religiosos, anti católicos y para colmo más mediáticos, sino es que el más mediático de los que actualmente existen.  Me refiero al biólogo evolutivo, etólogo, zoólogo​ y divulgador científico británico.  Richard Dawkins.

Pincha aquí: http://www.diosoazar.com/sm_foro/index.php?topic=591.0

Y muy importante, también: 

Pincha aquí: http://www.diosoazar.com/sm_foro/index.php?topic=590.0
« Última Modificación: agosto 25, 2018, 11:50:29 am por Fegapa »

Polaris

  • moderator
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 158
  • nuevo usuario
Re:Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?
« Respuesta #19 : marzo 13, 2019, 11:27:27 am »
El Papa Francisco en su mensaje para la 52 Jornada Mundial de las comunicaciones sociales nos dice, entre otras cosa sobre el el texto de San Juan:

 «La verdad os hará libres» (Jn 8,32)

“El antídoto más eficaz contra el virus de la falsedad es dejarse purificar por la verdad. En la visión cristiana, la verdad no es sólo una realidad conceptual que se refiere al juicio sobre las cosas, definiéndolas como verdaderas o falsas... La verdad tiene que ver con la vida entera. En la Biblia tiene el significado de apoyo, solidez, confianza, como da a entender la raíz ‘aman, de la cual procede también el Amén litúrgico. La verdad es aquello sobre lo que uno se puede apoyar para no caer. En este sentido relacional, el único verdaderamente fiable y digno de confianza, sobre el que se puede contar siempre, es decir, «verdadero», es el Dios vivo. He aquí la afirmación de Jesús: «Yo soy la verdad» (Jn 14,6). El hombre, por tanto, descubre y redescubre la verdad cuando la experimenta en sí mismo como fidelidad y fiabilidad de quien lo ama. Sólo esto libera al hombre: «La verdad os hará libres» (Jn 8,32).”

Y como vimos en mensajes anteriores de este hilo:  Lo que Dios nos dice sobre sí mismo no es contradictorio” pues si lo fuera, nuestra confianza en Él, tendría que estar basada en una contradicción,... lo cual es obviamente absurdo.

Cuando el hombre descubre y experimenta a Dios como fidelidad y fiabilidad de quien lo ama, percibe con TODO su ser, racional, emocional y espiritual, que realmente SU VERDAD, la VERDAD de DIOS, lo  hace libre del error, y del pecado, cuando ha correspondido con humildad al amor de Dios, amando también al prójimo, como a sí mismo.

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 664
    • diosoazar.com
Re:Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?
« Respuesta #20 : marzo 21, 2019, 09:52:56 am »
Creo importante mencionar que, en el magisterio histórico de la Iglesia, los Papas  han tenido un rol fundamental al señalar y enjuiciar todos los errores y herejías contrarias a la VERDAD que Cristo nos reveló, para preservar en toda su pureza el mensaje divino contenido en el Evangelio.

Doctrinas sincréticas como el Gnosticismo y el Maniqueísmo, en los albores del Cristianismo, entre muchas otras posteriores, fueron señaladas como heréticas y condenadas por los Papas en turno, pues aquellas consideraban que el hombre puede salvarse por sí solo, elevándose hacia la “Verdad total” con la pura razón, sin necesidad de la VERDAD revelada por Cristo (Dios) y algunas de ellas negando además que Cristo es Dios.

Debo decir también que, lo anterior no significa que la fe Cristiana sea totalmente ajena a la razón, pues la necesita para comprender el mensaje evangélico  y mucho menos significa que sea contraria a ella, como hemos ido viendo en este tema.
« Última Modificación: marzo 21, 2019, 11:27:14 am por Fegapa »

Tinog

  • moderator
  • Jr. Member
  • *
  • Mensajes: 52
  • nuevo usuario
Re:Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?
« Respuesta #21 : marzo 21, 2019, 10:31:08 am »
 Hola fegapa, Leyendo tu Respuesta R20, haces referencia al Gnosticismo. Pienso qué conviene ampliar, desde un punto de vista histórico lo referente a esta herejía en los inicios del Cristianismo. Por ello le referí al autor de unos Apuntes de la Iglesia - Primeros Siglos, pidiéndole autorización de poder usar lo que se menciona en estos Apuntes al respecto (a lo cual accedió):

