Autor Tema: Postura ética ante los problemas medioambientales  (Leído 1343 veces)

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 343
  • nuevo usuario
Postura ética ante los problemas medioambientales
« : julio 07, 2017, 10:47:51 am »
Sabemos que los temas mensuales no pueden ser desarrollados muy a fondo en tan corto tiempo ni, por ahora, logramos seguramente hacerlo hasta donde nos gustaría, pero son más que nada asuntos propuestos como tema de meditación, examen de nuestras posiciones y toma, si procede, de alguna decisión que creamos conveniente.  Para este mes de Julio, que buena parte de nuestros conciudadanos aprovecha para disfrutar de descanso de sus tareas habituales, y generalmente en contacto cercano con la  naturaleza, traemos este tema, muy de actualidad. No nos referimos al calentamiento global ni al cambio climático en general, que son temas omnipresentes y manidos, sino a la necesidad de tomar postura ante nuestra responsabilidad, como humanos y creyentes en un Dios providente, en el manejo y trato de la Naturaleza. Como hacemos al comienzo de cada tema, y para centrar nuestro objetivo, recordamos el texto del Génesis, 2,15 " Tomó , pues, Yavé Dios al hombre y le puso en el jardín de Edén, para que lo cultivase y guardase..." . Judíos, cristianos y musulmanes coincidimos en estos textos y podemos, por lo tanto, coincidir también en su análisis y en las conclusiones que podamos deducir.  Cultivar y guardar sería seguramente el mejor resumen de lo que Dios esperaba, y espera,  del hombre . Si lo hacemos o no, o hasta dónde, es el momento de preguntárnoslo.
« Última Modificación: julio 09, 2017, 12:40:26 pm por petrusdoa »

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 343
  • nuevo usuario
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #1 : julio 11, 2017, 06:58:18 am »
Puede ser que nos preguntemos a qué viene, de pronto, tanta preocupación con el medio ambiente y sus problemas, si de hecho hemos vivido, y progresado casi siempre, hasta ahora, sin preocuparnos ni poco ni mucho  de este tema. Los humanos que vivimos ahora, por lo menos los de más edad, recuerdan en general una infancia en la que no se tenían en cuenta, en general, si nuestras actividades dañaban o no a un medio ambiente del que apenas se tenían noticias... nadie comentaba si el clima se enfriaba o se calentaba, si el Artico se deshelaba, o si el volcán X estaba lanzando millones de toneladas de cenizas... Y es que concurrían al menos dos circunstancias simultáneas : la primera, que apenas se tenían noticias científicamente correctas de estos detalles del clima , fuera de círculos muy especializados y la segunda, que la actividad humana, si la medimos en watios, era minúscula comparada con la que ahora desarrollamos. A principios del siglo XX eran escasos los automóviles privados, las calefacciones no estaban generalizadas, la electricidad no llegaba a gran parte de las poblaciones pequeñas o lo hacía con potencias muy reducidas,  y gran parte de las industrias y actividades actuales ni siquiera existían o solo eran embriones de las actuales ( Televisión, radio, automóviles, aviones, centrales nucleares, comunicaciones, informática, y un largo etcétera). Pero hoy, el ser humano no es el mismo. Si cualquiera de nosotros calcula la energía que gasta diariamente en sus actividades particulares verá que es cientos de veces la de aquellas épocas. Me levanto y enciendo una luz de 100w mientras mis abuelos usaban una lámpara de aceite, 1w , me ducho con agua tibia siempre disponible , 3Kw , me afeito cada día,  20w  y veo las noticias matinales, TV 120w  , desayuno tostadas, 1Kw, con mantequilla y leche y fruta, cojo el coche, 60 Kw, o el tren para acudir al trabajo , en vez de ir andando o a caballo, 1Kw... y así hasta el día siguiente. Por otra parte, el consumo de bienes extraídos de la naturaleza ha crecido en proporciones análogas. El resultado es, simplemente, que tenemos que empezar a preguntarnos si la Tierra va a poder seguir aguantando este nivel de consumo humano, habida cuenta que se trata de un planeta rocoso bastante grande, bien provisto de agua y algunos minerales básicos, pero con un atmósfera no demasiado abultada, poco dotado de ciertos minerales ahora considerados vitales, con climas a veces poco propicios  y en definitiva limitado en todos sus aspectos. Podríamos seguir enumerando las mil y una maneras en que el hombre esquilma la Tierra que, pacientemente por ahora, responde adaptándose en lo que puede, pero este proceso de crecimiento de la humanidad y su consumo no puede mantenerse indefinidamente. De hecho, en nuestras latitudes medias, ya es general la contaminación de las aguas dulces , la polución recurrente en las áreas urbanas que cada vez ocupan áreas mayores,  la deforestación, la extinción o el declive de muchas especies animales silvestres, la escasez de agua potable o de riego , etc.
Volviendo a nuestro texto del Génesis, parece claro que cumplimos lo de cultivar el planeta, pero ahora parece también claro, y cada vez más, que necesitamos empezar a preocuparnos por guardarlo, so pena de quedarnos sin recursos , sin alimentos para todos, sin agua potable o sin atmósfera respirable. ¿ Por dónde empezamos? 
« Última Modificación: julio 11, 2017, 11:48:33 am por petrusdoa »

