Autor Tema: Relativismo Moral  (Leído 1063 veces)

Polaris

  • moderator
  • Full Member
  • *
  • Mensajes: 155
  • nuevo usuario
Relativismo Moral
« : agosto 22, 2016, 02:11:44 pm »
El relativismo moral es la postura, según la cual, todas las opiniones morales y éticas son igualmente válidas sin importar la persona y las circunstancias en que son expresadas.

Así pues, de acuerdo con éste tipo de relativismo, si una persona expresa una opinión ética o moral e inmediatamente después expresa la opinión contraria, ambas opiniones son igualmente válidas. De la misma forma, en este campo, la opinión de un experto tiene el mismo peso y valor que la de un neófito.

Por lo tanto, para el relativismo moral, en su esfera, la falsedad NO existe como tal, pues TODAS las opiniones y formas de pensar, son igualmente correctas, legítimas, válidas y legales.

 
« Última Modificación: junio 13, 2018, 11:43:30 am por Fegapa »

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 427
  • nuevo usuario
Re:Relativismo Moral
« Respuesta #1 : septiembre 25, 2016, 12:57:41 pm »
Y seréis como dioses, le dice la serpiente a Eva en el Paraíso. Y efectivamente, los seguidores de la serpiente, los que la creen, han tomado la frase al pie de  la letra y se autoconstituyen dioses. Un ex presidente hispano afirmaba una vez, algo así como que la moralidad de los actos procede del Parlamento. Naturalmente, eso será cierto si el Parlamento tiene capacidad y autoridad para establecer la moralidad o inmoralidad de una acto. No le he oído desdecirse, aunque el personaje no es precisamente mudo, así que seguirá pensando lo mismo. Me gustaría oír sus argumentos, sobre todo si algún día algún Parlamento decide que los expresidentes deben ser arrojados desde la cumbre del Taigeto. Su divino parlamento podría empezar por decretar la inmortalidad y la plena felicidad de los expresidentes, así como la suya propia y la de los ciudadanos a su cargo. Este personaje sería un buen paradigma de los fundadores de esta nueva religión sin asideros, sin basamento y sin raciocinio ni posterior ni previo. Sencillamente, las normas las ponen ellos, la moralidad la deciden ellos , que para eso saben, serpiente dixit, que seríamos como dioses. Pero, ojo, no dijo seréis dioses, sino seréis como dioses, unos dioses relativos, diosecillos frustrados cuyo poder se termina justamente al pie de la declaración universal de derechos divinos que parecen haber firmado. Por ahora la mayoría tienen buen color y aspecto saludable, pero me temo que inmortales y felices como dioses no van a ser. Ya iremos viendo. ;D

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 427
  • nuevo usuario
Re:Relativismo Moral
« Respuesta #2 : febrero 23, 2019, 10:38:22 am »
¿ Se puede ser buena persona sin ir a Misa?
Como todas las medias verdades se trata de una afirmación peligrosa por lo fácil que es que induzca a error.
Pedro Trevijano Etcheverria – 20/02/19 12:59 PM / Infocatólica.com
 