   "Actuación de la jerarquía eclesial ante la propagación de las primeras herejías:
    ¡Había tantos misterios que podían incitar a aberraciones especulativas!, por ejemplo, la persona misma de Cristo, el misterio de su Encarnación.. . Estaba también la cuestión de las relaciones con las creencias Judaicas, que se prestaban siempre a discusión. Y así, las herejías fueron tan antiguas como el mismo Cristianismo. San Pablo y San Juan ya habían tenido que enfrentarlas.
    El historiador Daniel Rops, lo explica con claridad: ‘Lo propio de las herejías es agrandar elementos auténticos del dogma y de la tradición hasta el punto de falsearlos totalmente. Por ejemplo, en la Iglesia primitiva era muy difundida la idea de que Cristo no tardaría en regresar a la tierra para el Juicio Final’ (Papías fue uno de los que profesó esta idea, la cual, si se acepta más allá de ser una posibilidad, distorsiona la doctrina revelada) y, de manera similar, ‘otra concepción.. de la próxima Parusía, del retorno glorioso (de Cristo), se mezclaba también con la creencia en una constante manifestación del Espíritu Santo en ciertos cristianos favorecidos: algunos “iluminados” pretendieron ser ellos depositarios del don de profecía, muy reconocido en la primitiva Iglesia, y que, después, la Iglesia tuvo que luchar para erradicarlo.. . En el siglo II el frigio Montanus, “Montano”, -acompañado de dos mujeres “visionarias”, Maximila y Priscila (quienes abandonaron a sus maridos para seguirlo)- se había lanzado a una frenética campaña con “su” evangelización, en la que el mundo ya tocaba a su fin: El Paráclito, anunciado por Jesús, iba a aparecer en toda su gloria: lo que en el día de Pentecostés no  hizo sino esbozarse, iba a tomar su sentido definitivo: “¡Gloria al Espíritu! ¡Gloria a Montano, su intérprete, lira vibrante bajo el arco de Dios!”.. En aquel Oriente en el que el misticismo se exaltaba con gusto, estas ideas tuvieron un éxito rápido; además, la austeridad a la que impulsaba no sorprendía en una región que había visto castrarse a los Gallas para poder entrar en los misterios frigios’ (estas conductas rigoristas fueron muy comunes en diferentes grupos gnósticos).

   Docetismo: El Profesor en Teología de la Universidad de Tubinga a mediados del siglo XX, Karl Adam, nos lo indica en su libro El Cristo de la fe: ..(El Docetismo) ‘Fue la herejía más primitiva y sencilla, que negaba que Jesucristo tuviera una conciencia puramente humana. Todo lo humano en Jesús, según esta concepción docética, es solo apariencia. Su cuerpo es aparente. Su pasión fue aparente. Lo único real en Él es lo divino. Esta herejía (mezclada con otros conceptos gnósticos) fue ya desde comienzos del Cristianismo decididamente rechazada, ante todo por el "Verbum caro factum est" de San Juan, al principio de su Evangelio. Todos los símbolos de la fe recalcan el verdadero nacimiento de Jesús de la Virgen María y su verdadera pasión y muerte. La antigua soteriología eclesiástica, tal como (por ejemplo)  la formuló San Pablo, supone la verdadera encarnación de Cristo y su verdadera muerte en la cruz.. .
    El docetismo recibió su forma más avanzada por obra (del Gnóstico) Marción,  que llegó a Roma, de Sínope, el año 138 y allí fue excomulgado.  Marción, partiendo de su dualismo, rechazaba, por una parte, todo el Antiguo Testamento, como obra del Demiurgo malo; y por otra, para apoyar exegéticamente su docetismo, sólo admitía el evangelio de San Lucas -por él expurgado- y diez cartas de San Pablo -también expurgadas a fondo-. Cristo es para él la aparición del Dios bueno. Sólo tenía cuerpo aparente y, el año 15 de Tiberio (cuando San Juan Bautista Bautizó a Jesús, y Éste empezó su vida pública) apareció como hombre perfecto. Sólo este cuerpo aparente fue crucificado.. . Ireneo y Tertuliano, entre otros, rechazaron estas fantásticas imaginaciones.. .
    La herejía docética se reduce a la manera de pensar helénica y, particularmente a la neoplatónica, que, por el pensamiento masivo se tornó todavía más grosera. Para Platón, el verdadero y propio ser, es el ser espiritual y, más profundamente el “logos” (el ser espiritual), en el que todas las formas ideales de las cosas, todas las esencias espirituales tienen su realidad. En último término, el ser verdadero es lo divino mismo, cuya copia y expresión es el logos. Por consiguiente, para Platón, todo lo perceptible por los sentidos, todo ser empírico, es solo de segunda categoría.. perece y cambia. Sólo lo espiritual no perece.. . Esta rígida distinción entre el ser divino-espiritual y el ser perceptible sensiblemente, se ahondó por influjo del oriente, en una oposición entre la materia y el espíritu.. . El pensamiento oriental es esencialmente dualista. Postula siempre una oposición hostil entre el cielo y la tierra, entre el espíritu y la materia, entre el alma y el cuerpo.. . Estas ideas duales se habían fundamentado y propagado anteriormente, primeramente, en la religión del “parsismo”. Cuando Alejandro Magno conquistó a Persia, este dualismo persa penetró en el pensamiento griego. Así nació el “helenismo”. En el neoplatonismo, estas ideas de que el fin de toda aspiración del espíritu y de toda educación consistía en desprenderse radicalmente de todo lo sensible, y.. en el éxtasis en imprimir en sí mismo lo puramente espiritual. Una corriente fuertemente antisensual, el llamado “encratismo,” se fue difundiendo en aquellos sectores que se sentían asqueados por los excesos de la desenfrenada sensualidad de la época. Cuando el cristianismo penetró en ellos, fue entendido encratísticamente, y docéticamente en su especulación. Ya los escritos de San Juan (1 Ioh1, 1; 4,  1;  2 Ioh 7) hubieron de habérselas con el docetismo. De ahí el cuidado del Evangelista en hacer resaltar que "el Verbo se hizo carne". Para este gnosticismo docético, pasaba por algo indigno el hombre’.     