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 410
  • nuevo usuario
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #2 : julio 12, 2017, 03:45:30 pm »
Efectivamente, en este momento los humanos podemos, sencillamente, y dicho en un lenguaje coloquial, cargarnos el planeta. Veamos un solo parámetro, la movilidad: En bastantes países, en cada familia puede haber un vehículo , en promedio, pongamos cada cuatro personas.  Si esto se establece, en veinte años, para todo el mundo, los diez mil millones de humanos tendrían dos mil quinientos millones de vehículos... sin contar con camiones, autobuses, trenes, drones  y demás artilugios transportadores. La fabricación, el uso y el consumo de materiales necesarios para mantener activa esta inmensa flota de vehículos puede dar al traste con las reservas de minerales  y combustibles fósiles en pocos años. Y si un buen mal día todos los vehículos del mundo decidieran salir a la calle a la misma hora , nuestras ciudades y todos sus servicios quedarían colapsados, nuestras autovías embotelladas, nuestras gasolineras vacías ... pero esto es solo el paisaje,  la parte material, la condición previa que nos obliga a plantearnos algo mucho más importante: qué postura debemos tomar ante este panorama. La ética no es matemática, y sus reglas no están escritas en una formulación fija e igualmente interpretable para todo el mundo. Es más, el mismo problema puede ser abordado y resulto de maneras distintas e incluso opuestas según el criterio de  cada persona o país. Así, para Malthus, por ejemplo, la solución es bien sencilla: controlemos el crecimiento de la población y propiciemos un censo global de unos pocos miles de millones, solo es un ejemplo,  de manera que los recursos se repartan  generosamente.  En el otro extremo estarían quienes creen que la especie humana posee  mecanismos de control y equilibrio automáticos de su número y el problema permanecerá por sí solo estabilizado al llegar a cierta dimensión de equilibrio.  En un término medio, por aquello de que "in medio consistit virtus" , la virtud está en medio, la prudencia y  la responsabilidad de gobernantes y gobernados y una formación correcta en los principios morales deberían bastar para facilitar a la humanidad cumplir con el precepto del Génesis de no solo cultivar, sino también guardar el Edén que debía ser nuestro planeta.  Ya se verá qué y cómo ocurre, si nos queda tiempo para ello.