A lo largo de mi vida me he quedado un poco, o más bien, un mucho harto de oír frases como: «se puede ser buena persona sin ir a Misa y muchos de los que van a Misa no son precisamente buenas personas ni dan precisamente un buen ejemplo».
Como todas las medias verdades se trata de una afirmación peligrosa por lo fácil que es que induzca a error. Ante todo hemos de afirmar que se puede ser buena persona y no ser cristiano. Todos conocemos a personas honradas e íntegras que no son cristianos, aparte que no debemos ni podemos juzgar a los demás. Pero tampoco los creyentes debemos andar con complejos de inferioridad. Cuando se compara creyentes con ateos debemos distinguir dos campos distintos: el campo de las ideas y el campo de la práctica. Y creo que en ambos la superioridad de los creyentes roza la evidencia.
Ninguna doctrina religiosa ni política alcanza la perfección de la doctrina cristiana, que, al fin y al cabo, ha sido fundada por Cristo, que es Dios hecho hombre. Para la doctrina cristiana el motor que ha de mover la Sociedad es el amor. Cuando le preguntan a Jesús que cuál es el mandamiento principal respondió: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente. Ester mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Mt 22,38-39). No nos olvidemos que Dios es Amor (cf. 1 Ju 4,8 y 16) y que es el amor el que da sentido a nuestra existencia amenazada por el mal.
El amor es por tanto el motor que debe mover la vida cristiana. Como nos dice San Juan de la Cruz: «al final de tu vida te examinarán del amor». Y para hacer el Bien, que es la consecuencia del amor, contamos con la ayuda inestimable de la gracia de Dios y de los sacramentos, lugares privilegiados de nuestro encuentro con Dios, en especial los de la Penitencia, que nos ayuda a corregirnos de nuestras desviaciones, y el de la Eucaristía, que es por excelencia el sacramento del amor.
En cambio, en las ideologías no creyentes lo que prima es la no aceptación de Dios, sea por un rechazo abierto, sea por prescindir de Él. Esta no aceptación hace que no sea el amor lo que motiva la acción social, sino que por el contrario sus motores son las luchas fratricidas y el odio. Así la lucha de clases en el marxismo, la racial en el nazismo, la de sexos en la ideología de género, y en el relativismo la no distinción entre Bien y Mal, entre Verdad y Mentira, pues lo que hoy puede ser un crimen, mañana puede ser un derecho, como ya ha sucedido con el aborto y la eutanasia, y es que el amor siempre es superior al odio. Además al no aceptar el pecado original y la inclinación al mal existente en el hombre, tratan de edificar la Sociedad sobre un ser humano que no existe, lo que hace que esa construcción se realice sobre pilares falsos abocados a la ruina, como lo prueban los millones y millones de personas asesinadas o con las vidas destrozadas como consecuencia de estas ideologías.
Y si nos vamos al campo de la acción práctica, la superioridad de los creyentes es clara. La inmensa mayoría de las obras sociales son de instituciones religiosas o de creyentes, y es que la entrega de una persona que actúa por amor a Dios es muy superior a la de la que actúa por motivos simplemente humanistas. Esto se ve claro en momentos de persecución; mientras la gran mayoría de las ONG desparecen, se quedan allí sólo los misioneros y misioneras. E incluso en nuestros países la gran mayoría de instituciones sociales son de la Iglesia. Recuerdo que en cierta ocasión en una charla, alguien preguntó: «¿Qué hace la Iglesia por los pobres?» Recuerdo le respondí con otra pregunta para él y todo el público: «Cítenme alguien que haga más por los pobres que la Iglesia Católica». Un silencio clamoroso fue la respuesta.
Pero incluso a la hora de hacer el mal creo lo hacemos mucho menos. Supongo se me recordará la Inquisición, las Cruzadas y la pedofilia. Sobre ésta, no hace mucho oí el siguiente dato: de más de cuarenta y cinco mil casos de abuso sexual que hasta Octubre hubo en España, sólo treinta y tres afectaban a sacerdotes, aunque estoy de acuerdo que uno solo ya es mucho. Por el contrario los no creyentes tienen las manos mucho más manchadas de sangre que nosotros y a la hora de robar, véase lo sucedido en Andalucía, son unos campeones. La sabiduría popular lo expresa en este refrán: «delante de la casa del creyente no dejes trigo, delante de la del no creyente ni el trigo ni la cebada».
Pedro Trevijano
 


cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 427
  • nuevo usuario
Re:Relativismo Moral
« Respuesta #3 : mayo 01, 2019, 02:13:34 am »
" Los padres no podían creer que su hijo estaba en los vídeos sexuales que les enseñábamos". Así se expresa una inspectora de policía española, hablando sobre el caso detectado últimamente de más de cien niños que subieron imágenes suyas de ese tipo a las  redes ( ver ABC.es de 1-5-19). Casos como estos, que seguramente solo son la punta de un iceberg cuyas verdaderas dimensiones será difícil que se conozcan, podrían ser el efecto de la educación sexual libre y sin cortapisas que puede estar impartiéndose en algunos centros de enseñanza , con o sin el permiso o conocimiento de los padres, unido a la libertad de uso y manejo de medios de comunicación y redes por parte de los niños. "Cuando tienen 12 o 13 años ya se echan novio o novia. Y eso dura un mes. Hay que decirles que por mucho que el otro les diga cuánto les quiere no deben enviarle imágenes sexuales de ningún tipo, porque a saber luego dónde acaban esos vídeos o esas fotos". Mostrar a los niños que el sexo es un medio de disfrute disponible para un uso indiscriminado, cuando en realidad es una fuerza natural de inmenso alcance, destinada nada menos que a la difusión de la vida humana, es un error de consecuencias incalculables. Sus primeros efectos pueden ser los que aquí se muestran, pero mucho me temo que, a medio y largo plazo, sin el control racional de la sexualidad, se pueda llegar a situaciones de descontrol generalizado, cuando las generaciones así mal educadas alcancen la madurez biológica.  Se puede entender, hasta cierto punto y matizando mucho,  el interés de algunas gentes en oponerse sistemáticamente a los preceptos y recomendaciones de la Iglesia católica y las religiones monoteístas en general, pero eso no debe llevarnos al polo opuesto, haciendo de la sexualidad un mero juguete a disposición de cualquiera y en cualquier momento. Esa postura es semejante a dejar en manos de un menor un arma de fuego sin información ni advertencia previa. Hacerlo, está penado por la ley, por el peligro evidente que conlleva para el menor. Pues algo parecido ocurre con el sexo. Su fuerza puede ser creadora de vida o destructora, según se emplee, y sus consecuencias igualmente opuestas. Es tarea de todos educar a los niños y jóvenes al respecto, sin dejar el asunto en manos de quienes, con un criterio simplista , dogmático y revolucionario, pretender crear un absoluto desorden sexual libertario, opuesto al prudente, generalizado  y contrastado orden que la humanidad civilizada en  general ha venido respetando 

Cygnus

  • moderator
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 35
  • nuevo usuario
Re:Relativismo Moral
« Respuesta #4 : junio 09, 2019, 05:46:40 pm »
Me llegó este texto, de un cura católico, que viene a pelo en este tema:“ Relativismo Moral”

ESQUIZOFRENIA SOCIAL:

Escrito por  GABRIEL VILA VERDE  S.C.

<Vivimos en una época donde quieren que los sacerdotes se casen y que los casados se divorcien.
Quieren que los heterosexuales tengan relaciones sin compromiso, pero que los gays se casen en la iglesia.
Que las mujeres se vistan como hombres y asuman papeles masculinos y que los hombres se conviertan en “frágiles” como mujeres.
Un niño con sólo cinco o seis años de vida tiene derecho a decidir si será hombre o mujer por el resto de su vida, pero un menor de dieciocho años no puede responder por sus crímenes.
No hay plazas para los pacientes en los hospitales, pero hay incentivos y patrocinio para quien quiere hacer cambio de sexo.
Hay un acompañamiento psicológico gratuito para quien desea dejar la heterosexualidad y vivir la homosexualidad, pero no hay ningún apoyo de éste mismo para quien desea salir de la homosexualidad y vivir su heterosexualidad y si intentan hacerlo, es un crimen.
Estar a favor de la familia y la religión es dictadura, pero orinar sobre los crucifijos es libertad de expresión.
Si no es el fin de los tiempos, debe ser el ensayo… “
*Más claro que el agua>
« Última Modificación: junio 09, 2019, 05:49:22 pm por Cygnus »