    El gnosticismo en los siglos I y II (Nuevamente de Daniel Rops): Más sutil e insidiosa y, mucho más peligrosa fue esta herejía en ésta época. ‘Si el montanismo era una aberración del carácter, el gnosticismo fue una aberración de la inteligencia, el abuso de la especulación y de la investigación aplicadas a los misterios de Dios. Nada fácil de entender el nebuloso y caótico mundo extraño al que nos arrastra esta corriente herética. Para conocer sus notas fundamentales hay que distinguir en él dos elementos: por una parte, un método de pensamiento, que fue también una actitud espiritual (la gnosis); por otra parte, un sistema muy complejo, de explicación del mundo, de la vida y de Dios (el gnosticismo).
    ¿Qué fue la gnosis? La palabra, en griego, quiere decir conocimiento. ¿No era Dios el objeto primordial de todo conocimiento? Pues la gnosis era el esfuerzo por aprender lo divino, esfuerzo que se debía realizar con todo el poder de comprender, de imaginar. Era una tentativa para forzar los secretos inefables para obtener la salvación adhiriéndose a ellos (punto en el que la inteligencia alcanzaba el éxtasis, en el que la especulación se mezclaba íntimamente con la fe.. . La verdad última, la que nos salvaría para siempre, estaba más allá de una barrera invisible, más allá del mundo).
    La gnosis, como actitud del espíritu, era anterior al Cristianismo. Había existido en la India, en Grecia, en Egipto, en Persia. La gnosis se presenta como una manera ideal de aprender lo divino, una manera esotérica transmitida desde épocas inmemoriales por una serie de iniciados. Podía aplicarse a todas las religiones, con la pretensión de dar a cada una un sentido más profundo (hoy en día correspondería perfectamente con el movimiento New Age). En tierra de Samaria una gnosis judía se había unido a un personaje (de quién ya hablamos en estos Apuntes), Simón, el mismo mago que quiso comprar el Don del Espíritu Santo, y fue duramente reprendido por San Pedro. Una tradición, algo confusa, referida por San Justino y Eusebio, pretende que San Pedro volvió a encontrar en Roma a Simón el Mago y tuvo que enfrentarse allí con él por segunda vez. Una gnosis Cristiana, perfectamente ortodoxa, era del todo concebible y, de hecho, existía desde los orígenes del Cristianismo. San Pablo había dicho que había una gnosis según Cristo, misterio de Dios; San Clemente de Roma y la Epístola llamada de Bernabé hablaron de “ese don de la gnosis que Dios implanta en el alma” que permite comprender mejor el sentido de las Escrituras. Pero también era grande la tentación de considerar a la Revelación como una especie de gracia misteriosa dada a los hombres por medio de la inteligencia.. .
   
    Se evidenció el peligro cuando la gnosis empezó a proliferar como un cáncer espiritual, absorbiendo elementos venidos de todas partes, de la herejía doceta, del platonismo y del pitagorismo, del dualismo iraní, que pretendió moldear y rehacer los dogmas’.. . Esta vasta corriente religiosa (se pueden contar hasta 60 sectas gnósticas) penetró con fuerza en el Cristianismo con el auge de conversiones de personas  instruidas, sobre todo al comienzo del siglo II, y desencadenó las herejías “del conocimiento”. El gnosticismo fue así un complejo de elementos Cristianos y de especulaciones heterogéneas’.. .
   