deneb

  • Full Member
  • ***
  • Mensajes: 224
  • nuevo usuario
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #3 : julio 15, 2017, 10:56:03 am »
En nuestros ambientes solemos suponer o dar por sentado que existe un respeto universal por el  medio ambiente y que sus problemas son acogidos por la gente en general como propios.  Sin embargo, esa universalidad puede ser un engaño. En efecto, en  nuestra sociedad encontramos personas con distintas visiones del mundo, de su origen, su fin y sus circunstancias, visiones que hacen que sus reacciones ante esos problemas sean muy dispares o, simplemente, no existan.
Sería imposible enumerar aquí  todas las posibles derivaciones en este sentido, pero nos bastaría, para hacernos una idea, con considerar las posiciones filosóficas y religiosas que se sustentan hoy en el mundo. Con ellas por delante, hay muchas en las que el hado, el destino, o la voluntad soberana de sus dioses o la falta absoluta de ellos, presiden el devenir de sus actos y  el porvenir del mundo, de modo que queda muy poco disponible para ejercitar su propia voluntad para el bien o para el mal. Es más, la elaboración de los conceptos bien y mal, desarrollados hasta concebir el bien y el mal morales, la buena o mala conducta , requiere una organización mental y una formación que todavía hoy no compartimos todos los humanos.
Para convencernos, basta darse una vuelta por el propio mundo y examinar el comportamiento de las gentes, sin que sea necesario a veces salir de nuestro barrio, nuestra casa y, si me apuran de nosotros mismos. Si apenas nos comportamos bien del todo cuando nos va en ello nuestro provecho o nuestro placer, ¿ cómo pedir que ese comportamiento  se traslade a posiciones en las que aparentemente no obtenemos beneficio inmediato y sí alguna molestia aunque sea ocasional ( separar las basuras por tipos, por ejemplo, conducir a poca velocidad cuando se indica, reducir el consumo de agua potable... ). Lo instintivo y  fácil para el ser humano es mirar siempre por su beneficio o su placer inmediatos y, solo a veces, a medio o largo plazo.
Una postura ética ( y moral) sostenida indica que la persona ha adoptado un punto de vista que le obliga, personalmente, a un tipo de conducta determinado y que supone admitir o creer en los conceptos de bien, mal, moralidad de los actos y responsabilidad y equidad. Normalmente , esos criterios nacen de una religión determinada ( teísta en general) en la que Dios se constituye como origen y fin último de todo bien y toda moralidad , dador de los bienes y exigidor de conductas adecuadas.
No obstante, hay muchas personas que, sosteniendo ideas parecidas, no admiten la esfera moral,  más apoyadas en criterios de economía y beneficio que en responsabilidades éticas, pues dudan o no creen en la existencia de un orden moral o espiritual que les pueda afectar.
Sin embargo, unos y otros, y otros y unos, cuando se trata del medio ambiente, se encuentran con un hecho demostrado: cualquiera que sea el perjuicio causado en cualquier lugar del mundo,  cualquiera que sea el nivel de actuación, y proporcionalmente a él, las consecuencias revierten inevitablemente en todos, incluido el autor. Un amigo mío dice, jocosamente, que es lo más parecido que se ha visto a escupir al cielo. Por eso, todos , con criterios éticos o sin ellos, se ven, nos vemos, obligados a comportarnos adecuadamente. Y aunque el problema que causamos sea mínimo aparentemente, una colilla arrojada por la ventanilla de un vehículo durante un viaje,  un escape de motor mal regulado, una fuga de lejía a un río,  una válvula de seguridad mal regulada, una llave de flujo mal cerrada, todo eso se carga en la cuenta de todos y todos vamos a pagar la factura  en un mayor o menos deterioro del medio que nos rodea. Así pues, yo, cualquiera que sea,  religioso , ateo, agnóstico, indiferente o nada de eso, admita posturas éticas y morales o no, por la cuenta que me tiene, simplemente contabilizando pros y contras, debería ir pensando en acomodar mi conducta para no dañar las paredes, los techos, los cimientos, el aire y hasta las arañas de las habitaciones de esta preciosa casa de todos que llamamos La Tierra.
« Última Modificación: julio 16, 2017, 12:02:05 pm por petrusdoa »

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 410
  • nuevo usuario
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #4 : julio 25, 2017, 04:25:57 am »
Por estos lares, partimos de la fe en un Dios creador que ha dispuesto este planeta para nuestra morada durante nuestra vida terrena. Quienes no tengan esta fe, tendrán, sin duda, otros planteamientos, otros puntos de vista, y coincidiremos, unos y otros, al menos en los aspectos que marquen beneficios comunes. Así, mantener limpia una vivienda suele ser algo que casi todo el mundo aceptará, aunque solo sea por razones de higiene, mantenerla en condiciones de habitabilidad, por razones de seguridad, y así en muchos de los aspectos que se consideran habitualmente. La diferencia, sustancial, entre creyentes y no es , probablemente, el concepto de responsabilidad. Si no se acepta una autoridad o entidad capaz de exigírnosla, la responsabilidad se ejerce ante la propia conciencia, el propio sentir y pensar ,que no deja de semejar una autoridad aunque solo sea funcionalmente. Sin embargo, está claro que esa responsabilidad  es fácilmente retorcible, y hasta soslayable por el no creyente , pues el sujeto puede modificar valoraciones y obligaciones, sin otro criterio de autoridad que el suyo propio. EL no creyente responde solo ante sí mismo, o eso cree, y el creyente responde ante Dios además de ante sí mismo.
En cierto modo, en este y otros muchos aspectos de la conducta , los humanos nos dividimos en dos campos más o menos difusos pero entendibles rápidamente: los que juegan con sus propias normas y los que juegan con normas establecidas, fijas y conocidas; los que establecen ellos mismos lo que consideran norma aceptable y los que se rigen por normas establecidas por otros, sean estas la jurisprudencia humana, la llamada ley natural o de nuestra especie o las normas religiosas que imponen sus creencias . Sea el que sea el tema a tratar, debe fijarse de antemano a qué grupo se pertenece. Si no, es como sentarse a jugar con un grupo donde haya jugadores que se inventan sus normas, su ética,  y otros que siguen normas bien conocidas y establecidas ...
Como estas diferencias existen y persisten, siempre es complicado llegar a un acuerdo general, aún en cuestiones banales, como vemos cada día en las actividades humanas.
Simplificando o resumiendo las dos posturas opuestas , a grandes rasgos,  o se respeta el medio ambiente por ser una donación graciosa que hemos recibido y de la que debemos cuidar y responder  o se lo considera algo simplemente disponible para nuestro goce y beneficio, sin más consideraciones que la utilidad y, como mucho,  la sostenibilidad.
Para nosotros, el medio ambiente, repetimos, es una donación que debemos tratar como buenos administradores  para, al final, responder de ello ante el autor de la donación, Dios, y como en ese concepto de buenos administradores podemos coincidir muchos humanos civilizados, creyentes o no, habrá muchos elementos comunes que seguir tratando de mantener y mejorar, dos tareas nada sencillas.

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 553
    • diosoazar.com
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #5 : julio 25, 2017, 01:05:09 pm »
Hola cefas;

Tienes razón, si no existe un Creador,  todo esto es obra del azar y estamos aquí por una muy larga serie de casualidades montadas unas sobre otras, sin más responsabilidad que la que cada cual desee admitir como válida en cada momento y si al instante siguiente piensa lo opuesto, pues para él está bien, ambas posturas son igualmente válidas en su momento. "El hombre se convierte así en la medida de todas las cosas" ... en cuyo caso la ley del más fuerte prevalecerá mientras no venga otro más fuerte que él y le imponga sus propios términos.

El problema es que si algún político loco, con suficiente poder, decide hacer algo que perjudique a otros drásticamente, como vgr. alterar significativamente la ecología del planeta en su provecho inmediato, tal vez no viva lo suficiente para sufrir las consecuencias en toda su crudeza durante su vida terrena, o tal vez sí, pero sus hijos y nietos seguro las sufrirán y si Dios (Principio Racional Creador) existe (*ver abajo), a no dudarlo le pedirá cuentas de sus actos el día que, en otra instancia, se encuentre cara a cara con Él y con todos aquellos que perjudicó.

* Ver Respuestas 132,133 y 134 del tema "¿La fe en Dios tiene un fundamento racional?")* Pincha aquí: http://www.diosoazar.com/sm_foro/index.php?topic=150.120
« Última Modificación: julio 25, 2017, 01:21:23 pm por Fegapa »