   Principales grupos Gnósticos: ¿Cómo fue adentrándose el gnosticismo en el Cristianismo?: Ya en la carta a los Gálatas habla San Pablo de Gnósticos judaizantes y, más tarde, en sus cartas de la cautividad (Colosenses, Efesios) aparece la gnosis que se había desarrollado en las Iglesias; y, aún más claro el desarrollo de estas herejías aparece en sus cartas pastorales (1 Tim 1, 3-4; 1 Tim 6, 20). La Gnosis Cristiana pretendía poseer una revelación privada de los Apóstoles a unos pocos elegidos.
    El historiador Domingo Ramos-Lísson explica que resulta difícil precisar las diferencias de contenido de éstos grupos: ‘por las variadas formas que adoptan, dentro del ambiente sincrético de los siglos I y II.. en el análisis del gnosticismo precristiano.. tengamos en cuenta influjos paganos filosóficos y religiosos, y también judíos que se presentan en el gnosticismo Cristiano.
    Otra consideración es el carácter sectario que las distingue.. Se trata de grupos reducidos que se constituyen (cada grupo) en torno a una persona.. hecho que dificulta caracterizarlos.. . De todas formas, vamos a intentar señalar sus rasgos más significativos.. .
    Así, destacamos una característica inicial común de las diferentes sectas gnósticas: presentarse como un intento para dar respuesta a los grandes interrogantes que se plantea el hombre sobre su identidad, su origen y su destino. También, un deseo generalizado de explicar la realidad del mal en el mundo, recurriendo a un dualismo, entroncado en la antigua religión iránica. La “gnosis” sería, pues, un saber de salvación para el hombre, que parte de un Dios absolutamente trascendente, que no tiene relación alguna con la creación. El mundo habría sido creado por un Demiurgo , que se apartó de Dios y que se identifica con el Dios del Antiguo Testamento. De ahí que el mundo creado sea malo por naturaleza. El hombre tiene un cuerpo material que le liga al mundo, de ahí que trate de liberarse de la materia y retornar al verdadero Dios. Pero todo esto sólo se puede conseguir gracias a un conocimiento reservado a los elegidos’.. .
    (Daniel Rops agrega: ‘Obsesionaban al gnosticismo dos problemas: 1.- El de los orígenes de la materia y de la vida; obras visiblemente imperfectas de un Dios que debía ser perfecto y, 2.- El del mal en el hombre y en el mundo. Mientras que la ortodoxia Cristiana respondía: “El mundo fue creado por Dios perfecto, pero la falta del hombre introdujo en él el mal, ruptura esencial del orden divino”. A su vez, los gnósticos se lanzaban a más complejas explicaciones: Dios, único y perfecto, estaba absolutamente separado de los seres de la carne. Entre Él y ellos había unos seres intermedios, los eones, que emanaban de Aquel por vía de degradación; ellos, a su vez habían engendrado otros eones menos puros, quienes a su vez engendran a otros, y así sucesivamente. Unos esotéricos cálculos numéricos les permitían decir cuantas clases de eones había: su conjunto formaba el mundo completo, con sus trescientos sesenta y cinco grados, el pleroma. En medio de la serie, un eón cometió un pecado: intentó traspasar sus límites ontológicos e igualar a Dios; y arrojado del mundo espiritual, tuvo que vivir con su descendencia en el universo intermedio; y en su rebeldía creó el mundo material, obra mala, marcada por el pecado. Ciertos gnósticos llamaron a este eón prevaricador el Demiurgo’. Hasta aquí, éste paréntesis de Daniel Rops).
    (Seguimos con Domingo Ramos-Lísson): ‘La lista de representantes del gnosticismo la encabezan: Simón el mago, Basílides que escribió un comentario a los Evangelios, y a Valentín que construyó un sistema muy complejo de mitología gnóstica.. .
    Las primeras noticias sobre el gnosticismo aparecen en autores cristianos que combaten esta herejía.. . Algunos de estos escritos  -como los de S. Justino- no han llegado hasta nosotros (sólo son mencionados por otros). En cambio otros son bien conocidos, como sucede con los de Ireneo (Adversus Haereses), Hipólito (Philosophumena), Epifanio de Salamina (Panarion) y Filasterio de Brescia (Liber de haeresibus).. .
    Clemente de Alejandría  recoge los Extractos de Teodato, y Orígenes, que reproduce algunos Fragmentos de Heracleón.. . Estas fuentes indirectas y fragmentarias se han ido enriqueciendo a lo largo del tiempo con la aparición de fuentes directas gnósticas, a partir del siglo XVIII, como los manuscritos de Pistis Sophia, Evangelio de María, Libro de los Secretos de Juan, Hechos de Pedro, etc..
    Sin embargo, el gran acontecimiento del pasado siglo fue el descubrimiento en 1948 de la biblioteca copta de Nag-Hammadi en el Alto Egipto (a unos 100 km al norte de Luxor). La componen un total de 13 códices de papiro escritos en copto del siglo IV, en los que se recogen 52 obras gnósticas. De ellas las más relevantes son el Evangelio de la Verdad y el Evangelio Copto de Tomás, así como varias recensiones coptas del Libro de los Secretos de Juan o Apócrifo de Juan. Desde el descubrimiento hasta nuestros días se ha realizado una intensa labor de investigación.. que nos permiten conocer mucho mejor el pensamiento gnóstico.. allí están presentes escritos gnósticos, tanto Cristianos, como no Cristianos.. .

    Marción.. . Nació en Sínope, en el Ponto, en la costa del mar Negro. De familia acomodada, su padre fue Obispo de la ciudad. Marción consiguió reunir una gran fortuna como armador de buques.. (y,) debido a los enfrentamientos con los defensores de la ortodoxia doctrinal su propio padre tuvo que expulsarlo de esta comunidad Cristiana. Hacia el año 138 viajó a Roma, siendo bien acogido por la comunidad Cristiana. Pero, en julio del año144 fue nuevamente expulsado (y, ratifica la excomunión el Papa Pio I) a causa de sus doctrinas poco ortodoxas. Ante esta medida su reacción fue crear su propia Iglesia, con una estructure similar a la Iglesia de Roma. La formación de esta Iglesia paralela le permitió tener un gran número de seguidores, como nos testifica S. Justino (Apología, 25, 6).. . Marción muere hacia el año 160. Lamentablemente se ha perdido para la posteridad su obra Antítesis.. .   Su error más notorio arranca de un enfoque equivocado de la Biblia. Distingue entre el Dios del Antiguo Testamento, como Dios recto y punitivo, y el Dios bondadoso que predicó Jesucristo. En consecuencia, rechaza que sean idénticos.. (por ello) prescinde de todo el Antiguo Testamento, así como todos los pasajes del Nuevo que estén en relación con el Antiguo. Por tanto, su Biblia queda reducida al Evangelio de S. Lucas y a las Cartas de S. Pablo (esto último le lleva al célebre historiador anticatólico, A. Von Harnack, a sostener que Marción más que un verdadero gnóstico, es un reformador e instaurador del paulismo).. . La mezcla sincrética de ideas cristianas y paganas que llevó a cabo este autor es común a otros escritores gnósticos.. .
    Entiende que el hombre y el mundo no fueron creados por un Dios bondadoso, sino por un Demiurgo, como sostenían otros partidarios de la gnosis.. De ahí que proclame un rigorismo moral de corte encratita, que repudia la procreación y el matrimonio. Tampoco admite que Cristo haya nacido realmente de María, pues -según él- había tomado sólo una apariencia de cuerpo (y, con ello estaría arruinando la redención del pecado de toda la humanidad.. la misma postura de los “docetas”).
    Ireneo de Lyón (Adv. Haer., III, 3, 4), narra el encuentro que tuvo el Obispo Policarpo de Esmirna con Marción. Al ser preguntado por éste: “¿Me conoces?”, Policarpo respondió: “Sí, reconozco en ti al primogénito de Satanás”.

    Montanismo: .. se conoce también como ”nueva profecía”, y de “herejía de los frigios”. Su fundador, Montano, nacido en Ardaban (Frigia), se declaró portavoz del Espíritu Santo. Pronto contó con la colaboración de dos “profetisas”, Priscila y Maximila (como ya mencionamos).. quienes anunciaban el inminente fin del mundo, que según Maximila tendría lugar poco después de su muerte. Como preparación para este evento inmediato prescribían una ascesis muy rigurosa: ayunos severos, el celibato, la continencia sexual, generosidad en las limosnas, animar al martirio, prohibición de huir de la persecución, etc.. esta rigurosidad inicial se fue mitigando con el paso del tiempo. También señalaban que la “Nueva Jerusalén” (Ap 21, 1-10) se asentaría en Pepuza o en Tymion (Frigia), y allí deberían dirigirse los creyentes para salir al encuentro de Cristo.. .
    Algunos buenos cristianos, como los Mártires de Lyón, enviaron en 177 una carta a Roma a favor de los montanistas. Pero pronto se advirtió la peligrosidad de este movimiento que exaltaba una Iglesia carismática frente a La Iglesia Jerárquica y a la autoridad de la Sagrada Escritura. A finales del siglo II y principios del III fue condenado por varios sínodos.. . El fracaso de la profecía sobre el fin del mundo, tras la muerte de Maximila (a.179), supuso un progresivo descenso de adeptos’.. .".

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 664
    • diosoazar.com
Re:Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?
« Respuesta #22 : marzo 23, 2019, 02:24:03 pm »
cefas , respondo aquí tu R.114 del tema ¿Cómo Dialogar con un ateo ?, por considerar este sitio más apropiado,

Efectivamente Jesús nos dice:

(Lc 10, 21-24( "En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo, y dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar»..