deneb

  • Full Member
  • ***
  • Mensajes: 224
  • nuevo usuario
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #6 : julio 26, 2017, 05:31:46 pm »
Heraclio, mi amigo, dice: Pero, aunque todos nos portáramos igualmente  mal, somos tantos que mi influencia en el medio ambiental global sería tan solo una diez mil millonésima parte del total... ¿ qué importancia o qué responsabilidad puedo tener ?.
Y su amigo Deneb, discrepa: Esa es la forma como solemos plantearnos la cuestión cada uno de los mortales presentes, a la hora de valorar nuestra responsabilidad frente a la posible catástrofe medioambiental con que se nos amenaza a diario. Si sólo soy una diez mil millonésima parte del grupo de los culpables... mi influencia es mínima, ¿ no?... Pues depende , optimista amigo Heraclio, de cómo sea de grande esa diezmillonésima parte de daño , ¿no?
Hagamos un pequeño cálculo. Supongamos que una banda de un millón de ( ineficaces)  ladrones roban un millón de dólares. La responsabilidad compartida es de  un millón, y a cada uno se le podría asignar un solo dolar , en términos de responsabilidad repartida. Si se incrementa la cuantía del robo y lo robado, ambos parámetros varían del mismo modo: responsabilidad compartida=total robado y responsabilidad promediada=total robado/ número de ladrones...  En el caso que nos ocupa, lo robado sería y es la salud ambiental , en cierto modo la salud de los seres vivos, incluidos nosotros, todos, los diez mil millones de humanos, más o menos, actuales.  Si entre todos, con nuestra conducta llevamos a la aniquilación a toda la vida inteligente sobre la tierra, el daño total causado sería , en la práctica, infinito o , al menos, diez mil millones de vidas humanas.
Si yo colaborase aportando mi parte proporcional suficiente para producir tan graves daños, está claro que mi responsabilidad compartida sería el mal total causado y la promediada o repartida, asignable a mi costa directa, el equivalente a una o a  mi propia vida, lo cual equivale a una acción punible gravísima. Utilizando este criterio sencillo , una actuación que , si fuera realizada por todos, llevase a la extinción de la vida inteligente, debería considerarse la más grave posible. No sería necesario que yo causase más daño que el necesario para una sola extinción individual para considerarme tan responsable como del total, ocurra o no. De ese modo, conductas irresponsables, bastante habituales, como arrojar a los cauces públicos los desechos tóxicos de un taller o  empresa o los residuos de los tratamientos agrícolas de una gran finca , o provocar culpablemente  un incendio de proporciones serias, o dañar voluntariamente la vida silvestre de una zona amplia de terreno, podrían ser dignas de ser consideradas acciones gravemente  punibles desde una perspectiva ética global.
Al menos , ese es un criterio que podríamos usar para juzgar algunos actos concretos...
Cuando me dispongo a deshacerme del herbicida o la lejía o el aceite usado de motor que me han sobrado y quiero calibrar la gravedad de arrojarlo al desagüe de mi casa o al arroyo de al lado, entonces debo preguntarme ... Si todos lo hicieran , ¿ cómo sería el daño global ?.  No solo es el mal que yo provoco, sino lo que ocurriría si todos lo hiciéramos a la vez, esa podría ser la cuestión. Y eso es así porque, en caso contrario, todo sería aceptable, porque todo sería solo una humilde diez mil millonésima parte despreciable.
« Última Modificación: julio 28, 2017, 02:50:17 am por petrusdoa »

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 410
  • nuevo usuario
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #7 : julio 29, 2017, 11:15:41 am »
Estimado Deneb: tal vez los asuntos de la ética no sean tan precisos como los de las ciencias exactas y la suma de los daños pueda ser a veces mayor o menor que el producto del daño individual por el número de individuos dañinos , pero también es cierto que tu punto de vista ofrece una aproximación por lo menos interesante para resolver el problema de Heraclio. En efecto, valorar correctamente nuestra responsabilidad por una conducta lesiva con el medio ambiente no es nada fácil desde el punto de vista de tu amigo, y ese mismo punto de vista es sin duda la cortina tras la que se esconden muchos a la hora de justificar sus desmanes.  Ciertamente, las autoridades, a la hora de regular algunas àreas ambientales, pueden caer en excesos de celo que cristalizan en medidas un tanto ridículas... como la norma genérica de "se prohibe molestar a los animales", que impide, llevada a su máximo rigor, que el niño juegue a la orillad el río persiguiendo pececillos o capturando caracoles... o al adulto pisar hormigas en sus paseos por el campo . No obstante, sí que se nos puede exigir, en un contexto global, cumplir otra mucho más amplia y razonable, que podríamos enunciar así: no causar más daño ambiental que el necesario. Volvemos así al ámbito de esa norma ética o moral casi universal del "Trata a los demás como deseas ser tratado tú mismo"  que aquí podría ser " Compórtate como te gustaría que se comportaran los demás". Aplicada en cualquier caso, impediría que un pirómano quemara el bosque, que un labrador intoxicara los peces de un río vertiendo los purines en la orilla, que un  vecino mal educado vertiera el aceite usado de su vehículo en la puerta de nuestra casa, y así la gran mayoría de conductas nocivas que, cuando son las nuestras, nos parecen tan perdonables... y de las que todos podemos hacernos una lista con facilidad: tirar papeles y colillas de cigarrillo al suelo, o por la ventanilla del auto,  malgastar el agua de nuestros grifos, usar vertederos incontrolados para las basuras y aparatos rotos,  abusar del uso y consumo de materiales contaminantes o innecesarios , etc. etc. etc.

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 343
  • nuevo usuario
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #8 : julio 31, 2017, 10:27:55 am »
Compórtate como te gustaría que se comportaran los demás. Parece una norma sencilla y comprensible para todos, pero...  corremos el peligro de suponer que ese todos, y no dejamos a nadie fuera , usa el mismo esquema mental y los mismos parámetros que nosotros. Recordemos, por seguir el ejemplo del pìrómano, que cita Cefas , que en algunas zonas es tradicional quemar las selvas y estepas para provocar la regeneración de hierbas y pastos y que en lugares donde no existen redes de evacuación de aguas residuales es difícil exigir que los residuos se traten de una forma o de otra... a estas gentes no se les puede mostrar como delitos acciones que para ellos y sus costumbres están dentro de la normalidad más absoluta. De hecho, hay muchos que opinan que las normas y las leyes, tan cambiantes y variadas a lo largo de los tiempos y los lugares, no son otra cosa que adaptaciones temporales a determinadas condiciones, en resumen, un efecto más del relativismo rampante. Lo que para unos es un delito, para otros es una necesidad o un rito cultural o religioso, o simplemente un capricho de los gobernantes de turno. En resumen, podemos preguntarnos si existe una ética global o general o al menos unos principios mínimos que obliguen a todos y puedan aplicarse a cualquier humano en cualquier circunstancia.  La civilización occidental de raíces judeo cristianas, suele llamar a esto una ley natural, entendida como el conjunto de principios éticos y morales que obligan a todo ser humano, y grabado en la propia naturaleza o modo de ser de éste, independientemente de las circunstancias cambiantes que lo rodeen en cada tiempo y lugar. Entre estos principios mínimos básicos podíamos citar el respeto o el derecho a la vida de cada ser humano y, sin entrar en detalles, una aceptable aproximación lo constituiría la Declaración Universal de Derechos Humanos. Esta ética básica se fundamenta, según los creyentes judeocristianos, en  la autoridad del mismo Dios y su creación, pero según ateos y agnósticos, más bien en la voluntad del hombre, su naturaleza como especie y su experiencia vital...  Sea como sea, lo cierto es que, a grandes rasgos ,  lo que conviene a  la especie parece convenir al individuo, y va quedando definido, como la historia nos lo va enseñando también, en esa DUDH.  Tampoco basta con que el hombre decida legalmente algo para que sea aceptable moralmente. Tenemos ejemplos bien cercanos, como la condena unánime de regímenes politicos legales, incluso democráticamente elegidos, pero cuyos actos han merecido la condena universal ( juicios de Nuremberg, genocidios y sentencias de tribunales internacionales...), lo que mostraría la existencia de esa moral básica latente en toda la humanidad y que , a estas alturas del siglo XXI, puede, podemos, considerar bien establecida. Y es a la sombra y al amparo de ese fundamento moral , que cada hombre trae como dote al nacer , que podemos seguir tratando de temas como éste, y cómo estamos obligados, de una u otra forma, pero obligados, a unos mismos y bien determinados comportamientos, vivamos en China o en  Canadá, en Sudán o en Dinamarca, en este siglo o dentro de otros veinte, si el aire sigue respirable, el agua potable y el buen trato a la madre Tierra  la mantiene habitable. Ojalá sea así.

Fegapa

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 553
    • diosoazar.com
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #9 : agosto 01, 2017, 02:27:53 pm »
Hola mi estimado Petrusdoa,

En éste y en otros hilos se ha mencionado la tendencia al crecimiento exponencial del poder científico-tecnológico, como una característica que se observa marcadamente desde el siglo pasado, aunque parece iniciarse desde antes, con la revolución industrial.

Hace apenas 250 años nos alumbrábamos con velas y andábamos a caballo ... el primer automóvil autopropulsado por vapor fué construído en 1769 por Nicholas Joseph Cugnot, la primera locomotora de vapor fue construída por Richard Trevithick en 1804,  en 1885 se construyó el primer automóvil de gasolina y Edison logró que la primera bombilla eléctrica durara encendida 48 horas continuas en el año de 1879.