Dice el Papa Francisco:

“Dios ha escondido todo a aquellos que están demasiado llenos de si mismos y pretenden saberlo ya todo. Están cegados por su propia presunción y no dejan espacio a Dios”*


Estoy de acuerdo contigo en que en varios de los temas de este foro hemos procurado conducir nuestros razonamientos en la búsqueda de Dios, apoyados básicamente en los principios de la lógica y la razón, principalmente en los foros de ciencia y filosofía, pero creo que estarás de acuerdo conmigo en que eso no signifíca que seamos Gnósticos o Maniqueos o simpaticemos con ellos, por eso tenemos también los foros de Religión, en los cuales se reconoce a Cristo como Dios, subrayando también el amor a Dios y al prójimo como a uno mismo etc. Los Gnósticos, los Maniqueos y los Pelagianos ensalzan a la Razón, pero se desvían del Cristianismo al no reconocer la otra faceta de la divinidad: el amor de Dios hacia el hombre, amor humilde que respeta la libertad humana. En contraposición, la falta de humildad de los seguidores de estas sectas los ciega y les impide avanzar hacia el Dios cristiano infinitamente amoroso que nos salva, mientras ellos creen que los hombres nos salvamos sólos, con el sólo uso de la razón, sin necesidad de la intervención divina.

Tomando en cuenta lo anterior, reconozco que la razón es un arma de dos filos . Si se usa bien, reconoce sus límites, si se usa mal, se llena de soberbia y se aleja de la Verdad que emana de la Fuente amorosa de toda Perfección ( Dios ).

Pero dar razones de nuestra fe, es algo que el propio San Pedro ( primer Papa designado por Jesucristo -Dios-) proclama, cuando  nos dice:

"Dad culto al Sr. Cristo, en vuestros corazones, siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza."

La razón, bien utilizada es humilde y es parte fundamental de nuestra religión, así mismo,  si la búsqueda de la Verdad sobre Dios no se fundamenta también en ella (en esa base racional) y en la revelación y el amor en el cual los cristianos tenemos puesta nuestra fe, no llegaremos ni siquiera a entender el significado y la importancia de lo que Cristo nos pide que hagamos para conocerlo y servirlo correspondiendo cada vez más al amor que nos tiene.

Como mencionas en tu último mensaje,  Dice el Papa Francisco :

“Una cosa es un sano y humilde uso de la razón para reflexionar sobre la enseñanza teológica y moral del evangelio; otra es pretender reducir la enseñanza de Jesús a una lógica fría y dura que busca dominarlo todo.”

Por su parte dice el Papa  Benedicto XVI : “ La Razón no se salvará sin la fe, pero la fe sin la razón no será humana “*  y el Papa Juan Pablo II recientemente canonizado : "La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad.”*


_____________________________

*(Papa Francisco, Mensaje del santo padre Francisco para la 88ª Jornada Mundial de las Misiones
2014)".
* Libro ¿ Dios existe ? Joseph Ratzinger y Paolo Flores d`Arcais Edit. Espada págs. 15 a 22
* Encíclica Fe y Razón Papa S. Juan Pablo II
« Última Modificación: marzo 23, 2019, 11:23:39 pm por Fegapa »

Jaume

  • moderator
  • Jr. Member
  • *
  • Mensajes: 63
  • Moderador
Re:Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?
« Respuesta #23 : abril 11, 2019, 01:31:57 pm »
En el tema “¿ Cómo dialogar con un ateo ?”.  R: 117 se está analizando un artículo del filósofo ateo Peter Atterton “ Un problema de Dios “. Aquí lo analizaremos desde el punto de vista Bíblico.

El Sr, Atterton,  trata de demostrar que Dios no es omnipotente basándose en el supuesto de que, ya que hay cosas que no puede hacer, no es omnipotente y por lo tanto,  no es Dios.
 
El problema con el Sr. Atterton, al igual que sucede con la mayoría de ateos, es que parten de premisas erróneas e irreales y por lo tanto, no puede ser cierto ni verdadero lo que postulan.

Su  razonamiento contradice los principios de la “ Razón” , en que la ciencia se basa, me refiero entre otros al principio de identidad y al de no contradicción: .  Un gato no puede ser un perro al mismo tiempo y desde el mismo punto de vista.  Dios no puede ser Amor y a la vez odio, a la vez y en el mismo sentido.. 

La Biblia nos enseña una y otra vez que solo se puede mirar a Dios (Fuente de toda Perfección) desde un punto de vista positivo, para no caer en  falsos silogismos y falacias absurdas que contradicen a la razón.

Dios mismo así se define. Cuándo se le aparece a Moisés en la zarza ardiendo, Moisés le pregunta “ Quien eres y Dios le contesta: “ YO SOY EL QUE SOY”, Éxodo 3,14..  Dios no le dice a Moisés Yo Soy el que Soy y el que no soy al mismo tiempo y en el mismo sentido. Dios siempre es.

En otra parte del Evangelio Cristo nos dice: “Dios es un Dios de vivos no de muertos”  Mc. 12,27.  Dios habla en positivo de la vida y de todo aquello que ES, porque  todo aquello que es positivo ha  brotado de Dios, en última instancia.

El bien ES, (positivo), el mal es ausencia de bien, como la obscuridad es ausencia de luz.

Dios es el bien mismo, y es tan bueno que nos da las preguntas del examen final, nos dice que nos va preguntar cuando muramos: estuve desnudo y me vestiste, tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, era forastero y me acogiste, estuve  en la cárcel o enfermo y me visitaste, Mt 23, 35-45. Lo que dejaste de hacer por el prójimo lo dejaste de hacer a mi persona dice Cristo. . 

El Pecado de omisión es el más grave, porque omitir es dejar de hacer, dejar de Ser. Es el no hacer, es el no Ser. Y por lo tanto darle la espalda a Dios, que ES el que ES.  Esto es lo que llama la Iglesia Católica el pecado al Espíritu Santo. Negar al que Es, Negar al Espíritu como fuerza de Vida interrumpe la fuente del perdón.  Y  Cristo nos dice que nos perdonara todos los pecados,  menos el pecado al Espíritu Santo. Mt 12,31 Negar a Dios. Negar al que ES.

El odio no es Amor, pero tampoco es, porque  en sí mismo no es, es solo la carencia del Amor. 

Y  Dios es el que Es.  Y así se define el mismo.

San Pablo nos dice: Si somos infieles, Dios permanecerá fiel, pues no puede negarse a si mismo. . 2 Tim, 2,13 Porque el Es el Que Es.

Benedicto XVI  en su libro: Dios y el Mundo,  nos dice: “Dios nos habla y nos escucha,  porque hablar y escuchar es Ser.

Por los que los Ateos, que profundizan poco y  la mayoría de sus argumentos son falacias. No han entendido el sentido de las ESCRITURAS,  ni los principios de la razón donde se fundamente la ciencia y mucho menos  entienden el nombre que el mismo Dios nos dice que es: YO SOY EL QUE SOY.

Para Dios no hay nada positivo que sea imposible. Lc, 1,37. Y Mc, 10,27,
 
Dios convirtió el agua en Vino, Jn. 21-12
 le dio vista a los ciegos,Mt14:13-21
  caminó sobre las aguas Mt 14.22-27,
 curo a  paralíticos, Mt 9,1-8
 sano a leprosos Mt 8,1-4 ,
dio de comer con cinco panes a miles de personas Mt, 14, 13-21,
 resucito a muertos. Jn. 11,38-44,
 control sobre la naturaleza, calmar la tempestad Mt, 8,23-27
 y venció a los demonios, Mt 8:28-34., Mc 5, 1-20 Lc 8, 26-39 victoria de Cristo sobre el mal.
y dio su vida por nosotros. Venciendo definitivamente al diablo y a sus seguidores.

  YO SOY EL QUE SOY,

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 664
    • diosoazar.com
Re:Fe y Razón ¿Es la fe cristiana contraria a la razón?
« Respuesta #24 : febrero 11, 2020, 09:59:30 pm »
Sobre la fe y la razón.

CARTA ENCÍCLICA  “ FIDES ET RATIO”,   DEL SUMO PONTÍFICE JUAN PABLO II,  A LOS OBISPOS  DE LA IGLESIA CATÓLICA SOBRE LAS RELACIONES ENTRE FE Y RAZÓN
 
Venerables Hermanos en el Episcopado,
salud y Bendición Apostólica

La fe y la razón (Fides et ratio) son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo (cf. Ex 33, 18; Sal 27 [26], 8-9; 63 [62], 2-3; Jn 14, 8; 1 Jn 3, 2)...

8. ... Tomando casi al pie de la letra las enseñanzas de la Constitución Dei Filius del Concilio Vaticano I y teniendo en cuenta los principios propuestos por el Concilio Tridentino, la Constitución Dei Verbum del Vaticano II ha continuado el secular camino de la inteligencia de la fe, reflexionando sobre la Revelación a la luz de las enseñanzas bíblicas y de toda la tradición patrística. En el Primer Concilio Vaticano, los Padres habían puesto en evidencia el carácter sobrenatural de la revelación de Dios. La crítica racionalista, que en aquel período atacaba la fe sobre la base de tesis erróneas y muy difundidas, consistía en negar todo conocimiento que no fuese fruto de las capacidades naturales de la razón. Este hecho obligó al Concilio a sostener con fuerza que, además del conocimiento propio de la razón humana, capaz por su naturaleza de llegar hasta el Creador, existe un conocimiento que es peculiar de la fe. Este conocimiento expresa una verdad que se basa en el hecho mismo de que Dios se revela, y es una verdad muy cierta porque Dios ni engaña ni quiere engañar.6