Ahora bien. Si consideramos que el hombre tiene aprox. 2,000,000 de años en el planeta y el homo sapiens tiene una antigüedad aproximada de 200,000 años, podríamos decir que la era científico-tecnológica acaba de comenzar y sin embargo la capacidad destructiva, tan solo de EUA y Rusia, que poseen en su poder cerca de diez mil ojivas nucleares, puede terminar con la especie humana muchas veces (como si no fuera suficiente terminar con ella una sola vez).

En relación con esto, escribía yo en la respuesta 76 del tema "¿Somos algo más que Materia?" correspondiente al hilo "Ciencia y Religión", lo siguiente:

"Ahora bien, dado que el conocimiento  científico crece en la actualidad  exponencialmente, si imaginamos un planeta en el cual cada uno de los miles de millones de seres que lo habitan  tuviera el suficiente poder tecnológico para hacerlo añicos o por el contrario para convertirlo en un paraíso... ¿qué tan lejos crees que estaríamos actualmente de alcanzar ese poder para lograr una cosa o la otra?

Imaginemos millones de seres poco evolucionados espiritualmente (con baja o nula capacidad de amor) y cada uno de ellos teniendo enfrente un botón capaz de hacer añicos al mundo... Por el contrario imagina un mundo con miles de millones de seres que teniendo ese poder, creen en el amor y se esfuerzan toda su vida por ser coherentes con él... ¿en cuál de esos dos mundos prefieres vivir?... para mí es obvio que sin amor la humanidad se autodestruye... El amor construye (y preserva el medio natural), no así el odio o el egoísmo, ni tampoco sus similares o derivados.

Para los cristianos, Dios (creador de la naturaleza), a través de su palabra dice dos cosas que me parecen básicas:  "Ama a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo"2 (pues Dios es Amor)  y algo muy similar a lo que mencionas: "Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti"3. Por eso creo en Él... y esta palabra suya, que es Su mandamiento fundamental ("Ama") es, en última instancia, el patrón con el cual seremos juzgados1" ... pero ¿como podemos amar al prójimo y a nosotros mismos si destruimos el medio ambiente, el cuál necesitamos todos preservar en buen estado para conservar la vida?

Creo que la postura ética ante los problemas medioambientales no puede ser contraria a ese amor que debemos tener a la naturaleza, a nuestros prójimos y a todo el genero humano, cuya existencia en este planeta depende fundamentalmente de la preservación del medio ambiente.

Saludos

1(La Biblia Jn 12,47 y 48)
2 (La Biblia Mt 22, 34)
3(Ibídem Mt 7,12)
« Última Modificación: agosto 01, 2017, 07:37:01 pm por Fegapa »

cefas

  • moderator
  • Sr. Member
  • *
  • Mensajes: 410
  • nuevo usuario
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #10 : agosto 11, 2017, 04:41:40 am »
A veces, mejor a menudo , ciertas posturas negativas tienen más que ver con la ignorancia que con la mala voluntad o el egoísmo, que considero las dos fuentes más provechosas para el error.
Desde hace unas semanas voy siendo testigo, con otros,  de un fenómeno  relacionado con el medio ambiente y en particular con la aparición y desaparición de algunas especies, en este caso reaparición, que me parece conveniente reseñar. Sobre este asunto , y con el permiso del autor, voy a transcribir un artículo que él mismo ha publicado en un foro en el que participa con regularidad y que es una especie de diario de sus actividades agrícolas ...
" Sí, ya sé que han pasado muchos días sin aparecer por aquí. Afortunadamente para mí, X sigue vivo y activo, lo que no es poco en los tiempos que corren. Y hoy retoma la pluma ( ¿ qué fue de la pluma y el lápiz, ahora que ni los niños las usan apenas ? ), para dar una feliz noticia, feliz para mi acequia, para mi huerto y para todo lo que lo rodea. Las ranas han vuelto. He estado a punto de escribir alguna vez esta frase al revés, las ranas han muerto, pero este año se ha producido un fenómeno extraño y feliz pero para el que tengo una explicación plausible que expondré al final.
EL hecho es que suelo regar mi huerto a través de un conducto de poco más de una pulgada de diámetro, que saca el agua directamente del fondo de la acequia. Hace unos días, cuando el agua de los surcos regados iba filtrándose, noté aquí y allí  ciertos movimientos en el barro que, convenientemente investigados, me demostraron que lo que se movía eran renacuajos , ya saben, la fase branquial de las ranas antes de metamorfosearse en adultas... Los rescaté de su angustia y los tengo agrupados y felices, o eso creo, en la arqueta de riego donde se remansa el agua antes de su distribución.  A los primeros siguieron los segundos, luego más y , finalmente, descubro que la acequia es ahora un hervidero de ellos, una especie de patio de colegio donde corretean los pequeñuelos a la espera de que les crezcan los pulmones...
Como saben mis lectores, mi acequia siempre ha tenido algunos de estos animalitos, pero casi de forma testimonial y siempre fugazmente. Pero este verano, observo que su presencia es constante y numerosa , casi una explosión de vida en un medio donde lo habitual era el bote vacío de veneno o la lata de sardinas usada, el tomate podrido arrojado al agua o las ramas de poda abandonadas en la orilla. ¿Por qué, de dónde han salido, qué ha ocurrido?.  La pregunta central no necesita respuesta , pero sí las otras dos.
Lo que ha ocurrido. Hace un par de años, se aprobó una ley exigiendo a todos los agricultores en ejercicio  acreditar su formación en el uso y manejo de pesticidas, mediante cursos apropiados. El hecho es que, a día de hoy, me consta que una gran mayoría los ha realizado y dispone de su carnet acreditativo. Por otra parte, a la hora de comprar cualquier producto , el vendedor debe comprobarlo y anotar a quién se le vende. Nótese que bastantes de esos productos son realmente nocivos y a veces tóxicos, y un manejo equivocado puede producir daños muy serios , incluso mortales.
¿Por qué hay ahora tantos renacuajos ?. Mi acequia era antes una especie de colector de residuos, incluidos, repito, recipientes  de esos venenos y basuras agrícolas en general. Al desaparecer estos productos del agua, pues ahora los agricultores han debido aprender que la mayoría son gravemente lesivos para los seres vivos, y han firmado en las facturas de ellos, se está produciendo una eclosión de animalillos que, espero, sea solo el comienzo de una nueva era de salud ambiental.
Y si hay renacuajos, habrá patos, cigúeñas y garzas, y con ellos se renovará el equilibrio perdido hace ya bastantes años. Hoy mismo , mi acequia bajaba llena de un agua verdeazulada, fría y rumorosa. No se dónde estaban sus habitantes, pues la corriente era fuerte, pero como otros días, cuando cese la avenida y la acequia pase a su régimen normal, reaparecerán, sin duda , para corretear de nuevo por sus fondos tapizados de algas .."
Desaparecida la ignorancia, reaparece la vida
« Última Modificación: agosto 11, 2017, 04:48:27 am por cefas »

petrusdoa

  • Global Moderator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 343
  • nuevo usuario
Re:Postura ética ante los problemas medioambientales
« Respuesta #11 : octubre 29, 2017, 12:57:47 pm »
Sobre el cuidado que debemos tener los humanos, y más los cristianos, con nuestra casa común, la Tierra , y en definitiva con el medio ambiente, veamos lo que escribe el patriarca Bartolomé de Constantinopla, en un texto citado por el Papa en su carta Laudato sit:
Que los seres humanos destruyan la diversidad biológica en la creación divina, que los seres humanos degraden la integridad de la tierra y contribuyan al cambio climático, desnudando la tierra de sus bosques naturales  o destruyendo sus zonas húmedas, que los seres humanos contaminen las aguas, el suelo, el aire... todos estos son pecados. Y añade el Papa: eso es un crimen contra la naturaleza, es un crimen contra nosotros mismos y un pecado contra Dios.
Reconozcamos que, bien sea por falta de formación o por dejadez, los cristianos no solemos dedicar demasiada atención a estos temas en nuestras comunidades , al menos en las que conozco. Y al fin y al cabo, despojar al prójimo, los otros, de los bienes naturales comunes , para nuestro beneficio, no deja de ser una injusticia, a veces grave,   que contraviene el gran precepto de amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos, que nos dejó el Señor Jesús en el evangelio de hoy.