9. El Concilio Vaticano I enseña, pues, que la verdad alcanzada a través de la reflexión filosófica y la verdad que proviene de la Revelación no se confunden, ni una hace superflua la otra: « Hay un doble orden de conocimiento, distinto no sólo por su principio, sino también por su objeto; por su principio, primeramente, porque en uno conocemos por razón natural, y en otro por fe divina; por su objeto también porque aparte aquellas cosas que la razón natural puede alcanzar, se nos proponen para creer misterios escondidos en Dios de los que, a no haber sido divinamente revelados, no se pudiera tener noticia ».7 La fe, que se funda en el testimonio de Dios y cuenta con la ayuda sobrenatural de la gracia, pertenece efectivamente a un orden diverso del conocimiento filosófico. Éste, en efecto, se apoya sobre la percepción de los sentidos y la experiencia, y se mueve a la luz de la sola inteligencia. La filosofía y las ciencias tienen su puesto en el orden de la razón natural, mientras que la fe, iluminada y guiada por el Espíritu, reconoce en el mensaje de la salvación la « plenitud de gracia y de verdad » (cf. Jn 1, 14) que Dios ha querido revelar en la historia y de modo definitivo por medio de su Hijo Jesucristo (cf. 1 Jn 5, 9: Jn 5, 31-32)...

13 ... Para ayudar a la razón, que busca la comprensión del misterio, están también los signos contenidos en la Revelación. Estos sirven para profundizar más la búsqueda de la verdad y permitir que la mente pueda indagar de forma autónoma incluso dentro del misterio. Estos signos si por una parte dan mayor fuerza a la razón, porque le permiten investigar en el misterio con sus propios medios, de los cuales está justamente celosa, por otra parte la empujan a ir más allá de su misma realidad de signos, para descubrir el significado ulterior del cual son portadores. En ellos, por lo tanto, está presente una verdad escondida a la que la mente debe dirigirse y de la cual no puede prescindir sin destruir el signo mismo que se le propone...

16  ... Sin embargo, el mundo bíblico ha hecho desembocar en el gran mar de la teoría del conocimiento su aportación original. ¿Cuál es ésta? La peculiaridad que distingue el texto bíblico consiste en la convicción de que hay una profunda e inseparable unidad entre el conocimiento de la razón y el de la fe...

 ... La razón y la fe, por tanto, no se pueden separar sin que se reduzca la posibilidad del hombre de conocer de modo adecuado a sí mismo, al mundo y a Dios..


No  se puede tener fe  sin basarse en los principios de la razón .

Sin basarnos en el principio de Identidad, que nos permite distinguir entre una cosa y otra, ni siquiera podíamos distinguir la diferencia entre “Creador” y “criatura”... Y sin basarse en el principio de NO contradicción, no se podría afirmar o negar verdad alguna sobre nuestra fe, sin contradecirnos.

Continua diciendo el Papa Juan Pablo II en su encíclica Fe y Razón :

“17. No hay, pues, motivo de competitividad alguna entre la razón y la fe: una está dentro de la otra, y cada una tiene su propio espacio de realización.”


Aunque personalmente no afirmo que la razón por sí misma pueda llegar a conocer todas las verdades que se nos dan por revelación, sin embargo tampoco acepto que podamos entender lo que cada una de las verdades de fe significan, sin la ayuda de la razón .

Esto va de acuerdo con lo que dice el Papa S. Juan Pablo II :

“16 ... La peculiaridad que distingue el texto bíblico consiste en la convicción de que hay una profunda e inseparable unidad entre el conocimiento de la razón y el de la fe...”


Por otro lado, el primer Primer Papa, “San Pedro”, dice en su primera epístola (cap 3, 15 y 16 Biblia del Vaticano ) :


< 15 por el contrario, glorifiquen en sus corazones a Cristo, el Señor. Estén siempre dispuestos a defenderse delante de cualquiera que les pida razón de la esperanza que ustedes tienen.

16 Pero háganlo con suavidad y respeto, y con tranquilidad de conciencia. Así se avergonzarán de sus calumnias todos aquellos que los difaman, porque ustedes se comportan como servidores de Cristo.>


Por último, como dije en otro mensaje : “Lo que Dios nos dice sobre sí mismo es coherente con la razón, es decir, NO  es contradictorio”, pues si lo fuera, nuestra confianza en Él, tendría que estar basada en una contradicción,... lo cual es obviamente absurdo”.
« Última Modificación: febrero 11, 2020, 11:31:12 pm por Fegapa »